Red Bull y su jaque mate estratégico en Francia

0
629
Fuente: EFE.com (Sebastian Nogier)
Fuente: EFE.com (Sebastian Nogier)

Verstappen (1º) y Pérez (3º) aumentan la distancia de Red Bull como líder del Mundial

El circuito de Paul Ricard, en la localidad costera de Le Castellet, ha albergado durante el pasado fin de semana el GP de Francia 2021. Tras la insólita carrera en Bakú, la clasificación de pilotos y constructores llegaba a este GP con una igualdad absoluta entre Mercedes y Red Bull, y más concretamente, entre sus dos pilotos estrella: Lewis Hamilton y Max Verstappen, respectivamente. 53 vueltas alrededor del trazado francés los separaban de asestar un golpe de efecto al campeonato.

Lluvia y capacidad de adaptación

La lluvia amenazaba con hacer acto de presencia el domingo, y por qué no, con hacer la carrera más emocionante. Sin embargo, llegó antes de tiempo, aguó la competición de Fórmula 3 y cambió sustancialmente las condiciones en pista. Y ese factor fue clave para el posterior desarrollo de la carrera.

Publicidad

Desde la primera vuelta los pilotos empezaban a quejarse de falta de agarre. La pista estaba mucho más fría que en el resto de sesiones del fin de semana; y lo que es más, la goma acumulada durante éstas había sido borrada por el aguacero, reduciendo significativamente el agarre y aumentando la abrasión. Para la vuelta 15, todos los equipos empezaban a ser conscientes de la necesidad de adaptar sus estrategias y valorar una doble parada, en vez de el formato de parada única que se esperaba para esta carrera.

La estrategia, la gran olvidada de la Fórmula 1

Precisamente la estrategia fue una de las claves de la carrera. Max Verstappen perdía la pole conseguida el sábado tras salirse en la primera curva, regalándole a Hamilton la oportunidad de liderar la carrera. A partir de ahí, la carrera se convertía en un tira y afloja, una partida de ajedrez en la que los dos equipos esperaban su oportunidad para dar el golpe de gracia sobre el rival y llevarse la victoria.

Las primeras paradas en boxes llegaron mucho antes de lo esperado, ante la degradación extrema de los neumáticos. Leclerc era el primero en parar, hecho que condicionó su carrera y que, junto a un Ferrari con escaso ritmo, le relegó hasta las posiciones finales de la tabla. Poco después también entraban Bottas y Verstappen. Los ingenieros le pedían a Hamilton, que aún seguía en pista, que lo diera todo para evitar el undercut del piloto holandés. Sin embargo, el ritmo no era suficiente, y el buen pitstop de Hamilton no evitaba que Verstappen se colocara delante. Al piloto de Red Bull le tocaba entonces aguantar la primera posición al tiempo que cuidaba los neumáticos, con los dos Mercedes acercándose en sus retrovisores.

El otro piloto de Red Bull, Sergio Pérez, entraba a boxes poco después y despejaba la primera posición. Los Mercedes seguían a la caza de un magistral Verstappen que supo aguantar su terreno hasta que los monoplazas de la escudería alemana empezaron a perder ritmo. Aprovechando este momento de debilidad, Red Bull puso en marcha el juego de estrategias en la vuelta 32, haciendo parar a Verstappen, que tras el paso por boxes salió 4º y con gomas medias nuevas.

Con este movimiento, la escudería austriaca obligó a Mercedes a tomar una decisión en muy poco tiempo, y el equipo alemán no estuvo a la altura. En vez de hacer parar a al menos uno de sus dos pilotos al mismo tiempo que lo hacía Verstappen, lo que les habría dado una oportunidad de contraatacar con neumáticos en iguales condiciones, el equipo liderado por Totto Wolf decidió esperar. En la siguiente vuelta, ya era demasiado tarde, y se vieron obligados a ceñirse a una estrategia de una sola parada que terminó por arruinar todas sus opciones.

Verstappen salió a la caza, y, tras pasar a su compañero de equipo, atacó a Bottas para conseguir la segunda posición. El finlandés, casi sin gomas, y frustrado porque previamente ya había avisado al equipo de la necesidad de hacer dos paradas, no opuso casi resistencia, y tras un error en la chicane, Verstappen lo rebasaba sin complicaciones.

A partir de ahí, todo estaba en manos del talento de dos grandes pilotos. Hamilton intentaba aguantar la primera posición con unos neumáticos muy envejecidos, y Verstappen esperaba llegar con suficiente ritmo no sólo para alcanzar al británico, sino también para superarlo. Por momentos parecía que Verstappen se quedaba sin vueltas para intentar el adelantamiento, pero finalmente llegó la oportunidad, muy similar a la de Bahréin, pero con un final diferente. Verstappen se colocaba líder de la carrera a vuelta y media del final, sin que Hamilton pudiera hacer nada más para evitarlo. Unas vueltas antes era Sergio Pérez el que adelantaba a Bottas, consiguiendo la tercera posición y cerrando una carrera de ensueño para Red Bull.

Lo mejor del resto

Sin duda, la mayor parte de la emoción de la carrera se concentró en la parte superior de la tabla, y concretamente en los pilotos de Red Bull y Mercedes. Sin embargo, es importante hacer algunas menciones especiales en el resto de la parrilla.

Empezando por los pilotos españoles, Carlos Sainz sufrió la falta de ritmo del Ferrari, y aunque peleó bien durante toda la carrera, finalmente se quedó al borde de los puntos, en un fin de semana fatídico para la Scuderia. Por su parte Alonso partía de la P9 y después de perder posiciones ante el gran ritmo de los McLaren, supo mantenerse firme para lograr una octava posición y cuatro valiosos puntos.

Precisamente los McLaren se han situado como los mejores del resto, con P5 y P6 para Norris y Ricciardo, respectivamente. Al piloto australiano se le ha podido ver bastante más cómodo que en anteriores carreras, ejecutando múltiples adelantamientos y con un ritmo muy sólido. Gasly, por su parte, se vuelve a colar en el top 10, con una séptima posición muy importante para mantener a AlphaTauri en la pelea de la media tabla.

El top 10 lo cerraban los dos Aston Martin: P9 para Vettel y P10 para Stroll. Parece que el equipo empieza a encontrar el ritmo después de un arranque de temporada muy por debajo de las expectativas. Destacar especialmente la carrera del canadiense, que salía desde P19 y ha logrado colarse en la zona de puntos, gracias en parte a la estrategia de neumáticos de su equipo.

El calendario no da tregua

Aunque Red Bull ha conseguido dar un auténtico golpe de efecto y engordar su distancia con Mercedes, las espadas siguen en todo lo alto, y no habrá que esperar mucho para ver como se desarrolla este duelo. Y es que Francia ha sido únicamente el primero de tres grandes premios consecutivos, que nos llevarán en las dos próximas semanas hasta el circuito austriaco Red Bull Ring, para los GP de Estiria y Austria, respectivamente. El ‘toro rojo’ correrá en casa.

¿Cómo valoras el Gran premio?

Durante la temporada haremos una pequeña encuesta después de cada carrera para conocer tu opinión. Seguimos con el GP de Francia ¡Gracias por tu participación!

 

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario