La historia te debía una, Leo

0
1481
Messi levantado su primera Copa América | Fuente: EFE

Di María y De Paul destruyen la quimera de Messi

«Messi es un pechofrío. Con la selección no juega como con el Barcelona». Son frases que hemos escuchado repetirse en cientos de ocasiones y que han causado una enorme presión al astro argentino cuando venía jugar con la albiceleste.

Publicidad

La historia le debía una para que dejaran de criticarlo, dejaran de someterlo a un juicio injusto y constante. Decían que, el mejor jugador de la historia, en mi opinión, estaba acabado, ya no era el mismo. Y lo cierto es que los años pesan, pero la magia sigue intacta. Ayer, en el segundo Maracanazo de la historia, el primero de Argentina, fue nombrado MVP del torneo, máximo goleador y asistente de la Copa América. Por lo que no sé si realmente está acabado como dicen muchos.

Argentina celebrando su 15ª Copa América. | Fuente: EFE

Una guerra de trincheras

La final de ayer podemos calificarla como una batalla épica donde sus dos estrellas, Messi y Neymar, nunca habían levantado una Copa América. Un partido que fue bronco, con patadas a diestro y siniestro sin ser penalizadas por el árbitro uruguayo. En la primera parte vimos a una Argentina que no le quemaba el balón y que, tras un pase antológico de De Paul, donde los atléticos disfrutaron de su nuevo incombustible fichaje, un soberbio control de Di María encarnado en ángel materializó una vaselina para la historia de Messi y de su país.

No fue un partido muy vistoso por los suponía para cada uno de los países. Si Argentina perdía, hubieran sido cuatro finales en las que Leo no consigue poner la guinda al pastel y muchos le seguirían criticando. Pero si Brasil perdía en su propia casa contra su mayor rival después de que Bolsonaro dijera que iban a vapulear a su mayor rival por 5-0, la que le iba a caer al día siguiente era la mundial.

Argentina cuajó una pésima segunda parte encerradita detrás, replegando y rezando para que el cronómetro fuera más rápido que nunca. Los de Tite generaron mucho más peligro, pero solo pudieron disparar una vez a puerta con ese chut de ‘Gabigol’ en el minuto 88.

Los de Messi aguantaron y se llevaron su 15ª Copa América. Una copa que sabía a gloria y en la que las cámaras no dejaban de enfocar a Messi por la trascendencia del momento. Tras celebrarlo con sus compañeros, vimos un momento mágico donde Messi y Neymar se abrazaban y charlaban sobre el partido como amigos que son. Estos dos genios han demostrado que hay cosas más importantes que las rivalidades históricas de sus naciones.

Messi y Neymar abrazándose tras el partido. | Fuente: EFE

Ya era hora Leo de que la historia te recompensara con una.

 

Publicidad

Deja un comentario