La emergencia de la que no se habla

0
1253

La pandemia ha afectado a la salud mental incrementando notablemente las enfermedades psicológicas. El suicidio es ya la principal causa de muerte entre los jóvenes

Salud mental en cifras

Según la Fundación Española para la Prevención del Suicidio, en 2019 se contabilizaron 3.761 suicidios. Esto significa que hubo 10 suicidios diarios, 1 cada 2 horas y media. Entre los jóvenes de 15 a 29 años fueron 309 los que decidieron quitarse la vida, situando así el suicidio como la principal causa de muerte superando los fallecidos en accidentes de tráfico cuya cifra fue 307. La tasa de suicidios ha aumentado un 30% desde el año 2010.

Publicidad

Asimismo, en 2020 se han incrementado notablemente los ingresos psiquiátricos. Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), la atención en este campo se ha duplicado en menores de edad desde la pandemia, aumentando los casos de ansiedad, trastornos de la conducta alimentaria, depresión y otros trastornos psicológicos.

Ilustración sobre la carga psicológica a la que estamos sometidos | Fuente: Pixabay

El suicidio sigue siendo tabú y la salud mental está invisibilizada

A pesar de los datos tan elevados y preocupantes, el suicidio sigue siendo un tabú en la sociedad. Sin embargo, los datos demuestran que ocultarlo o no hablar de ello no es la solución ni disminuye los casos. Al contrario, los aumenta.

Hablar de suicidio y de salud mental ayuda a informar a la población, saber qué hacer si nos sentimos mal, si alguien de nuestro alrededor se siente mal… Erradicar ese tabú nos proporciona herramientas para prevenirlo, gestionarlo y evitarlo.

Además, normalizar y visibilizar la salud mental ayuda a eliminar el estigma existente. Las personas que sufren trastornos psicológicos muchas veces tienen que enfrentarse, además de la propia enfermedad, a los prejuicios y la discriminación por parte de otras personas. Nadie juzga a las personas con enfermedades físicas, ¿por qué sí con las enfermedades mentales? Al igual que cuando te duele el brazo vas al médico; cuando te sientes mal o necesitas ayuda acudes a un profesional como son los psiquiatras y psicólogos.

Aproximadamente 450 millones de personas en el mundo conviven con un trastorno de salud mental. Es nuestra responsabilidad normalizarlo, informarnos y reaprender acerca de salud mental si queremos favorecer a nuestro entorno y a nosotros mismos. Frases como “solo quiere llamar la atención”, “venga, anímate” o “no es para tanto” pueden resultar muy dañinas y perjudiciales para la persona que está sufriendo. En cambio, puedes preguntarle desde el respeto acerca de lo que está sintiendo, sin juzgar, y ofrecerle tu apoyo u otras vías que conozcas y que le puedan servir.

Los Juegos Olímpicos ponen el foco en la importancia de la salud mental

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, cuya fecha de inicio fue el 23 de julio del presente año, están ayudando a visibilizar la importancia del bienestar no solo físico sino también mental. El hecho más mediático y el que ha abierto el debate  ha sido la retirada de la gimnasta Simone Biles. La estrella olímpica estadounidense ha confirmado que su retirada se debe a su salud mental, a la presión y sus problemas de confianza en sí misma. La decisión ha sido muy comentada. Sin embargo, muchas personalidades se han pronunciado y han mostrado su apoyo a la gimnasta, tales como Justin Bieber, Michelle Obama, Pau Gasol o Manny Pacquiao.

Simone Biles en los Juegos Olímpicos de 2016 | Fuente: Wikipedia

Otro caso fue el de la tenista japonesa Naomi Osaka, quien hace dos meses se retiró del Roland Garros aun siendo la segunda mejor en el momento debido a la ansiedad que estaba sintiendo.

Michael Phelps, exnadador olímpico, también se ha pronunciado acerca de la presión mediática y deportiva a la que era sometido cuando competía. Ha contado que sufrió varias depresiones. Insiste en pedir ayuda y priorizar nuestra salud mental antes que todo.

¿Qué hacer si estoy mal o tengo pensamientos autodestructivos?

Es importante saber qué herramientas tenemos a nuestro alcance. Lo más importante e imprescindible es pedir ayuda. Lo más recomendable es ir a un profesional, psicólogo o psiquiatra; pero si no es posible, pide ayuda a cualquier persona de confianza: un familiar, un amigo, o incluso puede ser un conocido que te transmita confianza y seguridad.

Si estás pasando por una crisis o no tienes nadie con quién hablar y necesitas ayuda existe el Teléfono de la esperanza, quienes ofrecen intervención en crisis de forma completamente gratuita y anónima durante las 24 horas todos los días. El teléfono en cuestión es 941 59 00 55 (fijo) o 717 033 717 (móvil).

También existe la fundación ANAED (ayuda para la depresión). Puedes contactar a través de su web y desde el teléfono de contacto en Whatsapp 601 059 804.

Lo más importante es pedir ayuda, hay veces que no podemos con todo solos y es normal. Si estás pasando por un mal momento, por favor pide ayuda. Esto por lo que estás pasando es temporal y con ayuda puedes superarlo y salir de ahí. No estás solo.

Publicidad

Deja un comentario