La defensa del Madrid se impone en ambas áreas

2
322
Fuente: MARCA

El primer clásico sin los grandes capitanes cae del lado de los de la capital

El conjunto merengue fue letal a la contra y condenó al Barcelona. Salió con la determinación de ganar el encuentro y reforzar su candidatura al campeonato liguero y han cumplido las expectativas.

El primer enfrentamiento entre Madrid y Barça de la temporada ha tenido todos los ingredientes propios de un partido de estas características. Se ha vivido un partido con polémicas, ocasiones para ambos equipos y duelos reseñables durante todo el encuentro. La falta de Sergio Ramos y Leo Messi ha dejado un partido diferente a los anteriores pero igualmente emocionante.

Publicidad

Los primeros 20 minutos de partido sirvieron de tanteo para ambos equipos, que intentaron encontrar su ritmo y detectar las debilidades rivales. A partir de ese momento, el choque tomó una velocidad mayor y los dos equipos pasaron a buscar el primer tanto.

El Barcelona tuvo las ocasiones más claras con un disparo errado de Dest y un remate de cabeza de Piqué tras un córner que tampoco encontró portería. El Real Madrid, por su parte, aprovechó la velocidad y el desborde de Vinicius para atacar sobre Mingueza, incapaz de frenar al brasileño. El “20” merengue fue el mejor de la primera mitad y sembró la primera polémica del encuentro; una entrada de Mingueza en el área que el árbitro no cobró como penalti. Los espacios comenzaron a abrirse y el Madrid se aprovechó de ello, ya que cerró los primeros 45 minutos con una ventaja mínima, 0-1. El tanto madridista llegó tras un contragolpe que finalizó Alaba con un disparo inapelable sobre el arco de Ter Stegen, en el minuto 32.

Alaba celebra el 0-1 | Fuente: EL COMERCIO PERÚ

En el descanso, Koeman trató de dar la vuelta al resultado con la incorporación de Coutinho, que sustituía a Mingueza. La entrada del brasileño le ofreció al Barcelona una verticalidad que no había tenido en la primera mitad y mayor proyección ofensiva.

Después del entretiempo, el Barça salió del vestuario con la determinación de complicarle el partido a los blancos manteniendo la intensa presión planteada en la primera mitad. Esta presión hizo que los espacios fuesen cada vez más amplios entre las líneas culés y que el Madrid encontrase muchas ocasiones en profundidad. Una volea clara de Benzema dentro del área, una jugada frente a Ter Stegen que Vinicius no supo rematar y varias entradas por banda de los blancos que no acabaron en gol, hicieron que el encuentro fuese intenso y ajustado hasta el final.

El partido terminó por decidirse en el descuento, cuando el Madrid volvió a contraatacar al espacio con una gran carrera de Marco Asensio, que entró minutos antes. El mallorquín disparó cruzado con la zurda y Ter Stegen repelió el remate, dejando un balón en el área que Lucas Vázquez empujó para poner el 0-2 en el luminoso. El gol llegó en el 93 y parecía que quedaba cerrado, pero Sergio “Kun” Agüero diría la última palabra embocando un balón en el área tras una jugada lateral, en el 97.

El Clásico finalizó con 1-2 favorable al Real Madrid, que vuelve a ocupar el liderato del campeonato nacional y deja al Barça en la octava posición. El Real Madrid planteó un partido más conservador, cediéndole al equipo culé la posesión del balón y sin realizar esa presión a todo el campo que ya hemos visto en algunos partidos de esta temporada. El Barça sí presionó en bloque alto a los merengues pero no creó el peligro necesario para perforar la defensa del Real, que estuvo muy segura durante todo el encuentro y fue decisiva.

Publicidad | Advertisement

2 Comentarios

Deja un comentario