Icono del sitio EL GENERACIONAL

Heat y Celtics disputarán la final del Este; Mavericks y Warriors, la del Oeste

Bracket finales de conferencia

Bracket finales de conferencia. | Fuente: @NBASpain

Anuncios

Habrá un campeón diferente de la NBA por quinto año consecutivo

Miami Heat, Boston Celtics, Dallas Mavericks y Golden State Warriors. De estos cuatro equipos saldrá el nuevo campeón de la NBA después de que todos ellos superasen sus eliminatorias de semifinales de conferencia. Unas semifinales que por otro lado han sido brillantes. Todas fueron series competidas que llegaron mínimo al sexto partido, incluidos dos séptimos, y nos han dejado actuaciones individuales, finales y momentos  a la altura de lo que había en juego, un puesto en las finales de conferencia.

RESULTADOS SEMIFINALES DE CONFERENCIA

(1) Phoenix Suns  3-4  Dallas Mavericks (4)

(2) Memphis Grizzlies  2-4 Golden State Warriors (3)

(1) Miami Heat 4-2 Philadelphia 76ers (4)

(2) Boston Celtics 4-3 Milwaukee Bucks (3)

CONFERENCIA OESTE

Duelo generacional en el oeste por un puesto en la final. Los Warriors, que desde 2015 han estado presentes 6 veces en finales de conferencia y han conseguido 3 campeonatos, buscan agrandar su legado frente a unos jovencísimos Mavericks que han demostrado haberle perdido el respeto a la supuesta jerarquía de la liga. O sí la respetan, pero han decidido que es el momento de reestructurarla.

Los Mavs vencieron a los Suns en semifinales con una auténtica exhibición en el séptimo y definitivo partido liderados por un Luka Doncic que cada noche que sale a cancha, hace historia de alguna manera. El equipo dirigido por Jason Kidd se ha convertido en un equipo muy duro atrás, muy incómodo, especialmente desde el mes de enero, y que en ataque baila al son del base esloveno con toda la confianza y soltura del mundo. Los jugadores han comprado totalmente la idea de juego y han logrado traerla hasta la antesala de la final, ronda que no pisaban desde 2011.

Los Phoenix Suns parecían su techo este año por lo que vimos el año pasado de ellos y lo visto en temporada regular, que les situaba como uno de los grandes favoritos al anillo, pero confirmada la sorpresa y a 4 partidos de las finales, se antoja ya imposible dudar de las posibilidades de Dallas este año.

Los Golden State Warriors por su parte han llevado una trayectoria bastante diferente. Partían en estos Playoffs desde una posición de mayor favoritismo y a priori con mayores posibilidades y capacidades que Dallas, pero el camino de ambos ha equilibrado mucho las cosas. Los Warriors superaron con relativa facilidad a unos mermadísimos Nuggets en primera ronda, pero los Memphis Grizzlies les sacaron los colores en alguna ocasión durante las semis. No mostraron el nivel que se les presuponía en abril y les tocó bajar al barro más de lo previsto para batir a los Grizzlies, pero lograron sacarlo adelante como el equipo campeón que son. No fue bonito y no fue su mejor eliminatoria, pero vuelven a estar en unas finales de conferencia.

Ahora el desafío con Dallas es similar, pero con un grado de dificultad mayor. Al igual que Memphis, se enfrentan a un equipo joven en efervescencia que cree que pueden ganar a cualquiera, y tienen argumentos para ello, pero además los Mavs cuentan con una figura como Luka Doncic que por sí sola marca habitualmente la diferencia.

Los Warriors siguen partiendo como favoritos por su pasado reciente y por el inmenso talento que sigue habiendo en sus filas, pero no va a ser el paseo que se podría haber pronosticado si hubiésemos visto este enfrentamiento en otro momento de la temporada.

En cualquier caso, la final del Oeste enfrenta a dos equipos que brillan más en ataque que en defensa y que disfrutan del vértigo, las transiciones rápidas y del juego exterior por encima de cualquier otra cosa, por lo que podemos esperar una serie jugada a muchas, muchas revoluciones.

 

CONFERENCIA ESTE

Miami Heat y Boston Celtics reeditarán las finales de la conferencia Este que se disputaron en la burbuja de Orlando en el año 2020. Los Heat mantienen el núcleo duro y son una versión muy similar a la que alcanzó las finales aquel año, pero los Celtics no son ni siquiera el mismo equipo que eran en diciembre, así que poco podemos rescatar de aquellos enfrentamiento como previa para esta eliminatoria.

Los Heat llegan como el equipo más asentado de la conferencia Este. Barrieron a los Hawks en primera ronda y se deshicieron con relativa facilidad de los Sixers en segunda, aprovechándose de la baja de Joel Embiid los primeros partidos y de su merma física después. Logró el primer puesto en temporada regular y pese a la posible baja de Kyle Lowry, su base titular, llegan sin apenas problemas de lesiones al momento clave de la temporada. Solo las dificultades que encuentran en ocasiones para atacar en estático, cuando no pueden hacerlo en transición, suponen un punto débil para estos Heat que siguen siendo el equipo a batir en el Este.

En el otro lado, los Celtics continúan su particular ascenso a la cima, un proceso que el día 28 de diciembre tocaba fondo. Después de verse con un récord negativo mediada la temporada, fuera de posiciones de Playoffs y rodeados de ruido mediático, Boston encontró su camino cuando aficionados y prensa empezaban a darle la espalda. De repente, casi de la noche a la mañana, Boston se convirtió en 2022 en uno de los tres mejores equipos de la liga con diferencia, si no el mejor, y se han encargado de hacérselo saber a todo el mundo en esta post temporada derrotando por 4-0 a los Brooklyn Nets, que comenzaban la temporada como favoritos al anillo; y 4-3 a los actuales campeones en una segunda ronda para el recuerdo.                             

En poco más de cuatro meses han pasado de equipo casi desahuciado que había que destruir y reconstruir, a candidato al título. Ahora buscan revancha contra los Heat en busca de su primera aparición en unas finales de la NBA desde el año 2010. Miami tendrá a su favor el factor cancha y una rotación de jugadores más amplia, mientras que Boston por su parte  seguramente sea un equipo con más talento puro que Miami, con más capacidad para generar puntos de la nada. 

Al contrario del Oeste, la final del Este enfrenta a dos equipos que han hecho de la defensa su mayor virtud. Esta serie enfrenta a dos defensas talentosas, versátiles y muy bien ajustadas, pero también a dos equipos que hacen de cada rebote una guerra, de cada balón suelto una pelea en el fango y en definitiva, de cada ataque rival, una pesadilla.

EN 15 DÍAS, LOS FINALISTAS

El 1 de junio saldrán de estos enfrentamientos los dos equipos que disputarán las finales de la NBA de esta temporada. Independientemente de cuales sean los finalistas, la ausencia de Milwaukee Bucks asegura que por quinto año consecutivo tendremos un campeón diferente, algo que no pasaba desde el año 1980, prueba del momento de máxima igualdad que se vive en la liga y de la dificultad que supone repetir título en la mejor competición del mundo.

Salir de la versión móvil