El criterio del VAR deja a España sin premio

0
400
Hay que creer en Luis Enrique. Fuente: Diario AS

España se proclama subcampeona de la UEFA Nations League.

España se enfrentaba en las semifinales ante Italia, que llevaba una racha de 36 partidos sin perder, pero una temprana expulsión de Bonucci, decantaría el partido hacia los españoles. El domingo se enfrentaba a la favorita, Francia, y a pesar de su buen juego y sus ocasiones, un error arbitral la dejaron a las puertas del primer titulo en la era Luis Enrique.

España llegaba a la Nations League con muchas dudas tras la convocatoria de Luis Enrique, pero tras un gran partido ante Italia en el que se impusieron por 2-1 con un doblete de Ferrán, comenzaron a crecer las expectativas de todos los españoles. Esta primera semifinal se vio marcada por la expulsión de Bonucci en el minuto 42´ por doble amarilla. Mientras que la segunda semifinal estuvo mucho más igualada, Bélgica se comenzó adelantando en el marcador tras una buena jugada de Carrasco en el minuto 37´, y apenas 3 minutos más tarde con una buena jugada individual Lukaku le ganaba la espalda a Lucas Hernández y ponía el 2-0 antes del descanso. Tras el parón Francia salía a por la victoria sin miedo a nada, en el 62´ Benzema ponía el 2-1, y tras un penalti dudoso Mbappé en el 69´ ponía el 2-2, todo quedaba abierto. Bélgica tuvo varias, pero no supieron aprovecharlas, y un zapatazo de Theo en el 90´ ponía el 2-3 para consolidar la remontada francesa.

Publicidad

Tras estas semifinales frenéticas y llenas de polémica, llegaría el partido por el tercer y cuarto puesto, disputado entre Italia y Bélgica. A pesar de disputarse una medalla arrancó un partido sin excesiva emoción, y así los dos equipos lo demostraron durante los primeros 45 minutos.

Tras el descanso, Italia comenzó a desmelenarse, y se adelantó con una volea de Barella en el minuto 46´ a la salida de un córner. Se sucedieron las diferentes ocasiones y cambios, cuándo en el minuto 62´ Castagne cometió un penalti absurdo y claro sobre Chiesa, que transformaría en el minuto 65´ Berardi. A pesar de la ventaja italiana, Bélgica se topó varias veces con el palo, pero en el minuto 86´ le llegaría el premio que tanto merecían y tras una contra magnifica anotaría De Ketelaere el gol belga. Sin embargo, los belgas morirían en la orilla, ya que no consiguieron forzar los penaltis.

Por la noche llegaba la finalísima, entre España y Francia, los galos llegaban como favoritos con su equipo repleto de estrellas, pero como dijo Luis Enrique España tenía que ser un equipo, y así iba a ser. Durante el primer tiempo España dominaba, con una idea clara la de siempre, la de salir jugando el balón. Así lo conseguían, pero no obtenían premio ni ocasiones. A su vez, Francia salía con Mbappé y compañía a las contras, pero sin ocasiones tampoco. Así se llegaría al descanso.

Tras este parón España comenzaba a llegar de forma más clara a la portería de Hugo Lloris, sin embargo, la primera ocasión más clara la tuvo Francia con un tiro al larguero de Theo, tras una buena combinación de Benzema y Mbappé. Apenas un minuto más tarde en el 64´, un buen balón a la espalda de Upamecano, controlado por Oyarzabal, conseguía adelantar con un zurdazo cruzado a la izquierda de Lloris. La alegría española no duraría mucho, se comenzó a volver loco el partido y una contra de los franceses hacía que le llegara el balón a Karim en el pico izquierdo del área y el astro del Real Madrid la clavaba en la escuadra haciendo inútil el toque de Unai Simon para despejarla.

Tras 15 minutos de ocasiones y el partido más abierto, un pase filtrado rozado por Eric García para Mbappé que se encontraba en fuera de juego, supondría el 1-2 en el marcador, a pesar del desconcierto del equipo español, el gol subió al marcador debido a que Eric toca levemente la bola, y anula el fuera de juego de Mbappé. Esta sería la jugada polémica, ya que es absurdo que el toque de Eric habilite a Mbappé, una regla y norma que ha quedado retratada, y que tendrá que ser revisada.

A pesar de esto, España no se vino abajo y se fue con todo arriba, llegando con diferentes ocasiones que eran solventadas por Hugo Lloris, una volea de Oyarzabal y otra de Yeremi Pino fueron las más claras, y tras 95 minutos de juego se acababa el partido. España mereció más, y una vez más Luis Enrique calló las bocas de muchos. España es una realidad en las competiciones de selecciones y eso es gracias a Luis Enrique y la confianza que tienen sus jugadores. Solo queda aplaudirles!!

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario