Icono del sitio EL GENERACIONAL

Bernardo Montoya, un mar de insultos en su traslado al juzgado

Anuncios

El asesino de Laura Luelmo usó lejía para limpiar la sangre de su casa

Decenas de personas se concentraron en el día de ayer, a las 9,15 de la mañana en la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva, para amenizar el traslado del asesino de Laura Luelmo a los juzgados de Valverde del Camino con gritos, insultos.

Bernardo Montoya confesó haber matado a Laura Luelmo el martes al mediodía, ahora permanece bajo disposición de la titular del Juzgado de Instrucción número uno, encargado de la investigación.

Dos guardias civiles lo escoltaron a la salida de la Comandancia e impidieron que el asesino fuera agredido por la gente que se concentraba en el lugar. El coche de traslado fue aporreado por varios de los manifestantes que a gritos de «asesino» increpaban al confesor.


Salir de la versión móvil