Angela Merkel, el legado de una canciller trascendental

0
355

Merkel se retira tras liderar cuatro gobiernos

La canciller alemana Angela Merkel consolida este otoño su decimosexto año de mandato. Escogida para su puesto por primera vez en 2005, este 2021, tras cuatro gobiernos, se retirará de su posición. Ser la primera mujer, y la más joven con 51 años de edad, en lograr alcanzar la cancillería alemana debió de constituir un reto formidable para Merkel. Sin embargo, los desafíos a los que se ha enfrentado en su legislación han ido mucho más allá en forma de crisis económicas, sociales, y medioambientales. Entre sus gobiernos y su liderazgo dejará un legado alemán histórico que lleva a preguntarse si realmente Alemania está preparada para dejarla atrás.

Apodada de forma paternalista por Helmut Kohl como mi chica -mein Mädchen-, Merkel demostró ser mucho más que esa degradante etiqueta y convertirse durante ocho años consecutivos en la mujer más poderosa del mundo por la revista Forbes. Mientras que su predecesor Kohl era protagonista del “Spendaffäre” -el caso de corrupción más grave de Alemania hasta la fecha-.

La presidenta de la Unión Democrática Cristiana de Alemania (CDU) ha demostrado especialmente sus capacidades y habilidades haciendo frente a la crisis económica de 2008, a la crisis de refugiados de 2015 y a la pandemia del coronavirus. Además, ha probado la importancia de la tolerancia en la política custodiando una estabilidad como jefa de Gobierno alcanzada en base a acuerdos con los socialdemócratas, las antípodas de su partido.

Angela Merkel se muestra sonriente durante uno de sus discursos. | Fuente: (Flickr)

Un legado en forma de reto

Todos estos años en el poder le han permitido configurar una herencia política para su futuro sucesor. Entre las múltiples aportaciones de Angela Merkel en el panorama nacional, cabe destacar la Energiewende. Una política destinada a lograr un cambio radical en el sector eléctrico de la economía alemana dedicada a potenciar el empleo de energías renovables que logró que en 2020 Alemania batiera récord de uso de este tipo de energías representando éstas un 46% del total de energía empleada.

Asimismo, se antepuso a la crisis económica de 2008 protegiendo la economía alemana. Y, años después, bajo el lema Wir schaffen das -«podemos hacerlo»-, abordó la crisis migratoria corriendo muchos riesgos al adoptar una política abierta que convirtió a Alemania en el país europeo que más inmigrantes recibió en 2015 y a Merkel en principal referente del acuerdo de externalización de fronteras frente al sistema de cuotas.

La crisis del Covid-19 no ha hecho sino perpetuar el liderazgo de Angela Merkel, quien llamó desde el primer momento a la solidaridad europea y ejerció presión a países como Austria y Dinamarca para que desembolsaran dinero para el Fondo de Recuperación Europeo. Frases como la que dijo el 8 de julio de 2020 en una cumbre de líderes de Europa, prueban su compromiso con la actuación conjunta: “La solidaridad europea no es un gesto humanitario, es una inversión sostenible. No es solo un imperativo político, merece la pena y nos traerá beneficios”.

Bandera alemana con una vacuna. | Fuente: (Pixabay)

Doctora en química, la canciller alemana ha sido una científica más para la gestión de la pandemia. Tanto en marzo de 2020 como en abril de ese mismo año, su popularidad se arraigó en el país, alcanzando incluso el 90% de aprobación popular en su gestión de la pandemia. Se trata de una mujer que lleva ya un año adoptando un discurso emotivo, claro, conciso, y con un lenguaje científicamente rigoroso.

Compuestos por tantos fallos como aciertos, los dieciséis años de Angela Merkel en el poder esconden muchas críticas detrás de cada hito, ciertamente dignos de análisis y reflexión. Sin embargo, y pese a ellos, será mundialmente recordada como una canciller excepcional e icónica. El nuevo canciller que se presente al desafío de gobernar Alemania habrá de enfrentarse no solo a las consecuencias de la crisis del COVID-19, sino también a las provocadas por el retiro de la Dra. Angela Merkel.  Ciertamente un reto sin parangón.

Publicidad

Deja un comentario