¿Qué está pasando en Colombia?

0
383
Protestas en Colombia | María José Calderón

Al menos 19 muertos y más de 800 heridos en las protestas en Colombia

Varias ONG ya han denunciado violencia policial. El presidente de Colombia, Iván Duque, anunció la retirada de la reforma tributaria tras las protestas, mientras que el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ha presentado su dimisión.

Publicidad

El pasado 28 de abril miles de colombianos salieron a manifestarse de manera pacífica en contra de la reforma tributaria que incluía un aumento de los impuestos sobre la renta y productos básicos. La reforma ya retirada pretendía subir al 19% el IVA de productos básicos o suministros como el gas o la electricidad, además de bajar la base imponible, lo que hubiera impactado sobre todo en las clases media y baja.

El Gobierno colombiano defendía la necesidad de la reforma tributaria a causa del enorme gasto que ha debido afrontar el país para sostener los programas sociales que se introdujeron durante la pandemia de COVID-19.

El PIB de Colombia cayó en 2020 un 7%, lo que supone la mayor caída de su historia. Además, el paro ha superado el 16%. El PIB Per cápita de Colombia en 2020 fue de 4.718€1.016€ menor que en 2019, cuando fue de 5.734€, podemos observar que el nivel de vida de los ciudadanos ha caído en picado y que la reforma tributaria ha sido solo el detonante de las protestas en el país. 

A día de hoy, han fallecido 19 personas y hay más de 800 heridos. El asesinato de Santiago Murillo de 19 años ha generado indignación en el país, ya que la autopsia ha confirmado que murió como consecuencia de un disparo, que le ocasionó una herida mortal en el tórax. Además, hay 89 desaparecidos y más de 500 detenidos. También han sido varias las mujeres que han denunciado agresiones por parte de los cuerpos de seguridad del Estado.

Jóvenes durante las protestas. Instagram

El domingo, Duque anunció la retirada del polémico proyecto y solicitó al Congreso tramitar de manera urgente un nuevo proyecto. Asimismo, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla ha presentado su dimisión. Sin embargo, los incidentes y la gran movilización han continuado en las principales ciudades del país.

Olas de protestas previas

En los últimos años se han dado otras dos grandes oleadas de revueltas, la primera comenzó en noviembre de 2019 y se detuvo en marzo debido a la pandemia. Los manifestantes reclamaban mejoras sociales y económicas. Está terminó con la muerte de tres colombianos. 

En septiembre de 2020, la muerte de Javier Ordoñez provocó otra ola de protestas, que terminó con 13 muertos después de dos semanas de incidentes.

Respuesta de los dirigentes

Actualmente, la presencia de los militares en las calles ha provocado más indignación entre la ciudadanía. Una de sus propuestas es la desaparición del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía Nacional (Esmad), al que se atribuyen la mayoría de muertes y abusos.

Ayer, Duque defendió el derecho legítimo de las demandas sociales, pero condenaba la violencia, exponiendo además que esta era financiada por las bandas del narcotráfico. Además, ofreció una gran recompensa a todo el que diese información que les ayudase a detener a los violentos. Otros miembros del Gobierno afirman que las disidencias de las FARC y el Ejército de Liberación Nacional están detrás de los atentados más brutales.

El ministro de Defensa expuso que “La asistencia militar no es más que un esfuerzo adicional en unas ciudades y unas regiones especiales para que la Fuerza Pública y, especialmente nuestro Ejército, acompañe a nuestra Policía para poder enfrentar de forma más contundente a estos vándalos y garantizar el orden público”.

Además, el expresidente Uribe escribió en un tuit apoyando el derecho de soldados y policías a utilizar sus armas para defender su integridad. Esto fue interpretado por la izquierda como una invitación a un derramamiento de sangre.

Pronunciamiento de organismos internacionales

Las organizaciones internacionales y la Unión Europea ya han condenado los hechos ocurridos en el país. La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos ha pedido a la policía no usar “munición real” en los disturbios y ha denunciado el excesivo uso de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad colombianos. Además han pedido que cese la violencia contra “los derechos legítimos a manifestarse, a la libertad de reunirse y expresarse”.

En conclusión, la violencia generalizada además de provocar pérdidas multimillonarias en los sectores públicos y privados también ha sumido a la ciudadanía en el miedo. Todo ello dibuja un panorama desolador en las principales ciudades y deja al Gobierno contra las cuerdas.

Publicidad

Deja un comentario