Reino Unido se enfrenta a las consecuencias del Brexit

0
316
Consecuencias del Brexit en el Reino Unido

Sin mano de obra en un sector clave como es el de transporte, la cadena de suministros queda parada. Esto es lo que está viviendo Reino Unido. La pandemia obligó a los transportistas, entre otros profesionales, a regresar a sus países, ahora es el Brexit el que les impide volver.  

Tras una semana de colas interminables en gasolineras ante el miedo a una escasez aún mayor de combustible, la situación no mejora, e incluso se extiende a más sectores. Reino Unido se enfrenta a una crisis de desabastecimiento, aún sin superar el duro golpe que ha dejado la pandemia de la Covid-19.

Publicidad

El Brexit se puede resumir en que «todo lo de Reino Unido, se quede en Reino Unido». El que era el principal motivo para salirse de la Unión Europea, está generando un problema de logística que está lastrando la recuperación de la economía del país tras la crisis sanitaria. La limitación de movimiento y la necesidad de la obtención de un visado si se quiere entrar al Reino Unido, ha precipitado que las ofertas de empleo se eleven como nunca.

Un desabastecimiento de mano de obra

Aceptar el Brexit iba a tener unas consecuencias, y los británicos están siendo conscientes de ello. El último viernes de septiembre, la petrolera British Petroleum (BP) se vio obligada a cerrar algunas de sus gasolineras por falta de combustible. No fue la única petrolera que cerró puntos de venta de combustible, lo que generó una subida de la demanda de hasta el 500% según han declarado. 

Con menos gasolineras abiertas y una necesidad de compra ante el miedo de una escasez mayor, se han formado largas colas, algunas de las cuales han terminado en conflictos entre los distintos clientes.

El problema no es que haya una falta de combustible, sino una falta de mano de obra. La fuga de trabajadores extranjeros y las complicaciones para conseguir un visado están generando un aumento de puestos vacantes, sobre todo, en el sector del transporte. 

Más de 100.000 transportistas hacen falta para que la cadena de suministros vuelva a la normalidad. El problema de la falta de combustible está siendo el principal foco de esta falta de mano de obra, sin embargo, existe una escasez de productos y bienes de primera necesidad. Sin transportistas que se encarguen de recoger productos agrícolas y ganaderos y trasladarlos a supermercados y restaurantes, estos están cada vez más vacíos o incluso se han visto obligados a cerrar sus puertas.

Gasolinera cerrada por falta de combustible. | Fuente: BBC News mundo

Medidas controladas

La falta de mano de obra no ha sucedido de la noche a la mañana. Con las nuevas restricciones migratorias que Reino Unido impuso en su salida de la comunidad Europea, los ciudadanos comunitarios habitantes en UK tenían que solicitar un estatus de asentamiento. Es decir, los ciudadanos europeos necesitan un permiso de residencia indefinido, por el cual obtendrían los mismos derechos que los británicos, y de no tener el estatus mencionado, las reglas de inmigración se les aplicarían.

Esta solicitud estuvo abierta desde el 31 de diciembre hasta el pasado 30 de junio. Terminado el plazo, los ciudadanos europeos han vuelto a sus países de origen, dejando sus plazas vacantes.

El gobierno de Boris Jonhson declaró que se utilizaría el ejército para ayudar en las labores de transporte y distribución. Sin embargo, antes de sacar a los militares a las calles, el gobierno cedió en las restricciones migratorias y concedió 5.000 visados temporales a transportistas extranjeros. Sin embargo, no han sido suficientes, y el lunes el ejército empezará con la distribución de combustible.

Según declaraciones del primer ministro a BBC News, “el camino a seguir no es dejar una descontrolada inmigración”. Jonhson se reafirma declarando que controlará la entrada de inmigrantes.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario