Aumentan las protestas en Europa a medida que regresan las restricciones por covid

0
361
Fuente: El Heraldo de Aragón

El covid en Europa aumenta, siendo este el continente con mayor número de casos, superando al resto con creces. El director regional de la OMS, Hans Kluge, expresó el sábado en una entrevista con la BBC que podría haber medio millón de muertos en Europa si no se responde rápidamente al avance de la cuarta ola debido al invierno, las deficientes tasas de vacunación y de la circulación de la variante delta. Por ello, los países han tomado decisiones drásticas y vuelto a las restricciones y con estas, han aparecido manifestaciones por parte de la ciudadanía que se opone a ellas.

Ayer comenzó un nuevo confinamiento en Austria tras el aumento de casos e ingresos por la covid-19 (la incidencia superaba este viernes los 1.650 casos por cada 100.000 habitantes). Varios miles de ciudadanos austriacos salieron a protestar en Viena este sábado después de que el gobierno anunciase la vacunación obligatoria y el confinamiento nacional. La manifestación fue convocada por el Partido de la Libertad, de extrema derecha, que se opone firmemente a las directivas sobre vacunas.

Publicidad

Sin embargo, las protestas no solo se están dando en Austria, sino también en Croacia, Países Bajos o Bélgica. En la ciudad de Rotterdam, el viernes, los manifestantes denunciaron el plan del gobierno para excluir las pruebas negativas del pase de salud nacional, esto haría que se excluyese a las personas no vacunadas de muchas actividades. La policía tuvo que realizar disparos de advertencia y disolvió a la multitud con un cañón de agua. Después de estas protestas se reportaron al menos siete heridos. La incidencia en Países Bajos es de 1.159 casos por cada cien mil habitantes.

En Bélgica, se ha establecido la obligatoriedad del teletrabajo desde este mismo sábado hasta el 13 de diciembre. Si la situación mejora, a partir de ese día se podrá trabajar presencialmente tres días a la semana. Esta medida busca limitar al máximo la presencia de trabajadores en las empresas y reducir el número de desplazamientos en transporte público. También se ha decidido reforzar el uso de las mascarillas. La incidencia es actualmente de 1.290 casos por cada 100.000 habitantes. En las protestas del fin de semana se reunieron alrededor de 35.000 personas y fueron detenidas más de cuarenta, la policía utilizó cañones de agua y gas lacrimógeno para dispersar a algunos manifestantes y tres agentes resultaron heridos.

En Croacia, solamente el 46% de los habitantes está completamente vacunado. Es uno de los territorios más golpeados por la nueva ola. El país registra 5.614 nuevos contagios y 65 muertos en las últimas 24 horas, y tiene más de 2.000 personas hospitalizadas, llegando así casi a su capacidad total de hospitalización. Sin embargo, cerca de 15.000 personas se manifestaron el sábado en el centro de la capital contra las medidas del gobierno.

En algunas regiones alemanas como Sajonia o Baviera también se han impuesto restricciones severas. El primero es uno de los más afectados por la actual ola de infecciones del país. En este se anunciaron restricciones estrictas a la vida pública, entre ellas se cancelaron los mercados navideños y las personas que no están vacunadas se enfrentan a un toque de queda. Baviera también ha impuesto una combinación de confinamientos y toques de queda a la población. Ayer, en Alemania, entró en vigor también la nueva ley de protección sanitaria, que incluye medidas como la exigencia de la cartilla de vacunación o un test negativo diario para acceder al lugar de trabajo.

Todos los gobiernos europeos se muestran desesperados por poner fin a la pandemia después de más de 18 meses. Las personas sin vacunar están impulsando la ola más reciente de contagios, saturando los hospitales, arriesgando la recuperación económica y haciendo que los gobiernos tengan muchos problemas para detener la cuarta ola de la pandemia.

El esfuerzo de los gobiernos por convencer a los no vacunados de que la vacunación es la mejor opción está dando de bruces con una minoría que se opone a las directivas sanitarias porque, según exponen, atentan contra su libertad. Debido a esto, los gobiernos de Europa occidental están recurriendo cada vez más a una coerción nada disimulada instaurando una combinación de reglas, incentivos y castigos. En muchos países ya ha funcionado, Emmanuel Macron, anunció en julio que se exigirían los pasaportes de vacunación para entrar a la mayor parte de los lugares de reunión. En Francia existía una gran renuncia a vacunarse, siendo uno de los países europeos con menores tasas de vacunación y ahora, cuenta con una de las tasas más altas del mundo.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario