Laura Aguado: “Recomendaría a todas las chicas que jugasen con chicos hasta la edad máxima posible”

0
377
Laura Aguado con la camiseta de Atleti. Fuente Laura Aguado

Laura Aguado, jugadora del Atleti B

Laura Aguado Segovia, la clase corre por sus venas rojiblancas. Con tan solo 18
años, la toledana, ya es una de las promesas del Atlético de Madrid Femenino.
En las filas del Atleti B en la presente temporada, ya ha debutado con el primer
equipo.

P: ¿Cómo empezaste a jugar a fútbol? ¿Y dónde fueron tus inicios?

Publicidad

R: Empecé a los 4 años jugando al fútbol sala en el equipo de mi pueblo, Borox. Estuve durante dos años, hasta que empecé a jugar a fútbol 7. Pasé a jugar en Seseña, ya a fútbol 7, donde jugaba con chicos. Allí estuve hasta los 11 años. A esa edad tuve que empezar a jugar en equipos con chicas. El Rayo Vallecano fue el primer equipo femenino en el que jugué.

P: ¿Cuántos años estuviste en el Rayo?

R: En el Rayo estuve dos años. El primer año jugaba en un equipo de chicas, pero competíamos en una liga de chicos. En el segundo, pasamos a estar en una liga solamente de chicas.

P: ¿Hasta qué edad estuviste jugando en equipos de chicos?

R: Estuve hasta la edad máxima que se podía jugar con chicos, los 11 años.

P: ¿Cómo es el cambio de jugar con chicos a pasar a jugar solo con chicas?

R: El cambio es abismal. Yo recomendaría a todas las chicas que quieran jugar al fútbol, que jugasen con chicos hasta el máximo posible. Para mí, se aprende muchísimo más y se compite muchísimo más y en el fútbol femenino, las categorías tienen un nivel bajo, y hasta que no llegas a una cierta categoría no compites al máximo. Si jugásemos contra hombres no habría competencia.

P: ¿Cuál dirías que es la mayor diferencia en cuanto al juego entre el fútbol masculino y el femenino?

R: El ritmo. Sobre todo, el ritmo. Puedes ser muy buena con los pies, pero el ritmo, la fuerza y la velocidad que llevan los chicos, una chica no lo tiene.

P: ¿Has jugado siempre de centrocampista?

R: Sí. Bueno, de pequeña jugué alguna vez de lateral, pero sí, de mediocentro siempre.

P: ¿Has sufrido críticas o insultos cuando eras pequeña por jugar al fútbol?

R: Muchos, muchos, muchos… Con chicos algo menos porque era la niña”. Pero los he sufrido más cuando estuve jugando en el Rayo en la liga contra equipos masculinos. En un partido fuera de casa, un hombre mayor empezó a gritar: Para esto no valéis, dedicaos a barrer” y muchas cosas más que es mejor no recordarlas. Tuvieron que parar el partido para echarle del campo. A mí lo que más me decían era “marimacho”.

P: ¿Cómo ves la evolución del fútbol femenino? ¿Crees que ha cambiado en estos años que llevas jugando?

R: Creo que en estos años ha evolucionado a mejor. También es una cosa que depende mucho de la sociedad, pero yo creo que está pasando cada vez menos. Yo cada vez veo a más chicas jugando en equipos de chicos. Antes, cuando yo era pequeña, era de las pocas chicas que jugaba. Me encontraba a alguna chica jugando cada mucho tiempo. Ahora se ven a muchas más chicas, y el fútbol femenino está creciendo mucho en ese sentido.

P: Ahora te voy a poner una foto, y quiero que me digas qué sensaciones o qué recuerdos te transmite.

R: (Suspira) Madre mía, ¡cuánto tiempo!… Creo que ha sido uno de los mejores torneos de mi vida. Además, pude jugar en el campo de la Real Sociedad y fue increíble. Y para coronar el torneo, que te premien con el trofeo a la mejor jugadora es de las mejores sensaciones que se puede tener.

P: ¿Tiene que ver este gran torneo que hiciste con la llamada del Atleti justo en el mismo año? ¿O cuál fue el punto en el que el Atleti se empieza a interesar por ti?

R: Tiene algo que ver. A mi entrenadora del Rayo le llamó el Atleti para que empezase a entrenar a algún equipo rojiblanco. Después de ganar este torneo y que me diesen el trofeo a la mejor jugadora, empezaron a interesarse por mí y fuimos ambas. Fue mi entrenadora el primer año allí.

P: ¿Antes de jugar ese torneo creías que ibas a seguir la temporada siguiente en el Rayo?

R: Sí. Yo estaba muy cómoda en el Rayo. Me dio mucha pena irme. Fueron mis primeros años jugando con chicas y el cambio fue radical, pero para mí fue muy bueno. Hice muy buenas amistades allí. Pero cuando me llamó el Atleti, no dudé en irme. Soy del Atleti desde pequeña y siempre he querido jugar aquí. También había que pensar en el futuro, y las oportunidades que me podía brindar el Atleti eran mucho mayores.

P: ¿Cómo fue ese momento en el que el Atleti se pone en contacto contigo y te dice que quiere que formes parte de su cantera?

R: De lo que más me acuerdo es de mi padre. Mi padre también es del Atleti, y lloró mucho. Él fue el que me dijo que me habían llamado del Atleti. Fue una alegría monumental. Al fin y al cabo, son pasos que tienes que dar en tu trayectoria para crecer.

P: Hablábamos antes, de que, en 2016, cuando todavía jugabas en el Rayo, ganaste la Donosti Cup marcando un gol en la final, además, en ese mismo torneo fuiste elegida mejor jugadora del torneo. Un año después, en el mismo torneo, ya con el juvenil D del Atleti, vuelves a conseguir el trofeo con otro gol en la final. Y en 2018, vuelves a ganar, con el juvenil C, y marcas el penalti decisivo para dar el campeonato a tu equipo. ¿Qué significa la Donosti Cup para ti?

R: He ido muchos años y cada año he vivido sensaciones diferentes. La Donosti Cup es un torneo que nunca voy a olvidar. Lo he ganado tres veces, me han dado el trofeo a la mejor jugadora. El año que más disfruté fue con el Rayo. Es un torneo en el que aprendes mucho. Además, tienes la oportunidad de jugar contra equipos de diferentes países. También, estás una semana conviviendo con tus compañeras, desde por la mañana hasta por la noche y es una muy buena experiencia. En la final de este torneo jugaste en el estadio de Anoeta.

P: ¿Cómo es jugar en uno de los grandes estadios de España, con capacidad para 40.000 personas?

R: Muy complicado. (Risas). Yo me tropecé muchas veces. El campo se te hacía enorme. Pero claro, levantabas la cabeza y veías la grada, que, aunque no estuviese llena, escuchabas como te animaba. Era increíble. Recientemente, has debutado con el primer equipo, con tan solo 18 años, en un partido amistoso frente a la selección de Marruecos.

P: ¿Cómo te sientes después de haber debutado con el equipo de tu vida?

R: Súper contenta. Me quedo con los minutos que jugué y las sensaciones que tuve. El primer equipo nos acogió a todas muy bien y nos dio muchísima confianza. A ver si tengo otra oportunidad.

P: Sobre eso te iba a preguntar, ¿esperas seguir contando con oportunidades con el primer equipo?

R: Espero que me lleguen. La esperanza es lo último que se pierde, y con trabajo todo llega.

P: ¿Dónde te ves dentro de 5 años? ¿En el Atleti?

R: Ojalá fuese en el Atleti, pero si no lo fuese, espero irme fuera de España. Lo tengo muy en mente.

P: ¿Algún país en concreto?

R: El París SaintGermain me llama mucho la atención. (Risas).

P: Cuando empezaste a jugar en esos campos de tierra, ¿tenías referentes femeninos?

R: No. Yo de pequeña sólo tenía a Fernando Torres en mi cabeza. Ahora hay futbolistas que me gustan, pero tampoco las tengo como referentes. Yo me fijo más en futbolistas masculinos. Hay muy buenas futbolistas femeninas, pero yo me suelo fijar en jugadores. Por ejemplo, Isco me encanta cómo juega. Ahora las niñas que juegan sí pueden fijarse en futbolistas femeninas.

P: ¿Crees que les influye en su manera de ver el fútbol femenino?

R: Sí. El fútbol femenino es muy diferente al masculino. Yo he podido ver y jugar contra futbolistas de primera división y tienen un ritmo diferente al de mi categoría, pero no tiene nada que ver con el fútbol masculino. El fútbol masculino se ve más porque es más vistoso para el espectador. El fútbol femenino es otro ritmo, entonces te tiene que gustar.

P: ¿Qué le dirías a todas esas niñas que quieren empezar a jugar al fútbol y no lo hacen por miedo a ser juzgadas?

R: Les diría que no piensen en la opinión de los demás, porque la opinión de los demás no vale nada. Lo importante es lo que te guste a ti, lo que te haga disfrutar a ti y lo que te haga feliz a ti. Si quieres jugar al fútbol, juega al fútbol.

P: ¿Crees que las escuelas están llevando por buen camino al fútbol femenino?

R: Yo creo que sí. La sociedad ahora nos está acogiendo mucho mejor. Hablando un poco sobre lo que va de temporada. Estás sumando tus primeros minutos con el equipo y alguna titularidad.

P: ¿Cómo está siendo tu primer año como futbolista profesional debutando en Segunda División?

R: Está siendo un poco complicado. Yo siempre he jugado todo, nunca he tenido problemas con los minutos jugados. Y este año al llegar de otra categoría y ver cómo te sientan en el banquillo es muy complicado psicológicamente. En el fútbol es muy importante la cabeza y si tú te hundes es cuando no vas a conseguir minutos ni vas a conseguir nada. Ahora estoy jugando y estoy muy contenta. Cuanto más vas subiendo de categoría, te vas dando cuenta del nivel de juego de los equipos.

P: ¿Ha supuesto un gran cambio para ti?

R: Mucho. El año pasado competía, pero no tiene nada que ver con esto. La exigencia que te pide esta categoría es mucho mayor, tanto físicamente como mentalmente. Esta categoría, la Reto Iberdrola, está dividida en dos ligas, zona norte y zona sur. En el caso del Atlético de Madrid está en el grupo norte.

P: Esto hace que tengas que hacer largos desplazamientos. ¿Cómo afrontáis estos viajes con el equipo?

R: Es muy cansado. Hay a veces que viajamos en AVE, y vamos y volvemos en el mismo día, pero cuando vamos en bus el viaje se hace más pesado. Viajamos con un día de antelación y hacemos noche en el hotel. Los viajes de ida suelen ser más calmados y en la vuelta solemos ir más “en piña”, hablando del partido o cantando.

P: ¿Tienes marcado algún objetivo para esta temporada?

R: Meter 8 goles.

P: Aparte de jugar, ¿estás estudiando o trabajando en la actualidad?

R: Estoy estudiando un grado a distancia de ayuda a personas en situación de
dependencia.

P: ¿Se puede vivir solo del fútbol jugando en Segunda División femenina?

R: Depende de cada equipo. Algunos equipos que bajaron de Primera División sí
cobran sueldos más altos. Pero los filiales no.

P: ¿Ni tu compañera de equipo que más cobre?

R: No, ni de lejos. Poco a poco, los salarios y los premios están subiendo en el fútbol femenino.

P: Recientemente se ha anunciado que los premios de la Champions femenina van a pasar de 8 a 16 millones. ¿Crees que con el tiempo se podrá ir igualando al fútbol masculino?

R: Yo creo que no, porque el fútbol femenino no genera lo que el masculino. Si es verdad que los salarios del fútbol femenino van a ir subiendo poco a poco. Por ejemplo, ya se emiten todos los partidos de Primera División, pero en cuanto a dinero no se acercará al masculino.

P: También tuviste tus destellos como entrenadora. ¿Cómo fue la experiencia?

R: (Risas). Muy mala. No valgo para entrenadora. Tengo muy poca paciencia.

Ahora para terminar, te voy a hacer unas preguntas cortas.

P: Un ídolo.

R: Fernando Torres.

P: Una ídolo.

R: Patri Guijarro.

P: Un momento en tu carrera como jugadora.

R: Cuando me dan el trofeo a mejor jugadora en Donosti.

P: Estadio en el que más ilusión te haya hecho jugar.

R: Anoeta.

P: ¿El Vicente Calderón o el Wanda Metropolitano?

R: El Calderón.

P: ¿Te gusta el Metropolitano?

R: Sí. Pero era más acogedor el Calderón.

P: Marcar un gol o dar dos asistencias.

R: Dos asistencias.

P: Una virtud dentro del campo.

R: Muy buena visión de juego.

P: Un deporte que no sea el fútbol.

R: Pádel.

P: Una afición que no sea deportiva.

R: Bailar.

P: Y para terminar la entrevista, ¿quieres hablar de algo que no hayamos hablado o quieres decir algo?

R: (Piensa). No sé. (Risas).

P: (Risas). ¿Algún mensaje para Nasser AlKhelaïfi?

R: Podría venir por aquí para ver los campos de España y ver a las jugadoras.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario