Cultura Commodore trae a debate la relación entre prensa y poder político

0
294

 

El pasado jueves, 31 de marzo, el debate volvió a Desayunos Commodore en torno a los retos y desafíos de los periodistas frente a los poderosos

Cultura Commodore vuelve un jueves más a traer a la luz un debate de intensa actualidad como es la relación entre la prensa y el poder político de la mano de tres ponentes de renombre. Joana Bonet, columnista en La Vanguardia y escritora, Constantino Mediavilla, presidente y editor de los grupos de Madridiario y DiarioCrítico y por último Héctor Salazar, director de Madrid es Noticia y Som Gandia. El debate ha sido moderado por David Felipe Arranz, el responsable de este encuentro.

Publicidad

Relación entre periodista y político

La intervención de Arranz comienza clara: “Hay líneas rojas que no se deben traspasar y hay una obligación moral de ejercer el contrapoder siempre”. Los ponentes trajeron a la luz distintas opiniones. Los tres coincidieron en que el periodista debe ser antagonista del poder político pero sin cortar las relaciones con el mismo. En el caso de Joana Bonet va más allá y describe que incluso existen “vasos comunicantes” entre ambas profesiones. Ha habido políticos que al final de su carrera han acabado como periodistas o, por otro lado, hay numerosos ejemplos de periodistas que han entrado en el mundo de la política, como la misma presidenta de la comunidad de Madrid Diaz Ayuso.

Héctor Salazar estaba de acuerdo con lo compartido hasta ahora y añadía firmemente: “funcionamos como aliados y antagonistas a la vez, sobre todo dependiendo del periodo electoral en el que nos encontremos”. Constantino Mediavilla añadía: “Me han llegado a aceptar entrevistas a un mes de las elecciones cuando llevaba años intentando contactar con esa persona y me las declinaba.” Fue Joana quien puso la guinda al pastel sobre las relaciones de poderes citando el dilema del erizo de Arthur Schopenhauer: ningún periodista soporta una aproximación demasiado íntima al político porque pincha, pero necesita su “calor” para no morir de frío. De ahí que el periodista necesite más que otros oficios la ética y el sentido de la ciudadanía.

(de izq a drch) Los ponentes Héctor Salazar, Joana Bonet y Constantino Mediavilla | fuente: El Generacional (Lucía Martín González)

Las palabras de Joana Bonet sobre esta relación periodista-político se sustentan en su posición como columnista pero también en cierta medida en la publicación de su último libro biográfico Chacón. La mujer que pudo gobernar, el cual trajo consigo. En él cuenta la vida de Carme Chacón, ex ministra de defensa que abrió camino a las mujeres en el mundo de la política española. La relación entre Joana y Carme no solo era profesional sino personal. Pero Bonet lo tiene claro, hay que separar ambos mundos

El futuro del periodismo

De forma natural el debate fue dirigiéndose hacia una cuestión de la evolución del periodismo y su futuro, pues no es igual la relación que se tenía antaño con los políticos con la de ahora, donde los gabinetes de prensa siempre están como intermediarios, y en cierto modo intérpretes de la información que luego llega a la prensa. Mediavilla hizo notar que “Estamos ya viviendo el periodismo al minuto; estamos viendo cómo gabinetes de comunicación de los partidos se creen gabinetes de dirección de muchas esferas, como la informativa, por lo que el antagonismo por nuestra parte se hace cada vez más necesario: si los periodistas perdemos esa referencia, ya no haremos pie”.

Como aliciente hoy en día el político se puede comunicar directamente con el ciudadano por medio de las redes sociales, lo que cambia la perspectiva y la posición del periodista. “La nota de prensa llega dos horas más tarde que el tweet” afirmaba Héctor Salazar. Aunque la presencia de las redes sociales no son suficientes, algo en lo que coincidian los tres ponentes. “Las redes para nada sustituyen a los medios de comunicación (…) se creen que los perfiles de redes sociales de sus candidatos son medios de comunicación, canales que controlan y que consideran su “medio”, pero siguen necesitando de la prensa” concluía Héctor Salazar. Constantino y Bonet asentían concienzudamente. Joana además añadía: “muchos políticos juegan a ser periodistas y comunicadores: “les encanta ese protagonismo”.

El periodismo de datos

“Estamos en un escenario de un exceso de datos y pocos capaces de hacer ese filtrado primero por tiempo o por el empuje del clickbait. Es decir, tenemos las mejores tecnologías en toda la historia del periodismo, los mejores contenedores y repositorios de información y aún así la situación del escenario periodístico no alcanza a poder interpretar todo eso” decía Arranz, introduciendo así uno de los temas más comentados en el sector, el auge del periodismo de datos. Mientras tanto Constantino no estaba de acuerdo y aseguraba: “estamos aprendiendo a trabajar con ese periodismo de datos. Muchas veces el tener que ir a contrarreloj y a contracorriente nos impide que se pueda hacer un análisis más exhaustivo pero creo que la información seria en este país goza de buena salud”. Joana además añadía: “si el dato no tiene una buena historia al lado no sirve.”

Hacia el final del encuentro

Entre los oyentes se realizó una intervención clara por parte de David González, redactor en El cierre digital, que resaltaba el hecho de que en los tiempos que corren es casi más peligroso la relación del periodismo con el poder económico que con el político, ante esto los tres ponentes lo tenían claro: “No te falta razón, pero esto da para otro jueves de Cultura Commodore” decía Joana Bonet.  El encuentro finalizó con una conclusión unánime, los periodistas deben ser fieles a sus lectores y no a sus fuentes políticas. Aun así deben jugar bien sus cartas. La falta de tiempo, los gabinetes de prensa o la utilización de las redes sociales como sustituyentes de la prensa son algunos de los contratiempos que se encuentra el periodista actual ante su relación con los poderosos.  

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario