Elecciones en Chile: Historia de dos orillas

2
493
Bandera de Chile | Fuente: Google imágenes.
Bandera de Chile | Fuente: Google Imágenes

Tras la primera vuelta de las Elecciones presidenciales de Chile, que tuvieron lugar el pasado domingo día 21, hemos obtenido los nombres de los dos candidatos que disputarán su entrada en el Palacio de la Moneda. Ambos han sido el reflejo de la actual situación sociológica del país, antagónica. Un país exhausto por la lejanía entre pueblo y política, lo que le lleva a tener unos datos de participación electoral ínfimos; y, además, contaron en las pasadas elecciones de junio con una participación inferior al 20%. Estas han sido unas elecciones muy contrarias a la moderación y que recuerdan al poema de Benjamín Prado dedicado a Ángel González, María y el fantasma: “Si hablamos de política, sostiene que […] eso es el arte de hacer de la otra orilla lo contrario del río.” Chile ha vivido recientemente un tiempo en el que ambas orillas se desmienten, olvidándose del río.

La polarización en Chile se ha visto acrecentada por el reciente intento de “impeachment” al Presidente Sebastián Piñera, juicio político que no prosperó en el pleno del pasado miércoles. El dirigente saliente, salpicado por el escándalo de Los Papeles de Pandora, ha tensionado aún más la situación, dejando a los Partidos Moderados, incluido el suyo, fuera de juego. A Piñera se le acusa de ciertas irregularidades en la venta de una empresa minera llamada «Dominga», por parte de una sociedad en las Islas Vírgenes Británicas, que pertenece a los hijos del Presidente, siendo comprada por un amigo de la familia. Todo esto sin olvidar que hablamos de un país en vías de redactar una Nueva Constitución, que sustituya la vigente desde la Dictadura de Augusto Pinochet. Una constitución que los chilenos han tenido que ganarse en las calles.

Publicidad

¿Cómo ha sido la jornada electoral?

En una jornada marcada por la incertidumbre y la igualdad de resultados, José Antonio Kast se ha hecho con el 27,99% de los votos, sobre el candidato Gabriel Boric que ha obtenido el 25,67%. Seguidos de los candidatos Franco Parisi, Yasna Provoste, Sebastián Sichel, Marco Enríquez-Ominami y Eduardo Artés, respectivamente, consumando la derrota de las opciones más moderadas. El electorado chileno ha mandado el mensaje; el país necesita un cambio de efecto y desmarcarse profundamente de sus más recientes tendencias políticas. Ha sido un proceso electoral marcado por la tardanza en la votación, con colas interminables que han retrasado considerablemente el recuento y votantes que han esperado horas para poder ejercer su derecho democrático.

Reacciones tras el conteo

Tras el conteo, el presidente Piñera ha querido felicitar a ambos candidatos e invitarles a abandonar el enfrentamiento y construir con unidad. Las primeras palabras de Kast tras conocer los resultados han tratado no solo de ensalzar los valores de su campaña, sino también a desprestigiar a su contrincante: «Boric y el Partido Comunista quieren indultar a los vándalos que destruyen. Se reúnen con terroristas y asesinos. Ellos quieren inestabilidad, cerrar fronteras al comercio, avanzar por la senda del odio». Queriendo enlazar a Boric con la violencia y el terrorismo, además de soltar una de las frases más dirigidas a la izquierda, por parte de sus antípodas ideológicas: «No queremos la ruta que nos lleva a ser Venezuela y Cuba». Sin olvidar un nuevo eslogan que nos podrá recordar a alguna política española, cuyas palabras terminaron por hacerle ganar las elecciones: «Libertad y democracia frente a comunismo».

Por su parte, Boric no se ha referido en ningún momento a su adversario, centrándose en agradecer a sus votantes y acercar a los recelosos. El candidato ha prometido un proyecto «transformador y razonable» que haga más fuerte a Chile para superar sus baches. También ha querido erigirse como el candidato capaz de vencer a la garra de la ultraderecha: «Nuestra cruzada, por la que nos vamos a desplegar por todo Chile, es que la esperanza le gane al miedo». Recalcando que la esperanza es lo que caracteriza su modelo de política y, tratando de arrimar el hombro al chileno de a pie. «Nos declararon la guerra, les vamos a declarar la esperanza», dejando como máxima su distancia con el odio vertido por otros.

¿Quiénes son los candidatos en segunda vuelta?

Los dos triunfadores de la jornada del domingo son José Antonio Kast, representante de la extrema derecha chilena, y el izquierdista, Gabriel Boric. En una orilla, el candidato conservador es ampliamente conocido por sus abundantes polémicas, tales como su apoyo al expresidente peruano Alberto Fujimori, condenado por violación de derechos humanos y una amplia gama de corruptelas o por sus lazos de simpatía política con el histriónico presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Tampoco se puede olvidar su animadversión hacia el colectivo homosexual, habiendo proferido declaraciones muy desafortunadas: “La Moneda se rinde ante una dictadura gay. Las instituciones públicas son de todos los chilenos, no de minorías”. Cabría destacar la fama que Kast ha cosechado gracias a su permisividad – o relación directa – con el Pinochetismo, siendo un hombre que afirmó que, si bien no se declara un seguidor del dictador, apoya la gestión del país llevada a cabo bajo la dictadura. La resonancia que el candidato derechista tiene en España no debe ser despreciable, mucho menos cuando compartió con el líder de Vox, Santiago Abascal, una reunión en 2019 y varias muestras de afecto reciprocas en Twitter, tal y como muestra el tweet del español.

José Antonio Kast | Fuente: Flickr
José Antonio Kast | Fuente: Flickr

En lo relativo a la otra orilla, el candidato izquierdista Gabriel Boric destaca por su juventud, apenas 35 años, y su aire renovador, una inexperiencia en la primera plana política que crea cierta incertidumbre sobre su posible presidencia. También es ese ímpetu por el cambio y la sanación de las heridas lo que le da un fuerte impulso electoral. Es, para muchos, un rayo de luz entre las oscuras nubes de la insensibilidad política. Tampoco está libre de polémicas el candidato natural de Punta Arenas, sin ir más lejos, en 2018 viajó a París, donde se reunió con uno de los condenados por el asesinato de Jaime Guzmán, senador de derecha. También se acusó a Boric de apología de la violencia tras la viralización de un video en el que se le regala una camiseta de Guzmán con una bala en la frente, tras esto tuvo que pedir disculpas e, incluso, visitó a la familia del asesinado para mostrarles su arrepentimiento. Fuera de sus polémicas, podríamos situarle en cierta consonancia con el movimiento de Podemos en España, ya que el propio Boric, en una entrevista concedida al diario El País en 2016, aseguraba que sus semejanzas se debían a la similitud de problemáticas entre ambos países: «Bipartidismo, consenso neoliberal, escaso recambio generacional, desmovilización de la sociedad, progresiva privatización de servicios básicos y derechos sociales».

Gabriel Boric | Fuente: Flickr
Gabriel Boric | Fuente: Flickr

Ambos candidatos han dejado claras sus posiciones en lo relativo al futuro de Chile, y serán los ciudadanos los encargados de decidir la senda a seguir. En la segunda vuelta, que tomará lugar el próximo 19 de diciembre, sabremos cuál de las dos orillas será la encargada de solventar los problemas de Chile y, mucho más relevante, si será capaz de construir los puentes que el país necesita.

Publicidad | Advertisement

2 Comentarios

Deja un comentario