Los artistas de la gentrificación

0
31

Los artistas de todas las ciudades que se trasladan a barrios más underground les dan un toque alternativo y cool, pero también los convierten en carne de cañón para inversores. Esto provoca una subida del precio de alquiler y la expulsión de las comunidades más humildes que vivían en estos barrios.

Las ciudades se hacen cada vez más inhabitables debido a la subida desorbitada de los precios de alquiler. Barrios como Malasaña en Madrid, Brick Lane en Londres o Brooklyn en Nueva York se convierten en víctimas del desregulado mercado inmobiliario. Estos barrios comenzaron a gentrificarse con la llegada de clases con poder adquisitivo.

Así sucedió con Brooklyn (Nueva York) que desde el siglo XIX habido sido un distrito marginalizado y poblado en su mayoría por libertos afroamericanos. A lo largo de este periodo, supuso una zona segura para las personas afroamericanas que vivían en Manhattan y eran acosadas. Hoy, Brooklyn se presenta como uno de los barrios más hipsters y más en alza entre la juventud neoyorquina. Ahora bien, lo que no se cuenta en las guías de viajes es que la población afroamericana que habitaba en Brooklyn desde el siglo XIX ha ido perdiendo espacios y ha sido echada por las clases más adineradas, pues su presencia ha revalorizado e incrementado los precios de alquiler. He aquí algunos ejemplos del antes y el después de Brooklyn:

Dos puertas en Brooklyn antes y después de la gentrificación ┃Fuente: El viajero fisgón
Brooklyn en los años 70 ┃Fuente: All That’s Interesting
Brooklyn en la actualidad ┃Fuente: El Viajero, El País

La popularidad de estos barrios no llega de forma casual, sino que es impulsada por clases no racializadas y con mayor capital económico y cultural, muchas veces se trata de la clase creativa de las sociedades. La llegada de estas personas con mayor poder adquisitivo podría interpretarse como una manera de hacer los barrios más interculturales, sin embargo, lo que ha generado es la expulsión de los residentes con ingresos más bajos y, por consecuente, su marginalización en barrios más periféricos.

«Estos lugares vecinales que fueron espacio de creación de cultura de barrio y cultura popular, pasan a ser meros espectáculos y shows mercantilizables para los turistas blancos y adinerados del mundo entero.»

Los artistas de todas las ciudades que se trasladan a estos barrios más underground les dan un toque alternativo y cool. Barrios que, a priori, estaban en decadencia o eran evitados pasan a estar en la vanguardia urbanística. Al aumentar su popularidad, el mercado inmobiliario invierte, especula y “aribnbiza” la economía, generando así, subidas desorbitadas del mercado de alquiler.

Otro fenómeno que también viene de la mano de la gentrificación es la turistificación de las zonas urbanas. Los habitantes de los barrios se ven obligados a marchar para ceder su espacio a personas que consumen, vienen y se van; “la clase flotante” como los denominó Javier Gil, investigador de la UNED. La “airbnbización” de la economía es fácilmente apreciable en barrios como Sol (Madrid), Eixample (Barcelona) o Santa Cruz (Sevilla); que ya cuentan con un 20% de sus viviendas publicadas en Airbnb. Ahora bien, no es un fenómeno que quede recluido en estos espacios más céntricos, sino que se expande constantemente. Actualmente, barrios como Embajadores o Malasaña (Madrid) también viven la airbnbización de sus calles.

En términos sociales, estos lugares vecinales que fueron espacio de creación de cultura de barrio y cultura popular, pasan a ser meros espectáculos y shows mercantilizables para los turistas blancos y adinerados del mundo entero. De tal modo, la cultura de las clases más humildes acaba o bien sumergida y marginalizada, o bien mercantilizada y apropiada por las clases más altas.

Las ciudades son dinámicas, eso es innegable, pero todas sus transformaciones dejan siempre en desventaja a los mismos grupos de personas: grupos afroamericanos, latinos, trabajadores, etc. La reconstrucción y resignificación de estos barrios agranda la brecha social en las ciudades y, por eso, la gentrificación y la turistificación de las capitales han de ser paliados y regulados por los políticos regionales y locales.

Ilustración Spike Lee Brooklyn ┃Fuente: The Black Soul World

Publicidad

Deja un comentario