Andorra: youtubers y streamers

0
711

Nueva oleada de streamers y youtubers que se mudan a Andorra para pagar menos impuestos

El pasado fin de semana, El Rubius, uno de los youtubers y streamers más importantes de España, anunció que se iba a vivir a Andorra. Junto a Rubius, se irán también Alexby11 y Aroyitt. Esta noticia incendió las redes sociales y las televisiones, que criticaron nuevamente a los creadores de contenido en masa de una manera lógica, pero deplorable por el uso de descalificativos, como hizo Isabel Rábago en Ya es mediodía, llamando  «gilipollas» a Lolito, creador de contenido de Fortnite.

Esta reacción por parte de los medios tradicionales no ayuda a concienciar y explicar que este tipo de comportamientos no se pueden tolerar. Muchos dirán que solo dos periodistas han criticado de manera poco acertada estas actitudes. Conforme. Pero la realidad es que el ser humano tiende a generalizar y meter a todos en un mismo saco, como ocurre con los jóvenes y la situación de la Covid-19. Por tanto, deberían cuidarse más las formas, informarse mejor para conocer el contexto e incidir en que esta práctica reprochable no es solo cosa de los creadores de contenido, pues también encontramos a deportistas como Arancha Sánchez Vicario o Jorge Lorenzo, o a empresas con filiales en paraísos fiscales, como el Banco Santander o ACS.

andorra-UE-paraiso-fiscal.jpg
En Andorra se paga un 10% en impuestos. | Fuente: Compromiso Empresarial

El contexto de Rubius es muy distinto al de otros streamers. Obviamente, una de las razones principales es la parte económica, no seamos necios, pero su caso no es el más significativo. Explicándolo en su directo, comentaba que se iba debido a que su núcleo social y familiar ya no se encuentra en Madrid. Rubius se pudo haber ido mucho antes a Andorra, pero no lo hizo porque primó esos núcleos.

Evidentemente, como nos comentaba la psicóloga Carmen Martínez, para tener una salud mental plena es necesario rodearte de los tuyos y llenar el tiempo con gente que te aporte. En el momento que eso no ocurre, puede generar una cierta inestabilidad emocional y en determinados casos puede producir serios problemas de autoestima en el individuo. Por ello, Rubius ha decidido rodearse de los suyos aun siendo una decisión poco ética ya que ese núcleo social eligió Andorra como destino, paraíso de los youtubers y streamers para evadir impuestos, y pagar en torno al 36-41% menos que en España.

Pero, realmente, ¿cuál es el verdadero problema de todo esto?

Estos creadores de contenido son vistos por millones de chavales que pasan su tiempo libre (o no) frente a una pantalla. Por ello, al final del día son ejemplos, modelos a seguir por jóvenes que están cimentando su cerebro (en su mayoría) para salir en un futuro al mundo laboral.

Decenas de streamers yéndose a Andorra fomentan que «si tienes mucho, intenta bajo cualquier método pagar menos para incrementar así tu bienestar personal» y afirmar que España «roba«, pero ¿quién se encarga de pagar el bienestar social? ¿El resto? La realidad es que para mantener infraestructuras públicas de garantía y potenciar servicios públicos como la sanidad, que se colapsó por falta de medios en la primera ola, es necesario pagar esos impuestos guste más o guste menos. 

16109616310786.jpg
El Rubius en directo. | Fuente: Twitch

A esto se le suma que Rubius comentó dicha decisión en directo, una actitud muy criticada debido a que se ha considerado una apología a la evasión de impuestos. Es cierto que, más pronto que tarde, se hubiera publicado alguna imagen de Rubius en Andorra, pero que lo afirme en directo no ha sido la mejor de las ideas.

El problema es que seguramente estos youtubers o streamers volverán a España y gozarán de muchas infraestructuras y servicios que se han pagado durante los años en los que ellos no han cotizado. Años muy complicados debido a la desastrosa crisis económica generada por la Covid-19 o por la gran nevada de este 2021. ¿Es justo? Claro que no. ¿Es un comportamiento ético? Ni mucho menos, pero es legal que al final es lo que interesa en un mundo donde impera lo personal a lo colectivo.

 

 

Publicidad

Deja un comentario