Dejen trabajar a Marta

0
300
Marta Ortega sonríe mientras da un paseo. | Fuente: Getty Images

La opinión de Adrián Pérez Ispizua

Tomar decisiones siempre es difícil y más en una empresa multinacional. Entran en juego la meritocracia, el enchufismo y otros muchos factores para poder llegar a lo más alto. Pero lo cierto es que tenemos que ser más (y mejores) críticos como sociedad y no llevar a cabo prejuicios injustificados y desmedidos.

El pasado martes conocíamos que Marta Ortega, hija de Amancio Ortega, fundador de Inditex, fue nombrada nueva presidenta de la empresa por parte del Consejo de Administración de Inditex. Un cargo que asumirá con efectos el próximo día 1 de abril de 2022 y sustituirá a Pablo Isla.

Publicidad

Tras la decisión llegaron las quejas, las críticas a la hija menor del empresario por haber ascendido por ser hija de. Lo cierto es que seguramente sea verdad. Pero ¿quién no aceptaría un cargo tan importante de su padre o de su madre tras 22 años en su empresa? Creo que todos. Y el que diga que no, me sorprendería mucho. Y además, cabe decir que ha sido asignada por la administración que esta compuesta por otros miembros más haya de su familia. Aunque, sí, conforme, es puro enchufismo.

Y, no solo eso, después de la designación también perdió más de 6.000 millones de euros, es decir, un 6% en Bolsa. ¿Casualidad? Permítanme que dude. Muchos de los inversores conocerán la empresa y creerán que no es una buena decisión. Pero estoy seguro que otros muchos habrán actuado movidos por el pánico provocado porque Marta Ortega, hija de Amancio Ortega, vaya a asumir el poder.

Y déjenme mal pensar y decir que influye en que sea por el hecho de ser una mujer. En que, simplemente por el hecho de serlo, sea responsable de esta pérdida tan escandalosa. ¿Acaso una mujer no puede tomar el control de una empresa multinacional? Por favor, estamos en el siglo XXI. Basta ya de tomar acciones y decisiones basadas en ideas neolíticas preconcebidas.

A partir del próximo día 1 de abril, veremos si Marta Ortega es competente y sabe dirigir esta multinacional. Si lo es y sabe dirigir este imperio, al igual de bien que su padre, será una gran noticia para España porque veremos a otra mujer más al mando de una de las empresas más importantes del mundo. Si no lo es, será una lástima y podremos decir que fue una elección equivocada basada en el enchufismo.

Hasta entonces, dejen trabajar a Marta. Toca esperar y dejar a un lado los prejuicios que tanto nos condenan como sociedad.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario