Claves para comprender el conflicto entre Marruecos y España

0
798

¿A qué se deben las imágenes que vimos en Ceuta la semana pasada?

Durante la última semana se ha abierto una crisis diplomática entre España y Marruecos, cuya consecuencia más notable ha sido la llegada masiva de inmigrantes a Ceuta y Melilla procedentes del Sur del Sáhara y el Magreb. En total, más de 8.000 personas han cruzado las fronteras de las dos ciudades autónomas españolas en el Norte de África. De los 8.000 inmigrantes que consiguieron traspasar la frontera – ya fuera por vía marítima o terrestre -, 7.000 han sido ya devueltos a Marruecos. Las autoridades de Ceuta están barriendo la ciudad Autónoma en busca de inmigrantes que hubieran conseguido burlar a nuestros agentes. Además, según confirman varias fuentes policiales al diario El País, los gendarmes marroquíes habrían estado permitiendo la entrada de decenas de inmigrantes abriendo la valla que separan ambos países.

Publicidad

La crisis política entre ambos Estados estalló cuando el Gobierno de España dio orden para traer al país al líder del Frente Polisario – Movimiento de Liberación del Sáhara Occidental –  Brahim Gali, enemigo del régimen marroquí. El Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, mostró su desacuerdo respecto a la acogida del líder del Polisario. Sin embargo,  La Ministra de Exteriores, Arancha González Laya, aprobó la medida. Brahim Gali habría contraído el Covid-19 y estaría en una delicada situación de salud, por lo que el Gobierno ha calificado este acto como «una cuestión humanitaria». 

Aunque este ha sido el detonante de la crisis, el conflicto entre España y Marruecos tiene un largo recorrido. Para comprender mejor lo ocurrido la última semana, es importante conocer los diferentes motivos que han contribuido a la crisis política. 

España y el Sáhara Occidental

Las ciudades autónomas Ceuta y Melilla, así como las islas Canarias y varios islotes situados en el estrecho, entre España y Marruecos, cuyo dominio es español, son un factor clave en esta batalla diplomática. Los territorios citados pertenecen a España desde hace más de cuatro siglos. Marruecos siempre ha reclamado la soberanía sobre ellos, puesto que estos se encuentran, geográficamente, en África. Durante décadas, ha habido un «tira y afloja» entre ambos países. Es destacable el Incidente de  la isla de Perejil, en el año 2002. El régimen marroquí decidió tomar ese islote de soberanía española, clave en la lucha contra narcotráfico y el tráfico de personas, en julio del 2002. El Gobierno del entonces presidente José María Aznar tuvo que enfrentarse a una difícil situación, que acabaría saldada con la intervención del ejercito español, varios detenidos y un herido leve. 

El Sáhara Occidental cumple un papel indispensable en el conflicto. El Sáhara Occidental perteneció a España hasta el año 1976, mismo año que fue ocupada por Marruecos, que envió a más de 60.000 personas, tanto civiles como militares, a la ex-provincia española, en la llamada «Marcha Verde». Desde entonces, el Sáhara Occidental, a manos del Frente Polisario, reclama un referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui que respalda la Organización de las Naciones Unidas. Pese a que el Polisario y Marruecos acordaron en 1988 la celebración de este referéndum, a día de hoy en Rabat se está lejos de aceptar la formulación de dicho referéndum, y por ello Marruecos mantiene su presión militar en el territorio ocupado. 

El Sáhara Occidental es rico en diversos minerales, fosfatos, gas y circonita; además, la pesca en sus aguas es muy rica. Por este motivo, no es de extrañar que el régimen marroquí se niegue a abandonar el territorio, pues sus recursos naturales le ofrecen una importante ganancia económica. 

Marruecos e Israel

A esto debe sumársele el conflicto palestino-israelí. Durante el mandato de Donald Trump, Estados Unidos ha mostrado su apoyo a Marruecos y ha reconocido su soberanía sobre el Sáhara. El equipo de Joe Biden mantiene esta postura. A cambio, Marruecos ha aceptado a Israel como Estado legítimo y soberano. Es importante tener en cuenta que Israel y los Estados Unidos son fuertes aliados. De este modo, Marruecos se ha aliado con dos potencias económicas y militares. 

Por estos motivos, la llegada en secreto de Brahim Gali, líder del Frente Polisario, a un hospital español para ser tratado por Coronavirus, ha provocado la ira del régimen dictatorial de Marruecos. Éste, a su vez, ha instado a su población civil a tomar Ceuta y Melilla, alegando que estas dos ciudades son territorio marroquí, no español, dejando imágenes desgarradoras como la llegada de menores de edad a suelo español por mar y la intervención de los CFSE y la Cruz Roja atendiendo a personas – muchas de ellas menores – desfallecidas por el cansancio, quebradas por el llanto provocado por la desesperación, y con síntomas de hipotermia, todo esto en tiempos de pandemia por Covid-19, que se ha llevado la vida de más de 3’47 millones de personas. 

Publicidad

Deja un comentario