Victoria de la izquierda en Honduras: ¿una reconfiguración política para la región?

0
510
Campaña electoral de Xiomara Castro | Fuente: BBC

 

La izquierda vuelve al poder en Honduras, uno de los países en Centroamérica que tradicionalmente han sido gobernados por una élite corrupta que se disfraza de ser de derecha y pro-libre mercado pero que en realidad sólo está aliada a redes criminales al tiempo que trata a los países como sus fincas.

Publicidad
Campaña electoral de Xiomara Castro | Fuente: BBC

El hartazgo en el así llamado “Triángulo Norte” de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador) es grande: alrededor del 70 por ciento de la gente vive por debajo del umbral de la pobreza en Honduras; en Guatemala ha habido más de 57.000 embarazos en niñas y adolescentes durante los primeros seis meses de 2021; y en el El Salvador se vislumbra una dictadura en donde el presidente, Nayib Bukele, ha querido deshacerse de cualquier oposición en el poder judicial a través de la destitución de sus principales integrantes.

Triunfo de la primera mujer presidenta de Honduras

Sin embargo, la reciente victoria en la contienda electoral presidencial el pasado 28 de noviembre en Honduras de la feminista Xiomara Castro, esposa del expresidente de izquierda Manuel Zelaya, supone un resquicio de esperanza para la igualdad y los derechos humanos en la región. Después de ocho años del gobierno autoritario de “derecha” de Juan Orlando Hernández, el cual estuvo teñido de escándalos relacionados con su supuesto nexo con el narcotráfico y crimen organizado en las sombras de la corrupción e impunidad, los hondureños votaron a ponerle fin a la miseria reflejada en los impagables precios de servicios y productos básicos así como a la violencia de las pandillas.

Ideología anti-derechos


A pesar de ello, el conservadurismo imperante en la región supone trabas para la agenda de Castro. Raíz de la falta de educación y la constante opresión de gobiernos autoritarios desde la creación de las repúblicas, éste representa un gran desafío para que las cosas mejoren. En definitiva, si bien Xiomara Castro logró llegar al poder por voto popular, producto probablemente del cansancio de la población hacia sus contrapartes, muchos ciudadanos la consideran una amenaza por representar “comunismo y aborto”, lo cual correlacionan directamente con elementos como la llegada del anticristo.

Nueva
No obstante, queda claro que ahora existe la incógnita de si la victoria de Castro representa una reconfiguración de las fuerzas políticas e ideológicas en Centroamérica, en este caso la izquierda. En los tres países con tradición neoliberal y de “derecha” (el Triángulo Norte) existe un gran hartazgo de los gobiernos de derecha al estar aliados al narcotráfico, al saqueo y desvío de fondos públicos, etc. Por ello, muchas personas, principalmente jóvenes, están exigiendo que ya no haya más gobiernos retrógradas ni corruptos y que la política deje de ser dominada por fundamentalistas religiosos.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario