David Rees: “Hemos demostrado que la cultura en estos momentos es un pilar fundamental para muchos en situaciones difíciles”

0
8

Conocido gracias a sus populares covers y temas en YouTube, el cantante publicó su primer disco, Amarillo, el pasado mes de junio. Hablamos con la futura promesa del pop nacional sobre su nuevo trabajo, sobre el sector de la música en tiempos de coronavirus y sobre la importancia de la salud mental. Descubrimos a David Rees.

De padres británicos pero nacido en Málaga, David Benjamin Rees, nombre completo del artista, ha logrado con tan solo 26 años hacerse un hueco en el panorama musical español. Creció en Zafra, estudió en Salamanca y ahora vive en Madrid, donde desarrolla su prometedora carrera musical. Bilingüe y creativo desde pequeño, para Rees el ukelele es una extensión de su brazo, instrumento que siempre podemos apreciar en sus canciones.

El joven lleva años subiendo versiones de canciones a YouTube, así como temas propios, pero fue el año pasado cuando se hizo viral por su tema De ellos aprendí, donde hacía un recorrido por las frases míticas de personajes de animación que habían marcado su infancia. La canción ya ha superado los 170 millones de reproducciones y desde que se publicó su éxito solo ha ido en aumento. Ha publicado un libro llamado El chico del ukelele y, tras cinco años de trabajo, por fin ha salido a la luz su primer disco: Amarillo. En él realiza un viaje conceptual alrededor de la esperanza, la luz y el buscar ayuda, como si los oyentes de su dulce voz fuésemos girasoles en busca de luz e inspiración.

Además, sin parar ni un segundo, el pasado 1 de octubre salió su nuevo sencillo, Haz las maletas, un proyecto realizado después de la publicación del disco, y el 25 de noviembre lanzó la canción Tu Sudadera, una emotiva historia de desamor convertida en canción de pop.

Pregunta: Cuando empezaste en este mundo, ¿te esperabas el éxito que has tenido?

Respuesta: Para nada, en este mundillo, o en cualquiera, nunca sabes hasta dónde puedes llegar o qué puedes llegar a conseguir. A veces cumples un sueño y cuando lo has cumplido, no te quedas ahí, tienes otro. En un primer momento, mi sueño era sacar una canción. Cuando saqué una canción, mi sueño era sacar un disco. Es una cosa que va evolucionando y, obviamente, lo puedes soñar desde un principio, pero nunca lo esperas. Esperas que se cumpla, pero es algo que está bastante lejos de la realidad de lo que puede pasar. Así que no, no me esperaba el éxito que he tenido. Sobre todo, porque va mucho más allá de lo que yo podría pedir. Yo puedo pedir vivir de la música o tener una carrera musical pero luego que una canción mía supere los 100 millones de reproducciones es algo que ni se me ocurriría pedir, es un éxito fuera de lo que cabía en mi mente.

P: ¿Cómo influyen tus raíces en tus canciones?

R: Mogollón. Yo he crecido en un ambiente muy musical y creativo, sobre todo desde pequeño con mi madre. Esto ha ayudado a que me apasione tanto crear, darle la vuelta a las cosas e intentar siempre superarme a ese nivel creativo, de letras y melodías y demás. También a nivel musical, de pequeño me inspiraban mucho canciones muy poperas como el disco de La oreja de Van Gogh El viaje de Copperpot. Yo creo que, sin duda, tienen influencia en mí.

P: Justo sacaste el nuevo disco en junio, después de la cuarentena, ¿cómo ha afectado la situación que estamos viviendo a la publicación del disco?

R: Muchísimo. En primer lugar, no se pudo terminar de grabar en persona, ya que yo iba a Barcelona a grabarlo. Tuve que comprarme un micrófono y grabar cosas desde mi casa. Tuve que hacer toda la comunicación con mis productores y demás de manera telemática, todas las reuniones por Skype y Zoom. También supuso retrasar el disco, que iba a salir en abril, pero al final no salió hasta finales de junio. Para mí no tenía sentido sacar un disco sin yo poder estar en físico, y más siendo mi primer disco. Si la gente no puede salir a las tiendas pues no tiene sentido que lo saquemos en físico, así que esperamos a que se pudiera salir.

P: ¿Cómo está afectando esta crisis sanitaria al sector de la música?

R: Muchísimo, como a todos los sectores, tampoco me gusta hacer más hincapié en este que en otro porque yo creo que todos los sectores al final están siendo muy afectados. Al mío, al que me toca, al de la música, podemos destacar el tema de los conciertos que yo creo que es lo que más nota la gente. La fuente de ingresos principal de muchos artistas (por suerte no es la mía, pero sí la de muchos compañeros) son los conciertos y ahora no se pueden hacer o los conciertos que se hacen son de aforos muy reducidos. A veces se hacen incluso sin ningún tipo de beneficio, simplemente por seguir dándole rueda a tus canciones y a tu música y también por dar trabajo a gente que lo necesita, que se dedican a ser personal de salas, de escenarios y cosas así. También está afectando mogollón a las producciones que se pueden hacer, a videoclips y a todo en general, pero eso es lo más destacado.

P: ¿Cuáles han sido tus inspiraciones para el disco?

R: El disco para mí ha sido un reto. Lo que yo quería hacer era llevar el ukelele a sitios donde la gente no lo había escuchado. Meter el ukelele en una balada, en una canción de reggaetón, en una canción fiestera de pop puro y duro. Quería llevarlo a todos los estilos que más me llenan, incluso al urbano. Para mí esas son las mayores inspiraciones, realmente no te podría decir un artista que me ha inspirado para hacer el disco, pero es un poquito de todo.

“Lo que yo quería hacer era llevar el ukelele a sitios donde la gente no lo había escuchado”

P: ¿Por qué Amarillo? ¿Qué representa este color para ti?

R: Desde hace varios años me acompaña el símbolo del girasol, es algo que está muy presente en mi vida. Es un símbolo muy amarillo y que me transmite mucha luz y esperanza. Tiene mucho sentido para mí hacer un primer disco conceptual en torno a este color porque creo que es un disco muy luminoso y brillante, no a nivel técnico, sino a nivel conceptual. Brillan mucho las canciones por cómo hablan y el lenguaje que se utiliza. El color para mí representa esperanza, luz y el saber buscar ayuda, si hablamos de un girasol.

P: ¿Cuáles han sido tus sentimientos en cuarentena de cara a componer? ¿Cómo la has vivido? ¿Has sentido algún tipo de presión por tener más tiempo para escribir?

R: Mis sentimientos en cuarentena han sido un poco montaña rusa, como para todo el mundo. No he sentido presión por tener más tiempo para escribir porque lo que hice fue valorar el tiempo que tenía. No podíamos hacer nada más y yo en mi bloc de notas tenía muchas canciones a medias o canciones ya terminadas pero que no estaban ni grabadas, eran para enseñárselas a mi discográfica o a mi manager. Entonces, decidí terminarlas todas y en el transcurso de la cuarentena terminé y grabé, en maqueta versión rápida, más de veinte canciones. Compuse alguna nueva, pero no sentí ninguna presión como si tuviese que componer el disco de mi vida. Me lo tomé con calma, lo hice porque era algo que llevaba posponiendo mucho tiempo y nunca tenía tiempo para hacerlo. Ahora que tenía tiempo, lo hice. Es como pasar a unos apuntes que tenías en sucio, pero con canciones, es un poco lo mismo.

David Rees | Fuente: Instagram @davidrees

P: ¿Por qué estudiaste psicología?

R: Porque me apasionan las personas y conocer cómo funcionamos y cómo pensamos, entender el mundo que nos rodea y las interacciones humanas. Fue también un poco por descarte. Tampoco tenía muy claro qué quería hacer, pero sabía que eso me gustaba. Entonces, fui por ahí y tuve mucha suerte porque en poco tiempo ya descubrí que era una pasión para mí todo lo que tiene que ver con la psicología.

P: ¿En qué momento tuviste claro aparcar tu carrera y dedicarte a la música?

R: Yo estaba en tercero de carrera y gané un concurso. Ese concurso me abrió la mente y pensé “si gano este concurso, igual puedo conseguir más cosas”. Ya estaba terminando, estaba como a la mitad del tercero. No quería aparcarlo ahí, quería terminar la carrera y luego ya dedicarme a ello, que fue lo que hice.

P: Ahora mismo estás más centrado en tu carrera musical, pero ¿te has planteado alguna vez dedicarte profesionalmente a la psicología?

R: Por supuesto que sí. Ahora mismo es algo inviable porque el tiempo que consume mi vida es lo musical pero no lo descarto ni mucho menos. Me parece una profesión preciosa. Yo siempre lo digo, el día que me canse de hacer música tengo la suerte de tener otra pasión, dedicarme a la psicología, y estoy seguro de que lo haría.

P: He visto en redes la visibilidad que le das a la salud mental, visibilidad que veo muy necesaria. ¿Cómo relacionas la salud mental con la música?

R: ¡Yo también la veo muy necesaria! Tampoco la intento reflejar siempre, pero sí tengo canciones que han partido de momentos muy duros para mí, relacionados con la depresión y con la ansiedad. Me gusta utilizar la poesía para transformarlo en una canción tan sencilla como mi canción Girasol, que habla sobre la depresión y sobre el saber buscar ayuda. También, es como un reto el pensar cómo puedo visualizar esto a mi manera. No siempre lo hago, pero cuando me da por ahí, me gusta.

“Me gusta utilizar la poesía para transformar la depresión y la ansiedad en canciones sencillas que hablan sobre el buscar ayuda”

P: ¿Hasta qué punto crees que puede ayudar la música en una situación difícil como esta?

R: Yo creo que mucho. El arte en general desahoga y evade mucho a las personas. Hemos demostrado que la cultura en estos momentos es un pilar fundamental para muchos en situaciones difíciles. A cada persona le ayudan cosas distintas, hay personas a las que les encanta la cocina, otras a las que les gusta leer, otras escuchar música… pero creo que toda la cultura en general es muy importante en tiempos como estos.

Deja un comentario