El Gobierno presenta los Presupuestos Generales para el año 2022

0
341

El pasado 13 de octubre, María Jesús Montero y Meritxell Batet expusieron los puntos principales de estos nuevos presupuestos en una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados

La pasada semana, el Gobierno presentó la propuesta de los presupuestos generales para el año 2022. En este artículo, repasamos las claves de dichas cuentas, así como las principales novedades respecto al año 2021.

No se debe olvidar que, por ahora, estos presupuestos solamente han sido presentados, no aprobados. En los próximos meses tendrán que superar una serie de trámites parlamentarios que, de cumplirse en tiempo y forma, llevarían a su aprobación y posterior entrada en vigor el 1 de enero de 2022.

Publicidad

Las claves

Estos presupuestos giran alrededor de tres ideas clave, que el Gobierno se ha ocupado de recalcar en su presentación. En primer lugar, son los presupuestos con mayor gasto público de la historia de nuestro país. Esta cifra sin precedentes está especialmente motivada por la llegada de fondos europeos que todos los países están recibiendo desde Bruselas para mitigar los efectos de la crisis posterior a la COVID-19. Por otra parte, como destacaba la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa, son unos presupuestos “con el foco puesto en los retos que no aceptan demora en nuestro país”, tales como el desempleo (con especial hincapié en el paro juvenil), las dificultades de acceso a la vivienda, el reto demográfico, el apoyo a las pymes y las mejoras en el sector público, entre otros.

Encontramos algunas diferencias más respecto a los presupuestos del ciclo anterior. Aumenta el gasto consolidado del Estado. El ingreso de fondos europeos también aumenta por las ayudas ya mencionadas. La mayor parte de estos fondos se destinará en política industrial, rehabilitación de viviendas, movilidad sostenible e impulso a pymes. Por último, el ejecutivo también prevé un aumento de los ingresos tributarios, es decir, un incremento en la previsión de recaudación de impuestos. Montero destacó que para finales del año 2022 esperaban contar con un déficit público del 5%, frente al 8,1% esperado para finales de este año.

¿Dónde se gastará el dinero público?

Tras conocer los pilares sobre los que se asientan estos presupuestos, pasemos a entender dónde, y en qué, se va a gastar cada euro de estos presupuestos durante el año 2022. A grandes rasgos, suben las partidas destinadas a todas las políticas generales de gasto. Destacan entre ellas las pensiones (que se llevarán 37 euros de cada 100 de estos presupuestos), el pago de deuda pública (6,6 euros de cada 100) y las ayudas por desempleo (casi 5 euros de cada 100). Es fácil identificar como los mayores problemas de la sociedad española (envejecimiento, deuda pública y desempleo), siguen minando una parte muy importante de estos presupuestos.

En lo que se refiere al empleo público, esta partida recoge una subida del 2% en el sueldo de todos los funcionarios y empleados del Estado, diputados incluidos. Destaca también un aumento sustancial en la inversión en educación, destinada en su mayor parte (44%) al pago de becas de diverso tipo. Las ayudas a la dependencia también salen beneficiadas en este nuevo modelo, con un 23% de subida respecto a 2021.

El gasto en la juventud, uno de los que más revuelo mediático ha levantado desde que se conocieran estos presupuestos, también crece de forma considerable, con dos medidas muy concretas. Por un lado, el bono cultural de 400 euros para todos los jóvenes que cumplan 18 años; y por otro, el bono de alquileres de 250 euros, una aportación mensual con la que el gobierno pretende mitigar las dificultades de muchos jóvenes españoles para acceder a la primera vivienda.

¿Qué hay de los ministerios?

En el reparto por ministerios, el importante peso de las pensiones coloca a la cartera de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en lo alto de la tabla, con un gasto de más de 33.000 millones de euros. Le siguen Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, con algo más de 13.000 millones (seis de los cuales provienen de ayudas europeas); y Defensa, con una cifra superior a los 10.000 millones.

Cultura y Deporte e Igualdad siguen ocupando las últimas posiciones en la tabla de gasto, aunque su inversión aumenta en un 48 y en un 14%, respectivamente.

El ministerio más beneficiado por estos presupuestos es el de Industria, Comercio y Turismo, la gran apuesta del Gobierno para revertir y/o frenar los efectos de una posible crisis económica, con más de un 80% de aumento en su partida respecto al año anterior. Sin embargo, volvemos a ver cómo buena parte de este incremento se soporta gracias a la gran aportación de los fondos europeos. Esta es una tendencia repetida en varias carteras: los ministerios cuyas dotaciones crecen en mayor medida suelen ser también los más beneficiados por el reparto de los fondos comunitarios.

Por último, el ministerio de Trabajo y Economía social ocupa la primera posición de un ranking menos honroso. Pierde un 64% de su inversión respecto a 2021, y su partida queda en los 2278 millones, a la altura de ministerios como Justicia o Sanidad (que también recibe un 17% menos de fondos).

¿Qué podemos esperar?

Con todo, se espera que estos presupuestos superen los distintos trámites y de ser aprobados, entren en vigor el 1 enero de 2022. Si esto no fuera así, la ley de nuestro país recoge que los presupuestos del ciclo anterior pueden prorrogarse. Sin embargo, esta práctica, repetida en varias ocasiones en la última década, sería especialmente problemática en este año, pues sería muy difícil justificar la aplicación de los presupuestos de 2021 con la nueva situación económica del país, y lo que es más, con 27000 millones de euros llegados desde Europa de por medio.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario