‘Los espabilados’, la serie que muestra que hay vida más allá de la enfermedad

0
975

Tras 10 años del éxito de Pulseras Rojas, Albert Espinosa vuelve a conquistar nuestros corazones con un nuevo drama dirigido por Roger Gual para Movistar+

La serie producida por Dynamo Audiovisual que recién se estrenaba el 29 de Enero está basada en la novela Lo que te diré cuando te vuelva a ver, escrita por el mismo Espinosa. A pesar de que cambios significativos atraviesan la trama de la historia, la esencia de un libro lleno de superación, amor propio, y sobre todo verdad en sus personajes nos traslada del mismo modo hasta las puertas de un psiquiátrico donde nos reciben un grupo de espabilados.

Publicidad

«Bienvenido a la isla de los locos, donde tantos niños han sido encerrados injustamente en el mundo por culpa de un adulto ‘estropeado’«. Con esta declaración de intenciones, se nos presenta a un grupo de cinco jóvenes que consiguen escapar de un centro psiquiátrico para conseguir alcanzar la ansiada libertad. Más allá de sus diagnósticos clínicos, Mickey L’Angelo (Álvaro Requena), Yeray (Marco Sanz), Guada (Sara Manzano), Samuel (Aitor Valadés) y Lucas (Héctor Pérez) se embarcan en un viaje por Europa para encontrar al hermano de uno de ellos, superando las trabas que impone una sociedad que a sus ojos es la que está verdaderamente enferma. 

Si quieres formar parte de este grupo de espabilados debes seguir una serie de normas:

Los ‘espabilados’ en el rodaje en Barcelona | Fuente: Comunicación Movistar Plus

Norma número 1: No nos etiquetes

“Esta serie es un homenaje a los chavales que ahora están ingresados en centros psiquiátricos y no han podido firmar estar ahí”. Con estas palabras ha definido Albert Espinosa, Los Espabilados, un rompeolas de emociones que ha concluido este pasado 12 de febrero con los dos últimos capítulos y un final casi espiritual. La serie, que consta de siete capítulos de apenas 25 minutos, es un campo de batalla que entrelaza las tragedias del pasado con las tragedias del presente; desde la guerra, la pérdida, el acoso escolar hasta la transfobia, la soledad, el miedo a lo diferente o la infelicidad que se esconde tras una promesa de oro.

Albert Espinosa, en el rodaje de la serie | Fuente: Comunicación Movistar Plus

El desarrollo de los personajes y los problemas que tienen que ir superando va más allá de las enfermedades mentales, un tema tabú en una sociedad que juzga y no empatiza, y que podemos ver reflejada en personajes como Izan (Miki Esparbé) un detective privado contratado para buscar a niños perdidos.  

Norma número 2: Habla con un espabilado (entrevista a Sara Manzano)

La única representación femenina de este grupo de chalados es Guada, una adolescente que se encuentra a instantes de salir del psiquiátrico y que cuenta además con una discapacidad funcional. En su primer gran proyecto cinematográfico, la joven actriz catalana nos cuenta sobre cómo fue ponerse en la piel de este personaje, o en su caso en la silla, y la experiencia que supuso grabar esta serie bajo la tutela de Roger Gual y Albert Espinosa. 

 

 

Pregunta: ¿Cómo llegó a tus manos esta gran historia?

Respuesta: Pues yo estoy en una agencia y mi representante me envió el casting. Pensamos que era un gran proyecto y de cabeza me apunté. Recuerdo que había más de 100 niñas y yo me preguntaba qué hacía allí (ríe). Pero después de hacer la primera presentación me metieron en una sala donde estaban Albert y Roger, y me pidieron hacer una improvisación. Eso me animó a pensar que no lo había hecho mal.

P: Cuéntanos un poco como fue el proceso de grabar la serie…

R: Grabar la serie fue una experiencia brutal. A parte de que tus compañeros son de tu misma edad, es una oportunidad única para hacer lo que te gusta y disfrutarlo al máximo. Además, todo el equipo es maravilloso y desde el primer momento nos sentimos muy acogidos y nos han tratado súper bien. El rodaje fue divertidísimo. No se siente como un trabajo, simplemente hacer algo que te encanta.

P: El guion está además escrito por el mismísimo Albert Espinosa. ¿Cómo fue trabajar con él? ¿Os ayudó mucho tenerlo cerca a la hora de meteros en el personaje?

R: Albert estuvo con nosotros durante todos los ensayos. Tuvimos un mes previo al rodaje para ensayar y él estaba siempre con nosotros. Hubo incluso un día que nos trajo unos papeles con la historia de nuestros personajes para que pudiéramos tener un poco más de información sobre ellos. 

P: Tu personaje tiene una discapacidad funcional que le obliga a estar en silla de ruedas. ¿Cómo te preparaste el personaje? ¿Te ha cambiado la perspectiva hacia las personas con movilidad reducida ?

R: La suerte de haber hecho un papel como el de Guada es que me ha dado la oportunidad de ver el mundo desde el punto de vista de una chica en silla ruedas. Ahora soy mucho más consciente de las dificultades a las que se enfrentan diariamente. De hecho, en los ensayos ya iba en la silla de ruedas para acostumbrarme un poco, pero tampoco fue extremadamente difícil. 

Guada a punto de salir del psiquiátrico | Fuente: Comunicación Movistar Plus

P: ¿Y el pelo azul…?

R: Jajaja me mandaron teñirme el pelo. Me acuerdo que Roger vino un día y me dijo que me iban a teñir el pelo de azul. Yo con mis 13 años estaba encantada, aunque se me ha estropeado un poco el pelo. Pero merece la pena.

P: También habéis participado en el videoclip de la banda sonora de las serie Los espabilados, ¿cómo fue trabajar con Alfred García y grabar el video?

R: Fue súper guay la verdad. Somos todos una gran familia y es siempre un placer trabajar con mis compañeros y con el equipo. Trabajar con Alfred fue flipante. Todo este proyecto ha sido surrealista. 

P: ¿Qué es lo que te ha enseñado esta serie? ¿Alguna escena que te gustara especialmente grabar?

R: Todo, todo es un aprendizaje. Como persona también creces porque estás trabajando codo con codo con la gente. Una de mis escenas favoritas fue en el capítulo cuatro en una piscina, porque fue un momento donde a los espabilados se les veía felices, y eso era un poco nosotros mismos y cómo nos sentíamos en ese momento.

P: La serie nos enseña muchas lecciones de vida y habla sobre muchos temas que son tabú en España como las enfermedades mentales. ¿De qué manera crees que la serie puede ayudar a cambiar la percepción errónea que se tiene de estos niños?

R: Yo creo que es precisamente la esencia de esta serie. Mostrar con naturalidad las enfermedades mentales, y que muchos niños son encerrados injustamente sin poder elegir.

P: ¿Qué es lo que les espera ahora a los espabilados? ¿Hay posibilidad de una segunda temporada?

R: Creo que aún queda mucha historia por contar. No sé mucho. Solo sé que la segunda temporada está escrita. 

P: Dime tres razones por las que la gente debería de ver la serie

R: Bueno principalmente porque es un tema tabú que necesita ser hablado y escuchado. Segundo porque es una serie que habla de adolescentes y nosotros los actores también lo somos. Y por último, porque es una serie brutal. Es muy bonita y te enseña muchísimas cosas. Además, es súper divertida y te lo pasas muy bien con los espabilados

Norma número 3: Comparte tu locura

Todo grupo necesita una canción para poder poner cuando huyes a cámara lenta de las autoridades que te persiguen, y es que Los espabilados cuenta una banda sonora de ensueño. 

Tras un año de descanso, el cantante catalán Alfred García ha vuelto al mundo de la música con la honestidad y la pureza que caracterizan a sus letras. Con Los espabilados, Alfred se estrenaba el 15 de enero como compositor de una canción original de una serie y formando parte de una banda sonora. El videoclip ha sido rodado en El Prat De Llobregat y en él participan los actores protagonistas de la serie. Su guion fue escrito por Albert Espinosa, Alfred García y el director de cine australiano Geoffrey Cowper, quien además se ha encargado de su realización. 

El cantante, que ha sufrido en sus propias carnes la dureza de una depresión, ha compartido en numerosas ocasiones su total admiración por las historias de Espinosa y la emotiva historia que se encuentra tras esta perfecta colaboración artística.

 

Norma número 4: Los que no saben convivir no deberían vivir

En Los espabilados se escuchan palabras como «chalado«, «normal» o «tarado«. Se cuentan problemas reales a los que nos enfrentamos diariamente los seres humanos y que nos llevan a la más profunda reflexión. Y es que la historia que cuenta el escritor, también forma parte de una realidad. “Tenía muchas ganas de contar algo que vi en el hospital cuando tuve cáncer; en la planta de arriba había un grupo de chicos que se hacían llamar Los espabilados y se escapaban continuamente”, comentaba recientemente el escritor de Pulseras Rojas.

Solo hay que quitarse la venda de los ojos para mirarlos como lo que son: niños, muy espabilados, pero niños al fin y al cabo; con sentimientos, metas, frustraciones, ilusión, pero sobre todo con mucha humanidad. Las personas somos más que un diagnóstico, un género o una profesión, y Albert Espinosa, siempre desde el más absoluto respeto, capta esto a la perfección.

Esta serie es para los adolescentes lo que un caramelo es para los diabéticos: un chute de energía.

Seamos más espabilados.

Publicidad

Deja un comentario