¿Puede el streaming acabar con la televisión?

El streaming crece sin detenerse para atraer a millones de jóvenes de todo el mundo que cada día se alejan más de las fórmulas de ocio tradicionales

0
1022

Si 2020 fue el año de despegue de las retransmisiones en directo, 2021 está siendo el año de romper todos los récords. El 11 de enero, David Cánovas Martínez, más conocido por como TheGrefg, realizó el streaming más visto de la historia de Twitch. El youtuber murciano hizo un directo en la plataforma para presentar su skin personalizada del videojuego Fornite y llegó a reunir a 2.468.668 usuarios al mismo tiempo. Una hazaña sin precedentes, ya que el récord anterior de más espectadores simultáneos en un mismo directo realizado por un individuo únicamente pertenecía al estadounidense Ninja con 667.000 viewers.

Publicidad

“La velada del año”

Pero la semana pasada la burbuja volvió a reventar. Ibai Llanos, quién ya no necesita presentación, congregó a gran parte del panorama de youtubers españoles para nada menos que ver como 6 personas se pegaban delante de todo el mundo. El evento llamado “La Velada del Año”, consistió en 3 combates de boxeo no profesional que enfrentaron a los 6 creadores de contenido españoles. Los combates fueron Reven contra ElMillor, Future contra Torete y Mister Jagger contra Viruzz. En sus 4 horas y media de directo, la velada tuvo cerca de 20 millones de espectadores. La audiencia media fue de 1.080.107 viewers y la máxima fue de 1.544.289 durante el combate de Reven y ElMillor. De esta manera, se ha convertido en el segundo streaming más visto de la historia por detrás del que hizo TheGrefg en enero.

La revolución del streaming

¿Qué tienen estas retransmisiones y estas personas para convocar a millones de chavales delante de su ordenador? La repuesta es muy simple: los streamers hablan con sus seguidores y hacen lo que estos les piden. En cada directo los usuarios pueden hablar e interactuar entre ellos y con la persona que esta retransmitiendo. Son personas jóvenes,entre 20 y 35 años que se dirigen a un público desde los 12 a los 30. Además, explotan las redes sociales. Todos ellos utilizan Instagram, Twitter y TikTok para promocionar sus vídeos o directos y hablar con sus seguidores. Los espectadores quieren ver a sus youtubers favoritos hacer algo divertido, ellos les hacen caso, se divierten haciéndolo y los seguidores viéndolo, así de fácil.

El futuro del streaming se augura muy positivo y por lo tanto, aún tiene mucho potencial de crecimiento. Pero si las plataformas como Twitch continúan creciendo, esto supondrá una amenaza para otros medios y cuando digo otros me refiero a la televisión. La gente joven cada vez consume menos programas televisivos, solo se salvan losinformativos y algunos reality shows. Y si la tendencia continua de esta manera, la televisión seguirá perdiendo audiencia, por lo que es necesario un cambio. El problema de la televisión es su unilateralidad, solo hay un canal de salida y no uno de vuelta en el que los espectadores puedan decir que piensan, que quieren o simplemente comentar. Esa es una de las razones por las que cada vez mas personas prefieren el streaming.

Crisis de la televisión convencional

Además, también están Netflix, HBO, Amazon prime o Movistar +, y muchas más que hacen competencia a la televisión. ¿Cuántas veces habremos dicho “hoy no echan nada en la tele”? Esto se ha acabado. ¿Para que vas a ver una película o una serie que no te termina de convencer en la televisión convencional, cuando puedes ver lo que quieras,cuando quieras y sin anuncios desde cualquiera de estas plataformas? La tecnología evoluciona, así como las fórmulas de ocio, y los medios tradicionales deben adaptarse a esta revolución para garantizar su supervivencia.

Obviamente las cifras de Twitch o YouTube siguen estando muy lejos de los números de la televisión, pero cada día se reducen un poco más. Sin embargo, si miramos lo que cuesta hacer cada cosa hay un claro vencedor en esta batalla. En un lado tenemos inversiones multimillonarias de las productoras televisivas para hacer programas espectaculares que atraigan un gran público. Y en el otro, los pocos miles de euros que cuesta un ordenador potente, 3 pantallas, un micrófono, unos auriculares y 3 cámaraspara grabarse. Es la realidad, los streamers no utilizan mucho más y consiguen audiencias de libro Guinness.

La televisión debe luchar por no perder a ese público más joven que en unos años seránsus principales consumidores potenciales. Mientras tanto las plataformas de streamingvan a continuar creciendo seguramente y quién sabe de qué manera evolucionaran. A lo mejor en 5 o 10 años vemos a Ibai presentando sus propios informativos. En resumen, el interés del consumidor debe tenerse en cuenta más que nunca en la generación con más alternativas audiovisuales de la historia. Porque si un producto no nos gusta buscaremos otro en la competencia, ya sea en canales de televisión, o plataformas de series y streaming.

Publicidad

Deja un comentario