Un lugar más allá de Madrid

0
549

Parece ser que los medios nacionales se han tomado a rajatabla las declaraciones de Díaz Ayuso y para muchos Madrid es España dentro de España. De hecho, hay veces en las que te hacen replantear la realidad en la que vives llegando a ser todo un tanto perturbador. Como si de un capítulo de Black Mirror se tratase, he llegado a pensar que era madrileño. Aunque creas que una borrasca de nieve está travesando todo el país, es mentira, esa borrasca solo está en Madrid. Aunque creas que el 8-M se celebra en toda España, te equivocas, solo es en Madrid. Solo en Madrid hay gente que se salta las medidas COVID, solo en Madrid hay revueltas por Pablo Hasél, a no, en Barcelona también. Bueno, en Barcelona solo hay contenedores ardiendo.

Publicidad

En cualquier edición de los informativos nacionales, ya sean de canales públicos o privados, solo salen madrileños hablando. La gran mayoría de los totales son de madrileños, siempre en la calle Preciados o con el Retiro de fondo. La mayoría de las noticias culturales siempre son en Madrid, esa nueva exposición de arte o el preestreno de una película. Parece que no hay más cultura que en la capital, parece que solo pueden opinar los madrileños. La descentralización de las noticias es urgente, si no se toman medidas puede que todos acabemos defendiendo que vivimos a la madrileña.

Los temas deben de salir de la calle, de la conversación con la ciudadanía y el periodista no puede quedarse en lo cómodo

El periodismo, entre todas sus funciones, tiene la gran responsabilidad social de acercarse a lo que le pasa a la gente común, a la gente de a pie, sea de donde sea. Los temas deben de salir de la calle, de la conversación con la ciudadanía y el periodista no puede quedarse en lo cómodo. Las redacciones y las emisiones de los principales medios del país se encuentran en la capital y eso ha provocado que lo más sencillo y rápido sea preguntarse por los problemas y por la vida de los madrileños. Aunque es cierto que en RTVE los centros territoriales hacen una función esencial en la elaboración de noticias y con las ediciones del telediario territorial, en las ediciones nacionales se sigue percibiendo un sesgo a favor de lo que sucede en la capital, sesgo que aumenta aún más en los canales privados.

Un claro ejemplo se puede apreciar en la intensa cobertura que se da a las celebraciones regionales madrileñas como las fiestas de San Isidro. Este fenómeno se puede ver también con el día 23 de abril, donde las noticias se centran en la celebración del Día del Libro y de la Diada de Sant Jordi dejando completamente al margen los actos por el Día de Aragón o el Día de Castilla y León. Así, también se debe admitir que toda la atención no está solo en los madrileños, sino que dejan hueco a los catalanes y sus cosas.

De hecho, es en los informativos de algunas cadenas privadas donde este centralismo informativo se mezcla con el sensacionalismo. De este modo, las noticias de Madrid solo se mezclan con noticias insustanciales sobre sucesos apoteósicos de atascos de trenes en China o de niños atrapados en lugares extraños. Así, se convierten en telediarios que dejan de lado su labor social y didáctica para centrarse en conseguir una mayor audiencia apelando a lo sorprendente y morboso.

Pérez Tornero, el recién incorporado presidente de RTVE, ha asegurado que abrirá una consulta ciudadana para que el ente sea una «plaza pública». Espero que este tipo de medidas saquen a la luz la necesidad de unos informativos que reflejen las diferentes realidades que vivimos en España y que el telediario sea un lugar de encuentro donde un canario, un gallego o un extremeño se sientan identificados. Un lugar donde entender todo lo que nos une y todo lo que nos diferencia, un lugar más allá de Madrid.

Publicidad

Deja un comentario