Gianna Velarde: «El Rally es una carrera que se parece mucho a la vida. Te vas a caer, muchas veces»

3
76

Piloto oficial de Honda Perú y primera mujer peruana en participar en el Rally Dakar

Gianna Velarde es una de las 17 mujeres en participar en el Rally Dakar 2019, convirtiéndose en la primera mujer peruana en participar en la categoría motos. Con un inmenso espíritu de lucha y voluntad, ha superado muchos retos que la definen como deportista y persona hoy en día. A los quince años fue diagnosticada de cáncer en los ganglios en estadio III, y ese fue solo uno de los primeros obstáculos que tuvo que superar en la carrera de su vida.

Publicidad

Pregunta: ¿Qué sentiste cuando supiste que ibas a ser la primera mujer en representar a Perú en el Rally Dakar?

Respuesta: Bueno, recibí el orgullo de ser la primera mujer peruana en correrlo en la categoría de motos. No me di cuenta al principio, del peso que conllevaba representar a mi país. Primero, representar a mi país, y además, siendo mujer, en una carrera tan complicada. A medida que empecé a desarrollar la campaña de publicidad, recibí tanto apoyo (como no), me sentí cómoda. Nunca sentí presión por la carrera, pero sí por los comentarios negativos y lógicos al ser mujer, machistas. Uno se expone a recibir tanto el cariño como el repudio o el rechazo de la gente, pero nunca lo relacioné al peso o de ser la primera mujer, simplemente por ser yo una deportista.

P: Relacionado a la “carrera de la vida”, aquellos logros o pequeños momentos que son también importantes, ¿crees que haberte quedado en la tercera etapa de la carrera cambió tu filosofía de vida?

R: Yo creo que sí. Había entendido erróneamente que, si una persona pide o busca algo con mucha fuerza, esfuerzo y trabaja por ello, lo consigue a la primera. Estaba tan convencida de que iba a terminar el Dakar, que era como mi “destino manifiesto” terminarlo. Había superado lo de la clavícula, estaba estudiando y trabajando, superé muchas cosas. Cuando no lo logré, fue un golpe muy duro, pero me hizo chocarme con la realidad. La realidad de que no siempre se logran las cosas a la primera y que aquellas que valen, cuestan.

Si hubiese terminado el Dakar no hubiese aprendido la lección.  Hoy en día me está ayudando a lograr mejores cosas e incluso más grandes, esos nuevos retos. Pero sí, si me vuelves a preguntar después si voy a volver a correrlo, por supuesto que lo voy a volver a correr.

“Nunca sentí presión por la carrera, pero sí por los comentarios negativos y lógico, al ser mujer, machistas”.

P: ¿Crees que esta meta u “obsesión” por terminar el Dakar pudo haberse prevenido? O mejor dicho, ¿harías las cosas de igual manera?

R: Es curioso que menciones la palabra «obsesión», porque efectivamente, al principio el Dakar para mí eso fue. Algo que aprendí, que fue uno de mis errores, es que estoy acostumbrada a hacer las cosas sola porque me gusta el reto. Me gusta admitir que puedo lograr las cosas si pienso que nadie las puede hacer mejor que yo.

Pero eso es un error. Como se dice, “el que mucho abarca, poco aprieta”. Es natural equivocarse, no solo es un comportamiento humano, los animales la primera vez que intentan cazar algo seguramente fallan. Cometes muchos errores cuando te obsesionas, y piensas con los sentimientos, y el Dakar es una carrera para utilizar la cabeza. En mi próximo Dakar recibiré el apoyo de muchas personas. Es importante rodearse de gente que te quiera ver triunfar, porque cuando tú tienes una meta, tú tienes que pensar que tu objetivo no es el resultado, sino es luchar por lo que quieres cada día.

Superación personal y física

P: Para seguir luchando, tanto por tu salud como por tus sueños, ¿quiénes fueron las figuras o personas que te mantuvieron de pie?

R: Mi madre, ella siempre ha sido una figura de mujer resiliente que pone un objetivo y lo cumple. No importa el sacrificio o los obstáculos. Fue siempre muy exigente y además, de las primeras personas que se puso en contra de la moto. Como buena niña rebelde, le tenía que dar la contra. En ese sentido, ella no era solamente un ejemplo, también era un reto. Hizo que quisiera llegar tan lejos en el mundo de las motos.  No en nivel competitivo, pero a nivel de “es mi objetivo, lo voy a conseguir”.

P: Esta caída que tuviste dos meses antes de la carrera supuso para ti muchas pruebas, este esfuerzo que demostraste, ¿crees que estuvo influenciado por las ganas de superarte a ti misma?

R: Sí, y también para llevarle la contraria a muchas personas. Cuando me rompí la clavícula, pocas personas se enteraron.  Lo mantuve en secreto por un tema de mis auspiciadores. Me dijeron que me presentara, saludara y me retirara, para mí, eso era un chiste. Me puse un régimen super estricto alimentación, entrenamiento y logré correrlo.

Corrí el Dakar en buenas condiciones, no las mejores. No me hubiera derrotado físicamente, si es que no hubiese tenido tantos problemas mecánicos. Lo que a mí me encanta del Rally es que es una carrera que se parece mucho a la vida. Te vas a caer, muchas veces, incontables. Y lo que realmente importa es cuántas veces te levantes, cuántas veces tú digas “esto no me va a derrotar”. Esa caída, esa ruptura de clavícula, no me iba a detener.

P: ¿Qué recomiendas para todos aquellos jóvenes que sienten que no lograron alcanzar todo su potencial?

R: Que no se apresuren, las cosas tienen que tomar tiempo. A veces, se piensa que como todo es rápido e inmediato, que todo debe ser así. Hay mensajes y lecciones que tienen que demorar, todos tenemos un «Dakar», tiene que pasar un proceso y no desesperarse. Disfrutar del camino y evitar enfermarse con el resultado de ese camino. Es mejor no pensarlo, emocionarse sobre el mañana, vivir sin estresarse pensando «¿Hasta dónde vamos a llegar?». Disfrutemos todos los días, aprendamos y seamos cada día mejores personas.

Prejuicios y feminismo

P: En tu TedTalk de julio mencionas que muchas puertas de auspiciadores se cerraron. ¿Crees que fue algo relacionado a ser mujer? ¿Todavía como deportista ves que hay una desigualdad evidente?

R: Sí hay. Hay una brecha debido a que cuando eres mujer la media de pilotos hombres que también han corrido en el Rally Dakar, me decían «Oye, ¿es más fácil para ti al ser mujer? Considerando tu historia y tu físico», no es más fácil porque tienes más presión por cumplir con las expectativas de los auspiciadores y el público.

Ser mujer no pone las cosas más fáciles, quizás da una ventaja comparativa en cuanto a que la gente siempre le gusta la «chica que monta moto», sin embargo, cuando eres hombre en este deporte, es más fácil recibir el respeto. En el mundo deportivo, lamentablemente, no se ha alcanzado y se siguen viendo a las mujeres como si fuésemos «anfitrionas», no se respeta la opinión por las experencias vividas. Pienso que hay ventajas y desventajas al ser hombre o mujer en el mundo deportivo.

“Lamentablemente, no se ha alcanzado y se siguen viendo a las mujeres como si fuésemos anfitrionas”.

P: Ya que mencionas que muchas personas creían que te habías ganado el puesto por tu cara e historia de superación, ¿crees que hubiese pasado lo mismo si no fueses mujer? Es decir, misma historia, pero siendo hombre.

R: El problema es que hay excusas autocomplacientes, como que una mujer tiene un montón de auspiciadores, por su historia, porque es simpática y cuenta chistes buenos. Es una excusa mediocre basarse en eso. Si uno realmente es inteligente y se pone objetivos se puede conseguir, no importa quién seas. Ese es el gran problema que tenemos los deportistas, más que todo acá en Perú, estos discursos autocomplacientes son los que no llevan a ningún lado a la sociedad.

Hay que aprender a hablar en cámara, a hacer buenos diálogos, llevarte bien con los medios de comunicación, es buscar diferenciarse. El mundo ha evolucionado y ya no importan mucho los resultados, importa el esfuerzo para lograr los objetivos.

Vida y actualidad

P: ¿Cómo hiciste para compaginar tus estudios con el entrenamiento? ¿fue un proceso muy difícil o tuviste el apoyo necesario?

R: Fue un proceso muy complicado, combinar los estudios, el deporte, el trabajo; sacrificas muchas cosas como tu vida social y de pareja. Debes tener un régimen de comidas y aprender a cocinarte. Es difícil compaginar, pero no imposible. Diariamente puedes priorizar en algo.

P: ¿Y con la vida profesional?

R: Yo me dediqué al rubro de la minería. La mayoría de mis trabajos de joven estaban relacionados. Me encanta tanto como la moto, y aproveché esta cuarentena para entender y aprender qué es lo que quiero para mi vida profesional, es hora de “rumbar de nuevo el coche” y encontrar un trabajo que se pueda compaginar con mi vida deportiva.

Gianna Velarde cinco meses después de la ultima vez que monto en moto por las restricciones de la cuarentena /Fuente: Instagram @gianna.velarde

“Sacrificas muchas cosas, como tu vida social y de pareja”.

P: Ya que mencionas la cuarentena por la crisis sanitaria, ¿seguiste conduciendo o tuviste que cambiar drásticamente tu rutina de entrenamiento?

R: Mi rutina de entrenamiento cambió drásticamente. De hecho, yo ya me había programado para correr un Dakar el próximo año. Sin embargo, justo cayó la cuarentena y toda mi rutina, mi plan de trabajo, mi ritmo de entrenamiento fuerte. Entrenaba seis horas al día. Cambió radicalmente. Al principio fue muy estresante, como todo el mundo que no podía salir, pero a la vez también fue un alivio porque pude «pararme y detenerme» a ver otros aspectos de mi vida que también había dejado un poco abandonados y que quería seguir desarrollando.

P: Ya que cumpliste tu objetivo de ser la primera mujer peruana en competir en el Rally Dakar, ¿cuál es tu nuevo sueño?, ¿tus nuevas metas e ideales para el futuro?

R: Seguir trabajando en mí misma y cultivar el valor y la fuerza. Darme cuenta de que soy capaz de lograr muchas cosas, además de perder el miedo. Me ha restaurado mucho la confianza. También agarrar el ritmo deportivo y combinarlo con las ganas de trabajar y crecer.

P: Finalmente, ¿qué le dirías a la Gianna de 15 años?

R: Yo le diría a esa persona de ahí…siempre lo he pensado, qué me diría a mí misma. Si me viese como la Gianna universitaria, la hija, la hermana, la dueña de gatos. Le diría que se tome las cosas con calma, que no se estrese pensando en el resultado, que no se estrese pensando en qué va a pasar. Simplemente que aprenda y que todos los días esté atenta y receptiva. Porque cada persona que conocemos, cada situación que vivimos nos enseña algo, y a veces estamos tan enfocados en el resultado o el final del camino que no disfrutamos y no aprendemos nada porque estamos muy estresados y eso es algo que te impide a ti crecer.

Le diría que se relaje un toque, que le “baje un cambio” y que simplemente fluya, ¿no?, porque de las cosas que planeamos de acá a cinco años pueden ser que sean muy diferentes a lo que realmente nos sucedan. Yo hace cinco años jamás hubiera pensado que correría en Dakar, jamás había pensado que hubiera vuelto al ruedo. Hay muchas cosas que pueden cambiar. Entonces, sí eso es lo que yo le diría.

 

Publicidad

3 Comentarios

  1. Muy buena entrevista, hubieron partes muy interesantes, como cuando le mencionaste sobre su obsesión con el Dakar, jaja fue como muy acertado y ella misma te hizo ver que era una palabra que le llamo la atención.
    Éxitos

Deja un comentario