De la miseria a la gloria: El Nottingham Forest regresa a la Premier

0
146

El Nottingham Forest consiguió el ascenso venciendo (0-1) al Huddersfield Town.

Corría el minuto 85 en Wembley y el Nottingham Forest tenía pie y medio en Premier. El 0-1 vigente en el marcador parecía inmutable en aquellos momentos del encuentro. Sin embargo, en un giro de guion, las cámaras decidieron enfocar al palco. Apareció en escena un hombre trajeado, con corbata roja y con un porte imponente. Era Evangelos Marinakis, propietario del Forest.

El empresario griego, ajeno a su presencia en la retransmisión del partido, se santiguó a toda prisa unas cuantas veces y segundos después, se sacó del bolsillo una imagen que besó en repetidas ocasiones. Muy probablemente fuera un icono de una virgen, aunque no se puede descartar que en aquel amuleto apareciera el rostro de Brian Clough, el hombre que hizo del Forest un club gigante y que ahora, tras 23 años vuelve a su hogar.

Publicidad

Esclavos de un legado histórico

Fue a finales de los setenta cuando la historia de un pequeño club de provincias cambiaría para siempre. Después de una nefasta experiencia de 44 días dirigiendo al Leeds United, Brian Clough y su carisma llegaron a Nottingham. Ni el menos cuerdo de la ciudad de las Midlands se podía imaginar lo que iban a vivir con Clough en el banquillo. Se hicieron un hueco en lo más alto de la tabla y consiguieron billete para disputar la Copa de Europa. Derrocaron la hegemonía del Liverpool, primero en Inglaterra y luego, en Europa. Dos Copas de Europa ganadas consecutivamente (1979 y 1980) explican la grandeza de un club que, antes de la llegada de Brian Clough apenas había levantado dos FA Cup. El alcohol y la venta de algunos jugadores capitales supusieron la retirada del técnico inglés. Tras dieciocho temporadas, la 92-93 fue su último curso comandando al Forest. Allí empezaría el declive de la institución.

Perfil: Brian Clough | UEFA Champions League | UEFA.com

Brian Clough posando mientras sujeta la Copa de Europa. Fuente: UEFA

La sequía de éxitos se haría eterna en Nottingham. En 1999 bajarían a la segunda división para volver a hacerlo en 2005, esta vez descendiendo al tercer eslabón del fútbol profesional. Su regreso a la categoría de plata no se consumó hasta tres temporadas después, en 2008. Parecía que los años de penitencia por las catacumbas del fútbol inglés habían pasado, pero no sería así. En 2012, Fawaz Al-Hasawi se hizo con el control del club tras la repentina muerte del anterior propietario. Un empresario kuwaití había aterrizado en el centro de Inglaterra, su compra no auguraba buenos presagios. En poco más de cuatro temporadas se cargó a ocho entrenadores y en The Guardian, apuntaban a que no existía una estructura real, a los mandos del Forest no había una figura que supervisara el día a día del equipo, por lo que se acostumbraron a acumular resultados sonrojantes y a ser unos de los habituales en la lucha por el descenso. La calamitosa etapa de Kuwait se cerró en 2017, cuando el traspaso de poderes se acordó con un naviero griego. A pesar de la fuerte inversión del empresario heleno, el Forest no conseguía trazar un camino que lo llevase de vuelta a lo más alto. Marinakis que se ha visto envuelto en todo tipo de líos, desde intentos de comprar árbitros hasta ser acusado por tráfico de drogas, no conseguía devolver al equipo de Nottingham las noches mágicas de antaño. Hasta que el pasado septiembre, Steve Cooper llegó para iniciar un ascenso que se inició desde los puestos de descenso.

Un bálsamo llamado Steve Cooper

Cuando uno ve por primera vez el rostro de Steve Cooper, lo último que alguien puede pensar es que se trate de uno de los entrenadores ingleses más reputados del panorama actual. Una expresión, más bien propia de un inglés recién levantado de la cama después de haberse pasado la noche bebiendo pintas y pintas de Guinness. Sin embargo, hasta el mismo Jürgen Klopp reconoce el talento de Cooper. Klopp pidió que al entrenador inglés se le hiciera entrega del premio Manager of the Year.

Inside Steve Cooper's Nottingham Forest revolution

Steve Cooper, el técnico que ha devuelto la ilusión a Nottingham. Fuente: The Telegraph

Con la llegada de Cooper, el Forest salió de la zona roja que ocupó durante las primeras nueve jornadas y fue escalando posiciones en la tabla. Mientras, su curso en copa estaba siendo sobresaliente, cargándose y mostrándose superiores ante Arsenal y Leicester. En cuartos, el sorteo decidió que el Liverpool sería su rival, City Ground se vistió de gala, pero un buen partido no les bastó para eliminar a los reds. La liga seguía su curso y los de Nottingham seguían intratables. Los puestos de play-off no eran ninguna quimera e iban lanzados al ascenso directo. En la penúltima jornada, el Bournemouth les explicó que tendrían que sudar si querían verse peleando con los mejores del país en la siguiente temporada. En los play-off, vencieron en penales, en una eliminatoria dramática al Sheffield United, con unos minutos finales de infarto y con invasión de campo incluida una vez finalizado el partido. Después de haber bajado pulsaciones, tocaba viajar a Wembley. La gloria esperaba a los Tricky Trees.

En Londres, el color rojo predominaba, tenían la oportunidad de dejar atrás 23 años sin competir en la máxima competición. Un gol en propia del Huddersfield puso en ventaja al Forest, el partido transcurrió entre nervios para los hinchas involucrados y algún que otro bostezo para los neutrales. Sin la intención de buscar un gol con el que finiquitar el choque, los de Nottingham hicieron bueno el gol tempranero y supieron controlar las situaciones de peligro provocadas por el rival. Championship ya es historia, la Premier League aguarda.

En rueda de prensa, Cooper se acordó de su hinchada. “Es lo que han estado esperando durante todos estos años, es lo que se merecen. Es un día para estar orgulloso, nos merecemos estar ahí, es donde pertenecemos”. Curiosamente, va a ser la primera Premier League en la que participarán todos los campeones de Europa ingleses. Liverpool, Manchester United, Chelsea, Aston Villa y por supuesto, Nottingham Forest. Momento de ver al Forest dando guerra como en sus tiempos más recordados.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario