Ni dietas ni batidos, comer sano es otra cosa

0
313
Fresas y frutos rojos | Fuente: Pixabay

La clave es una dieta variada y equilibrada

En muchos casos, pensamos que para comer sano y adelgazar debemos ponernos a dieta. Parece que restringir nuestra alimentación y en algunos casos, pasar hambre, es el único plan que se nos ocurre para bajar de peso. Sin embargo, la realidad es que un cuerpo sano se consigue aprendiendo a comer bien, porque sí, a esto se aprende

Que Masterchef se convierta en trending topic no es una novedad, pues lo consigue con cada emisión, lo que sí es más raro es que sea tendencia por un tema de salud. Todo empezó cuando el talent show recibió a Amelicious, una antigua concursante, que aprovechó la ocasión para compartir su nuevo proyecto, una tienda de productos macrobióticos de semiayuno. Contó que sacando partido a su formación en farmacia y dietética había creado, entre otras cosas, cinco cremas, para sustituir las cinco comidas del día. Y en solo dos minutos Masterchef desató la locura en prime time. Aunque tampoco es para menos, porque estas dietas que sustituyen los alimentos por cremas y batidos no convencen a todos los nutricionistas y expertos en salud.

Publicidad

El yin y el yan en el mundo de las dietas

“La dieta macrobiótica es una corriente que defiende la filosofía del yin y el yan en la alimentación. Intenta que cada persona encuentre su equilibrio”, explica Elena Mata, naturópata y dietista. Añade que es una dieta bastante restrictiva: «algunos seguidores de esta dieta no comen patatas, berenjenas, ni tomates por considerarlos inflamatorios”.

Lara Garcelán, nutricionista, cuenta que la dieta macrobiótica distingue entre los alimentos del yin, más insanos, y los del yan, que se consideran sanos. Garcelán confiesa que no termina de convencerle este tipo de dieta pues “prohíbe muchas cosas y esto puede generar ansiedad, problemas a nivel social… Puedes acabar peor de lo que empiezas” añade que “el prohibir alimentos no es bueno para nada, solo hay que aprender cuándo consumirlos”.

¿Un batido puede sustituir una comida?

Elena Mata opina que los batidos no pueden ser nuestra única fuente de alimento “tenemos dientes, estómago e intestino por algo, no todo puede ser líquido”. También explica que el cuerpo siempre “va a leer mejor la vitamina C de una naranja que de una pastilla”. Raquel Villalba es enfermera en el Hospital Quirón Sur y tiene claro que “nuestro organismo debería ser capaz de obtener los macronutrientes, las vitaminas y las sales minerales de alimentos reales”.

Lara Garcelán explica cómo podemos preparar un batido en casa para sustituir una comida ligera de forma saludable, pero debe contener todos los nutrientes necesarios: frutas, verduras, grasas saludables, proteínas, semillas y frutos secos. “En este caso sí son viables, no tanto para saltarse una comida, porque igual sí te quedas un poco corto, pero sí para hacer un desayuno”. Sin embargo, Garcelán nos advierte de que no debemos “licuar o exprimir, porque estaríamos quitando toda la fibra”.

Batido casero de frutas y verduras | Fuente: Pxfuel

Herbalife, el líder de los batidos nutricionales en España

Herbilife es una de las potencias en nuestro país en lo que a dietas se refiere. De hecho, España es su mayor mercado después de Rusia. Juan Luis Anes, que lleva nueve años trabajando para la compañía y consumiendo sus productos, recalca que los batidos de Herbalife “son fáciles de digerir y aportan los nutrientes que requiere nuestro cuerpo”, además, defiende que “no necesitamos comer, sino nutrirnos, comer es algo puramente emocional”.

Anes explica que los vendedores de Herbalife no están obligados a recibir ningún tipo de formación nutricional. “Es como vender un donuts, no necesitas saber de qué está hecho el donuts”, defiende el comercial, “si Sanidad dice que un batido sustituye una comida, es porque lo hace”, añade. De hecho, como confiesa Anes, “los batidos de Herbalife contienen azúcar porque sino Sanidad no los aceptaría como sustitutos de una comida”.

Diversos médicos de fama mundial forman parte de esta empresa, como Luis Ignarro, presidente del Consejo Asesor Nutricional y premio Nobel de Medicina. A pesar de ello, no todos los expertos en salud apoyan a esta compañía. Lara Garcelán piensa que iniciativas como la de Herbalife “fomentan un estilo de vida que no es real”. Por otro lado, Raquel Villalba comparte esta reflexión: “¿dejaríamos que un profesor nos operase de corazón? Pues con la nutrición igual, apoyémonos en los profesionales que corresponden”.

El ayuno en las dietas ¿sí o no?

Elena Mata cuenta que el ayuno bien hecho durante un periodo de tres a siete días puede ser beneficioso para “depurar el sistema digestivo y dejarlo descansar, pero no para adelgazar”. Además, el ayuno debe hacerse de una manera determinada “hay que entrar poco a poco y salir poco a poco”, y por supuesto, “en un periodo de baja actividad física, por ejemplo, en vacaciones”. Mata añade que nunca es un ayuno total, se deben consumir “algunos tipos de té, kombucha, caldos sin residuos y agua”. Además, como señala Raquel Villalba, debemos hacer ayunos guiados por un profesional, pues sino “podemos dañar nuestro organismo y no recibir todos los nutrientes necesarios”.

Por otro lado, Lara Garcelán solo pauta a sus pacientes el ayuno por horas, “por ejemplo 16-8, ayunas 16 horas e ingieres durante 8”. La nutricionista explica que este tipo de ayuno tiene beneficios como “mejorar la resistencia a la insulina, optimizar nuestro metabolismo, usar las reservas de grasas…”. Además, Garcelán explica que “es una forma de aprender a escuchar a tu cuerpo, detectas cuando tienes hambre de verdad y cuándo es gula”. También es importante tener en cuenta que “este tipo de ayuno (por horas) hay que combinarlo con ejercicio, porque si no lo que se va es masa muscular, no la grasa”, como aclara la experta. Sin embargo, Garcelán no lo aconseja para todo el mundo, “si tienes mala relación con la comida o no tienes recursos, no lo hagas”.

La clave es aprender

Raquel Villalba es partidaria de adelgazar con “hábitos alimentarios saludables” y para adquirirlos “necesitamos educación sobre alimentación, que deberían de darnos desde pequeñitos”. Además, la enfermera recuerda tener cuidado con las redes sociales que “divulgan información sobre el tema muchas veces no contrastada”. Elena Mata también está de acuerdo con que “debemos confiar en la educación nutricional. No hay que ponerse a dieta, eso es una restricción, hay que comer de todo, pero variado y equilibrado”.

Lara Garcelán recalca que la clave para perder peso es “conseguir un balance negativo, consumir menos de lo que gastamos”. Para ello la mejor opción es combinar “cualquier tipo de ejercicio y bajar de peso poco a poco, cambiando hábitos”. La nutricionista no es partidaria de las dietas milagro pues “si nos ponemos un tapón en la boca y no comemos nada, evidentemente perdemos peso”, pero “a largo plazo los beneficios no aparecen por ningún lado”

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario