‘Normal People’ y su particular visión del amor

0
380

El fenómeno romántico de 2020 aclamado por la crítica

Pese a haber pasado un tanto desapercibida, Normal People es considerada para muchos como una de las mejores series del año pasado, y así lo han confirmado sus dos nominaciones a los Globos de Oro 2021 a mejor miniserie y mejor actriz de reparto. Esta serie irlandesa ha logrado conquistar los corazones de gran parte de su audiencia, mostrando una relación de amor y amistad entre dos jóvenes muy diferente a las relaciones convencionales del audiovisual.

La miniserie es una adaptación de la novela homónima de la escritora Sally Rooney de 2018. Esta pasó a la pantalla en abril de 2020 a través de BBC Three y Hulu, y que actualmente también se puede disfrutar en Starzplay. La ficción cuenta con 12 capítulos de escasos 30 minutos de duración en los que se va desarrollando la relación de los protagonistas a lo largo de los años.

Normal People cuenta la historia de Marianne, una chica arrogante y poco popular interpretada por Daisy Edgar-Jones, y Connel (Paul Mescal), un popular jugador del equipo de fútbol del instituto. Ambos comenzarán una relación difícil influenciada por sus distintas posiciones sociales. Un breve viaje de amor y desamor desde el instituto hasta el final de sus estudios en el Trinity College. Una típica historia de amor con un atípico sentimiento de realidad, llena de dudas, prejuicios y vergüenza por sentir amor.

El paso del tiempo

Vemos cómo la serie se toma su tiempo para narrar la historia de esta relación de idas y venidas. Pese a la corta duración de los capítulos, estos logran ampliar su dramatismo gracias a los diálogos pausados, sus silencios prolongados y, en general, el ritmo de la serie

Asimismo, el progreso de la serie es constante gracias a los saltos en el tiempo tan recurrentes. Cada capítulo se ambienta unos meses más tarde de lo transcurrido anteriormente, algo que queda mejor reflejado en el libro. Así se logra, con una mayor precisión, ver la evolución de esta relación y cómo va desarrollando cada uno sus propias vidas.

El éxito en pantalla

El guion es íntimo, sensible y teletransporta al espectador por un mundo lleno de confesiones, inseguridades, sinceridad y amor. Este es un claro reflejo de la novela, debido a la participación de su autora en la producción de la ficción. De forma muy sutil Normal People logra traspasar la pantalla, influir en cierta manera. Te envuelve y hace que te plantees tus propias ideas sobre la vida y el afecto.

Normal People | Fuente: Starzplay

En esta serie es casi tan importante el lenguaje verbal como el no verbal. Es por ello que el éxito de la serie se debe en gran medida a sus protagonistas. Las interpretaciones individuales por parte de Paul Mescal como Connel, en su primer papel en televisión, y de Daisy Edgar-Jones como Marianne son espectaculares. Así se vio reconocido con la nominación de la actriz en los Globos de Oro, a pesar de no ganarlo. Sin embargo, no por ello es menos deplorable la actuación del actor irlandés, para el que sus incondicionales seguidores tenía que haber sido también nominado a los premios como una de las revelaciones de la serie.

La conexión entre Marianne y Connel es insuperable. Estos logran entenderse con tan solo las miradas, representar sus sentimientos y emociones y trasladarlos al público. En definitiva, su relación consigue aportar esta realidad y dramatismo que pretende transmitir la serie.

Una producción y fotografía magnífica

La historia se ambienta en diferentes lugares: un pueblo costero al noroeste de Irlanda (Sligo), Dublín, Suecia y un pequeño pueblo del norte de Italia, recordando en cierta medida al idílico paisaje de la famosa película Call me by your name.

Normal People | Fuente: Starzplay

Las buenas críticas hacia esta producción se deben también a cada uno de los paisajes mostrados en la serie, con una ambientación representada a la perfección acompañando a cada escena y que logra ese grado de realismo

Los temas tratados

Pese a que la serie se centra en el desarrollo de esta relación sentimental, Normal People trata muchos más asuntos del entorno que rodea a ambos protagonistas. Vemos como Connel mantiene una relación muy estrecha con su madre, aunque su situación económica no sea favorable y este tenga la necesidad de ser aceptado por el resto de adolescentes. En la situación totalmente opuesta se encuentra Marianne, quien está envuelta en un entorno muy tóxico a pesar de contar con todo lujo de privilegios, excepto el del apoyo familiar.

El amor es tratado desde un punto de vista diferente. Incluso los protagonistas conciben este concepto como realidades diferentes, debido en gran medida a sus personalidades dispares. Es el paso del tiempo el que hace que este concepto madure y que ambos aprendan no solo a saber querer al otro, sino a quererse a ellos mismos.

Representación de otra realidad

Sorprende sin duda cómo se representa esta relación, muy poco mostrada en la pantalla. Una historia de amor moderna, en la que las vidas de la pareja se irán entrelazando mientras que exploran y descubren lo complicada que puede ser la intimidad y el amor de juventud. Podemos ver que el principal problema de esta pareja está en la comunicación, ya que no saben cómo expresar sus propias emociones o cómo manejar ciertas situaciones. 

Es por esto que la serie se diferencia del resto de su género, y por ello que haya tenido tan buena acogida por parte de la audiencia. Esta visión acerca de las relaciones amorosas, las cuales no siempre son tan idílicas, representa una realidad en la que podrían reflejarse muchos jóvenes. En la que finalmente se quiere enseñar esa madurez a la que finalmente llega la pareja, en la que debe primar la salud mental y el estar bien con uno mismo. 

Publicidad

Deja un comentario