‘Los chicos del coro’, una fiel adaptación llena de corazón

0
905
'Los chicos del coro' | Fuente: Pentación
Publicidad

Los chicos del coro, el mejor plan para estas Navidades

Desde el pasado 16 de noviembre, el teatro La Latina de Madrid acoge en su programación el musical Los chicos del coro, la adaptación de la película homónima del director Christophe Barratier estrenada en 2004.

El musical, al igual que la obra original, presenta a Clément Mathieu, un profesor que llega como sustituto a Fondo del Estanque, un internado en mitad del bosque para niños en riesgo de exclusión social. El director Rachin, bajo el lema «Acción reacción», no confía nada en los niños, cree que son un despojo social y que solo saben liarla y comportarse mal.

Publicidad

Mathieu se propone a cambiar esta situación mediante la música y decide crear un coro. En él, todos los niños incluido el pequeño Pépinot tienen cabina, aunque este simplemente le sujeta las partituras.

El musical

El musical está compuesto principalmente de niños, excepto seis adultos entre los que se encuentra Natalia Millán. El elenco infantil es excepcional. En todo momento saben mostrar ese lado canalla de niños rebeldes unido al miedo hacia el director y sus castigos. Destacan el pequeño Pépinot y Pierre Morhange por su increíble voz.

No se puede dejar de lado a Iván Clemente y su maravilloso Pascal Mondain. Desde que entra en escena se te ponen los pelos de punta y no puedes hacer más que odiarle. Siempre he pensado que este personaje está muy mal tratado y que se merecía más. Aquí por lo menos le escuchamos cantar, y es una delicia.

El elenco adulto también está brillante con Jesús Castejón en el papel de Clément Mathieu, Rafa Castejón como Rachin, Natalia Millán como Violette Morhange, Eva Diago como profesora Langlois y Antonio M. M. como Maxence.

Elenco adulto de ‘Los chicos del coro’ | Fuente: Pentación

El teatro entero está decorado con tonos grises, representando la decadencia de ese internado. Las paredes, tanto del escenario como de los palcos, tienen aviones de papel en referencia a la famosa canción Avioncitos de papel. La escenografía es uno de los puntos fuertes de este musical, con elementos que bajan del techo para crear espacios y la clase que entra y sale a escena desde el fondo del escenario.

Durante todo el musical, una orquesta de música en directo acompaña a los actores. A diferencia de otros teatros, el director de orquesta no se encuentra presente en el patio de butacas. Es un musical de poco más de dos horas de duración sin descanso entre actos.

Los chicos del coro es un musical cuidado hasta el más mínimo detalle, con una banda sonora excepcional y una música delicada que te llevará a la Francia de 1949. Un plan perfecto para disfrutar en familia estas Navidades.

Publicidad | Advertisement