‘La Voz’ inaugura su primera noche decisiva de asaltos

0
3268
Coaches y Asesores de La Voz | Fuente: Pablo López (Twitter)
Publicidad

El octavo programa de La Voz entra en la fase más decisiva y vital del formato

La Voz consiguió anoche un 17,6% de share y 1.600.000 espectadores en el prime time del viernes siendo líder y lo más visto de la noche del quinto día de la semana.

Anoche arrancó una nueva fase en La Voz. Tras eliminar la semana pasada a la mitad de los integrantes de cada uno de los equipos en la gran batalla, esta semana han comenzado los asaltos. Los coaches Pablo López y Laura Pausini han tenido que despedir a tres de los integrantes de su equipo. Una tarea que no ha sido nada fácil, debido al altísimo nivel que tiene cada uno de los integrantes de los mismos.

Publicidad

Raphael y Pablo López protagonizan la noche de asaltos

El programa comenzó con la actuación de Raphael y Pablo López interpretando una de las canciones del propio coach, Lo saben mis zapatos. Tanto coach como asesor generaron una atmósfera que traspasó la pantalla y deleitó tanto al espectador como al resto de coaches y asesores presentes en el plató.

Tras este magnífico momento la noche inauguró la fase de asaltos para el equipo de Pablo López y con ello las primeras actuaciones de los integrantes. El primero de ellos fue Joshua Bactol con su interpretación de The man who can’t be moved. Todos los coaches quedaron sorprendidos con su actuación, no lo suficiente como para conseguir el pase directo, pero sí para permanecer, de momento, hasta el asalto final del talent show.

Eurovisión hace acto de presencia

La gala continuó con la actuación de Teresa de Luis, que tuvo el momento eurovisivo que de vez en cuando aparece en las temporadas de La Voz. Pablo López acertó asignándole la canción Voilà, que Barbara Pravi llevó a Eurovisión el pasado año. Esta acertada decisión la sirvió para enamorar a Pablo López y conseguir el pase directo, asegurándose pasar directamente a la semifinal del concurso musical.

Javier Santa fue otra de las grandes sorpresas de la noche. El ya conocido talent por sus curiosas y diferentes versiones de las canciones que interpreta no dejó de sorprender en la fase de asaltos con su íntima versión de Blinding lights de The Weeknd. El talent recibió el aplauso de público, coaches y asesores. Laura Pausini le agradeció por su parte arriesgarse tanto en una fase tan importante para poder pasar a la semifinal.

Portugal y Francia muy presente en la gala

La noche continuó con otras grandes actuaciones del resto de concursantes pertenecientes al equipo de Pablo López formado por Ana Corbel con su interpretación de la canción portuguesa Cançao do Mar; José Carlos Escobar que emocionó con Un vestido y un amor; Sandra Cortés interpretando Toxic; y Álvaro Santos con su mágica versión de Falling like the stars.

El momento decisivo de la noche llegó. El instante donde Pablo López tendría que decidir quién sería su pase directo, quiénes abandonarían La Voz y quiénes pasarían al asalto final poniendo en juego su continuidad en el talent show. Pablo López tuvo claro a quien otorgar el pase directo. La elegida fue Teresa de Luis, que sorprendió y emocionó a partes iguales con su interpretación de la conocidísima canción francesa. Por otra parte, decidió que Ana Corbel, Joshua Bactol y Javier Santa debían tener una segunda oportunidad en el asalto final. Ninguno de los talents del coach malagueño fue robado por el resto de coaches.

La química entre Laura Pausini y Vanesa Martín

Con el equipo de Pablo López ya definido llegó el turno de Laura Pausini. Al igual que hizo Pablo para inaugurar la noche, Laura Pausini y Vanesa Martín hicieron lo propio para dar paso a su equipo interpretando una preciosa versión de Yo sí, de la coach italiana. La gala dio paso a las actuaciones del equipo de Laura Pausini con Lara García y su espectacular interpretación de la canción I put a spell on you de Annie Lennox, que rompió todos los esquemas de Laura Pausini.

Emociones a raudales en el equipo Laura

La noche no detuvo su contador de emociones. La gala prosiguió con la actuación de Ana González y su emocionante versión de Lucía que su impresionante registro de voz hizo que fuera una delicia poderla escuchar interpretar la canción de Andrés Calamaro.

Sergio de Boccio sin duda es uno de los grandes favoritos a posicionarse ganador. El talent interpretó la canción Believe de Cher, que dejó atónitos a todos los coaches recibiendo incluso la felicitación de Raphael. Laura Pausini, por su parte, otorgó el mayor premio de la fase: el pase directo que le posiciona directamente en la semifinal del talent show.

Gabriel Guerrera, acompañado por su guitarra, deleitó a los espectadores con su íntima y minimalista interpretación de Torn. Gabriel emocionó a todo el público presente en plató e hizo que Laura Pausini confiara en él para tener una segunda oportunidad en el asalto final de La Voz.

Decisiones de infarto en el equipo de Laura Pausini

La gala no cesó sus emociones y el resto de talents protagonizaron grandes actuaciones. Chiara Oliver cantó Traitor de la cantautora estadounidense Olivia Rodrigo. Víctor Bravo por su parte interpretó una versión muy personal de Vivir así es morir de amor de Camilo Sesto. Dani Juanico hizo lo propio con Halo, de Beyoncé.

Los últimos compases de la noche los protagonizó el momento decisivo del equipo de Laura Pausini. La italiana tuvo que decidir junto a su asesora, quién pasaría directamente a los directos de La Voz. Al igual que anteriormente Pablo López, también decidiría quiénes abandonarían y pondría en juego su continuidad en el formato musical. Laura Pausini no lo tuvo nada claro hasta el último momento. Finalmente se decantó por Sergio Boccio como pase directo y poniendo en peligro la continuación en el formato de Lara García, Ana González y Gabriel García.

La próxima semana…

La semana que viene La Voz celebrará su segunda noche de asaltos. En ella los equipos de Luis Fonsi y de Antonio Orozco se jugarán sus respectivos pases directos. Ambos pondrán en peligro a tres talents de cada uno de sus equipos. Los coaches todavía no han usado ninguno de los robos. La tensión es más grande que nunca en el plató de La Voz.

Publicidad | Advertisement