El feminismo del siglo XXI

2
26

Según la RAE el feminismo es “el principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre”. Hoy en día, esta idea es olvidada, así como su origen. 

El origen del feminismo

Una de las primeras mujeres filósofas con principios feministas fue Hiparquía, esposa de Crates de Tebas, quien comenzó a contradecir las tradiciones de la época en la antigua Grecia. 

Aun así, el término «feminismo» ha tenido tanto apoyo que se concibe como una corriente social, a raíz de la obtención del derecho al sufragio femenino a finales del siglo XIX y principios del XX. A partir de su concepción como movimiento, se han ido desarrollado las tres olas feministas, cuya globalización ha provocado distorsiones en relación con los valores iniciales de igualdad entre sexos.

Manifestación en defensa de la liberación de la mujer | Fuente: okdiario.com

Las ideas defendidas en la primera y segunda ola engloban los pilares del feminismo, y gracias a los cuales la mujer puede gozar de libertad para divorciarse, tener una propiedad y votar. Además, esto se vio reforzado por la liberación de la mujer y el desarrollo del llamado “feminismo liberal sufragista”, que otorgó derechos a nivel profesional, familiar y sexual. 

La tercera ola feminista

Las confusiones se originan con el comienzo de la tercera ola en 1970 y que continúa hasta nuestros días. Esta ola diversifica radicalmente las propuestas feministas y provoca polémicas a nivel mundial ya que se abarcan temas relacionados con el patriarcado y la violación de los derechos humanos de la mujer.

En reivindicaciones masivas como el 8M en Madrid, o a través de campañas en las redes sociales, se defienden los pilares del movimiento por la gran mayoría, pero hay ciertas minorías que se sirven de los medios o de “tener voz” para propagar ideas equivocadas. Esto es lo que provoca el miedo a la reivindicación feminista como tal. 

Manifestación del 8 de marzo en Madrid | Fuente: elsaltodiario.com

Sin embargo, el feminismo debería evolucionar hacia una concepción positiva relacionada con la justicia social, la unión colectiva de las mujeres en defensa de sus derechos y la organización social del poder femenino. El desarrollo de ideas equivocadas durante la tercera ola, ha provocado el maltrato hacia el discurso social que difunde. Esto provoca que hoy en día, siga existiendo un sector poblacional que, por desconocimiento, evita utilizar una palabra que en realidad significa libertad, igualdad y justicia social.

El miedo a ser calificado como “feminazi” al declararse feminista es una preocupación actual. Este miedo ocurre entre hombres y mujeres ya que el feminismo debe ser asimilado por ambos sexos, sino su objetivo principal no se alcanza. No obstante, el colectivo no es defendido igualitariamente por ambos debido a que la radicalización de las ideas feministas provoca el alejamiento de ciertos sectores poblacionales, en especial los masculinos.

Prejuicios sexistas

Los estereotipos y roles asignados por la sociedad son otro de los principales problemas sexistas actuales y que provocan errores en cuanto a la concepción feminista. 

Existen ciertos roles que, aunque muchos intenten negar, la sociedad ya los ha asumido como normales. La actriz Anne Hathaway, en un discurso para la ONU, defendía que la mujer asume prácticas domésticas y el hombre trabaja hasta tarde fuera de casa, lo que discrimina a ambos. El problema no es la discriminación, sino la asignación innata de esos roles a cada sexo.

Anne Hathaway durante su discurso feminista para la ONU | Fuente: eldinamo,,cl

¿Por qué si fuese al revés sería extraño? El hombre es quien se queda en casa mientras que la mujer no pasa por ella debido a su trabajo. Si esta situación se pudiese plantear a la inversa como algo normal, se alcanzaría verdaderamente la igualdad.

La raíz del feminismo pretende poner a un hombre y a una mujer en una balanza y que ambos se equilibren, ya que son necesarios igualitariamente en la sociedad, y por tanto para estar en ella, sus derechos y obligaciones deben ser los mismos.

Hombres y mujeres pueden aprender

Innegablemente, el sector masculino realiza asignaciones de ciertas actuaciones al femenino que este pretende negar. Como le ocurrió a la cantante Ariana Grande durante una entrevista en la radio Power 106 FM de Los Ángeles.

Ariana Grande en la entrevista para la Power 106 FM | Fuente: planeta.pe

En dicha entrevista, el presentador daba por hecho que por ser mujer le costaría elegir entre el maquillaje o su móvil, ya que asumió que esta no podría pasar ni un minuto sin ello. La cantante negó aquella suposición, lo que impactó a los hombres presentes llevando a ponerla como ejemplo para las mujeres oyentes. 

Ariana tuvo que soportar más comentarios machistas como ese, que sorteó con respeto y educación, reivindicando la necesidad de trabajar aquellos estereotipos erróneos y defendiendo que la igualdad entre hombres y mujeres también se aplica a que ambos pueden y deben aprender.

Como este, existen miles de ejemplos que reflejan la falta de feminismo en la mentalidad de la sociedad. Feminismo entendido como igualdad, y no superioridad entre hombres y mujeres.

Publicidad

2 Comentarios

  1. Los términos feminismo y machismo han sido creados por mentes acomplejadas en su afán de sentirse protagonistas de vidas ajenas dado q las suyas propias carecen de personalidad y valores.

    • No, son términos que se han desarrollado para explicar y poner nombre a una situación de discriminación y violencia institucionalizada (a nivel estatal, global y civil). Se nos socializa en esta estructura de género abocada a la desigualdad, y encima, nos vais a hacer creer que es algo «natural». ¡Y un cuerno! Por comentarios así, hay que hacer la revolución feminista interseccional, anticapitalista y ecologista!

Deja un comentario