‘La ciudad de vapor’, el último regalo de Carlos Ruiz Zafón

0
22

Nieblas, brumas, sedas, vapores… el universo zafoniano no podía concluir de otra manera. En este último libro podemos ver la pura esencia del escritor, tan nostálgica como inmarcesible.

«Bienvenido a un nuevo libro —desgraciadamente el último— zafoniano». Así nos presenta Émile de Rosiers Castellaine (Emili Rosales, editor de Ruiz Zafón), la obra póstuma del barcelonés. En este libro encontraremos todos sus cuentos conocidos y por conocer, puesto que de los once relatos que lo constituyen tres son inéditos.

Seas seguidor del mundo literario de El cementerio de los libros olvidados o no, La ciudad de vapor será capaz de envolverte en su aura grisácea y misteriosa. Aunque, si te encuentras entre los primeros, reconocerás a personajes y desconocidas facetas de los mismos, historias como los orígenes de la mítica biblioteca o atmósferas y motivos que ya conocías. Lo que está claro es que si aún no te has adentrado en este universo, el libro que nos trae hoy aquí será un entrante de lo más adictivo.

En esta obra, Ruiz Zafón nos ofrece acompañarle en un paseo por historias y tinieblas con personajes como Miguel de Cervantes o Gaudí. Pero, sin duda, la verdadera protagonista de su literatura es su Barcelona natal, una Barcelona gótica y cubierta de bruma, lluvia o vapor, según encarte.

Blanca y el adiós es el primer relato de la obra, donde un niño pasa las tardes contando cuentos a una nueva amiga, una historia sobre el arte de narrar historias, valga la redundancia. Aunque si tuviera que quedarme con uno de los once cuentos sería con el más sobrecogedor: Una señorita de Barcelona. En él se cuenta la historia de Laia, una joven que entrega su cuerpo (y alma) a hombres que han perdido a un ser querido y toma ella su lugar, aprendiendo a vivir otras vidas y solo sintiéndose completa cumpliendo su labor. Con una premisa similar a Alps (2011), la película de Yorgos Lanthimos, este relato es increíblemente crudo y triste, juega con tu corazón y lo tira a la basura. Pero todo el libro es una montaña rusa de sentimientos, así que en cuanto terminas un relato, ya estás deseando empezar el siguiente.

Pero, ¿esto es todo? ¿No habrá más? Terminar este libro nos sabe a poco, produce más melancolía y pesar de lo que se podría imaginar. Ya no habrá más libros, tendremos que conformarnos con releer los ya publicados. Este recopilatorio ha sido, en cierto modo, el último aliento de Carlos Ruiz Zafón, que en su marcha se ha llevado también una parte de nosotros.

Aunque el autor concebía esta obra como un homenaje a sus lectores, lo cierto es que, tras su pérdida este año, La ciudad de vapor se ha convertido en todo un homenaje al gran Carlos Ruiz Zafón. El mundo se ha quedado sin uno de los autores más reconocidos de la literatura contemporánea, pero su obra, su universo zafoniano, será eterno.

Deja un comentario