Álex Casademunt: la fina línea entre interés general y protección de datos

0
336

La madrugada del 3 de marzo de 2020, Álex Casademunt fallecía a causa de un accidente de coche en Mataró y su difusión no ha estado libre de polémica

¿Hasta dónde llega el deber de informar y quién lo posee? Un usuario de Twitter, @toferg, quiso llevarse su momento de gloria. Mucho antes de que la familia del cantante lo comunicase o algún medio lanzase una noticia sobre ello, este usuario quiso publicar la información antes que nadie. Pudo haber sido un bulo pero su fuente era un “conocido” que trabajaba en emergencias y que asistió al accidente, en palabras del mismo @toferg. No solo él se hizo eco de la tragedia. Una patrulla vecinal de Mataró compartió un vídeo en Twitter e hizo un directo en Facebook de momentos después el accidente. Ambas cuentas borraron las publicaciones.

La publicación de Instagram donde se anunciaba la tragedia | Fuente: Twitter
La publicación de Instagram donde se anunciaba la tragedia | Fuente: Twitter

 

Una compañera de Casademunt de OT enterándose de la noticia antes de que se difundiera de manera oficial | Fuente: Twitter

La mañana después Espejo Público y la Sexta publicaron una exclusiva. Se trataba de un vídeo minutos después del accidente.

La primera noticia de la Sexta al respecto del accidente | Fuente: Twitter

 

Desde El Generacional nos hemos puesto en contacto con el presidente de la Asociación Profesional de Consultores de Protección de Datos para preguntarle qué repercusiones tiene la cobertura informativa de esta tragedia. ¿A qué se enfrenta el conocido de emergencias de @toferg que difundió la muerte de Álex Casademunt?

Pregunta: ¿De todo esto que ha pasado qué es exactamente denunciable?

Respuesta: Aquí se han incumplido el derecho a la intimidad, al honor y a la propia imagen, garantizados en el artículo 18 de la Constitución. También podríamos aplicarle el artículo 208-209 del Código Penal. Y, además, por descubrimiento y revelación de secretos, el artículo 197 del Código Penal. Podría suponerles penas de prisión de hasta 7 años. Luego además está la normativa de Protección de Datos que la propia autoridad profesional podría entrar también a valorar. Pero es que además también podríamos llegar a aplicar el artículo 31 del Código Penal al enfermero o al profesional sanitario porque se entiende que su empresa, pública o privada, debe de haberle informado para que ni se le ocurra hacer lo que ha hecho.

P: ¿Podría suponer la inhabilitación de este profesional sanitario?

R: A ese nivel no. Se le puede someter a un despido disciplinario.

P: La Sexta y Espejo Público publicaron el vídeo del accidente esa mañana, ¿podrían recibir alguna sanción?

R: La sanción, llegado el caso, podría venir de cómo han obtenido las imágenes pero no por el hecho de difundirlas. Es un medio de comunicación y entre sus funciones está difundir hechos que sean noticiables. En cualquier caso, moralmente no son imágenes para difundir.

Los colaboradores de Espejo Público comentan el vídeo del accidente de Casademunt | Fuente: elplural.com

P: Si la difusión de las imágenes hubiese ocurrido previa a los medios pero después de que la familia se enterase, ¿hubiese supuesto algún tipo de  infracción?

R: Sí, la infracción es la misma. Aquí lo más escandaloso parece ser es que se ha publicado antes de que la familia lo sepa y no, lo reprobable moral y penalmente es que lo hayan difundido. Esto es divulgación de secretos y está totalmente prohibido por la propia legislación de Protección de Datos.

P: Si los medios que publicaron este vídeo lo hubiesen obtenido de manera consentida por parte de la familia, ¿su publicación vulneraría el derecho a la intimidad?

R: No. En este caso entendemos que no es así. Lo que han hecho los medios es hacerse eco de algo que está circulando por las redes y lo que hacen es replicarlo como un hecho noticiable. Están cumpliendo con su deber de información.

P: La primera noticia que publicó la Sexta respecto al accidente de Álex Casademunt fue una exclusiva de que se podían ver las primeras imágenes del accidente, ¿solo es moralmente reprobable pero no legalmente?

R: Claro, moralmente está mal. Moralmente está mal casi todo lo que vemos a diario en los medios de información: vemos muertes en guerras, daños en manifestaciones… Pero es el día a día y lo transmiten medios de comunicación porque está en su ADN informar. Es un hecho de interés público. Aunque las imágenes puedan dañar sensibilidades. Aquí la diferencia está cuando un particular, que no lo podemos amparar en ese capítulo, decide por morbo o porque “soy el primero y me van a dar muchos likes en las redes sociales, pues lo retransmito”. Bueno, pues tiene que saber que eso es ilegal.

P: Si el afectado no fuese un famoso, ¿sería diferente?

R: No, es exactamente igual. El hecho de que sea famoso amplifica el incumplimiento.

P: ¿En qué sentido el hecho de ser famoso lo amplifica?

R: Lo que amplifica es el conocimiento del incumplimiento porque obviamente llega a más personas. Probablemente, además, si no hubiera sido una persona famosa, no habría ocurrido. Porque ese señor seguramente accidentes y muertes ve dos o tres al día. La gente no es consciente de que cuando algo entra en Internet, has perdido totalmente el control. De hecho, la propia autoridad de Protección de Datos ha creado un canal de comunicación de denuncias para situaciones similares, Canal Prioritario, que está pensado para retirar de Internet contenidos sexuales o violentos. En este caso, la familia podría denunciar por el Canal Prioritario estos datos para que desapareciesen.

Publicidad

Deja un comentario