Taylor Swift ya es dueña de ‘Fearless (Taylor´s Version)’

0
316
Portada Fearless (Taylor´s Version) | Fuente: @taylorswift (Instagram)

Fearless es el primero de sus discos en ser regrabado bajo el nombre de Taylor´s Version

La espera ha terminado. Después de su anuncio a principios de febrero, ayer salió a la luz Fearless (Taylor´s Version), la anticipada regrabación del segundo trabajo de la artista, Fearless (2008). De esta forma, consigue recuperar el control completo sobre esta tanda de canciones tras los enfrentamientos con su anterior discográfica, Big Machine Records.

Publicidad

Desde que fue anunciado su estreno hace un par de meses, Swift ha proporcionado a sus fans pequeños adelantos para endulzar la espera. El primero de ellos fue Love Story (Taylor´s Version), la nueva versión de su tan conocido enfoque sobre la tragedia de Romeo y Julieta, reconvertida en una historia de amor con final feliz. También adelantó dos canciones pertenecientes a lo que ella denomina The Vault (la bóveda): seis canciones inéditas que llegan con este disco. La primera en publicarse fue You All Over Me con Maren Morris, y la segunda Mr Perfectly Fine, lanzada el jueves pasado por sorpresa.

Una estrategia muy clara

Desde su anuncio, Swift no ha perdido la oportunidad para recordar que el esfuerzo por regrabar sus seis primeros discos no es un movimiento comercial. Con ello busca reivindicar el derecho de los artistas a poseer el trabajo que ellos mismos han creado. Pero aun así, eso no significa que detrás de Fearless (Taylor´s Version) no haya un gran esfuerzo mediático, sobre todo durante el día anterior a su lanzamiento.

Swift no solo apareció en el programa matinal Good Morning America. Se aseguró de estar presente en cada plataforma, dejando un adelanto exclusivo de una canción diferente en cada una de ellas. También contó con la elaboración de vídeos promocionales con estética puramente TikTok de Conan Gray y Olivia Rodrigo, una de las cantantes del momento tras los éxitos de Deja Vu y sobre todo la omnipresente Drivers License.

De esta forma, consiguió atraer la atención del público general y posicionarse en las principales listas de música como iTunes o Apple Music. Pero también ha conseguido el beneplácito de la crítica, ya que las primeras referencias de prestigiosos medios como Rolling Stone son notoriamente positivas. Pero más allá de las listas de éxitos o las reseñas, Fearless (Taylor´s Version) y sus 26 temas acompañados cada uno por su lyric video dejan claro el amor de Swift por la música.

El resurgimiento de un clásico

Fearless (2008) podría perfectamente ser considerado un auténtico clásico contemporáneo. Irónicamente, el propio éxito de Swift ha hecho que sea difícil verlo así. Con su transición al pop más puro o incluso su acercamiento a lo alternativo, es difícil recordar que hace menos de una década Taylor todavía reinaba en el country. No importa, porque con las primeras seis canciones (la mitad de la versión estándar del Fearless original) la versión de 2021 nos da perspectiva que necesitamos.

Es casi sorprendente cuántos éxitos absolutos se encuentran en esta sucesión de canciones. Love Story hizo soñar a una generación entera con la posibilidad de cambiar las tragedias y reescribirlas para dotarlas de un final feliz, como la propia Swift está haciendo con el problema de sus masters. You Belong With Me te anima a dar vueltas por tu habitación, gritando a pleno pulmón como si quien ya lo hizo en 2008 pudiera, aunque solo sea por 3:51 minutos, volver a ser un adolescente en 2021. O por lo menos ella se ríe como si hubiera regresado a esos tiempos en Hey Stephen.

En White Horse, Swift asegura que un día encontrará a alguien que la trate como se merece, y en su voz todavía puede oírse la misma angustia, aunque sentimentalmente no se encuentre en ese punto. Fifteen es incluso más especial. En ella, una Swift de apenas 18 años explicaba a su yo de 15 todo lo que había aprendido en tres años. Pero ahora, con 31, estos consejos parecen cargados de una sabiduría especial, sin necesitar cambiar una sola palabra de la primera versión. Y Fearless, la canción que dota de nombre y abre el disco no podría ser más apropiada. Porque para correr el riesgo de regrabar toda su música, lo último que puede tener es miedo.

Continuación a la altura

Pero a pesar de este arranque plagado de éxitos, el resto del disco sigue haciendo justicia. La voz de Swift imita a la perfección los dejes de su yo más joven, pero con los años ha ganado una fuerza, presencia y precisión indiscutibles. Con ello consigue mantener la nostalgia que hay entrelazada con cada tema sin que eso impida pulir cada canción para convertirla en su mejor versión hasta la fecha. Entre los otros siete temas que completan la versión estándar original y los seis de la versión deluxe de 2008 no faltan ejemplos.

En Tell Me Why y You´re Not Sorry consigue conjurar la misma rabia a pesar de que probablemente ya no sea capaz de recordar todos los detalles detrás de los temas. Breathe vuelve a contar con la colaboración de Colbie Callat como voces de fondo. Tanto Forever & Always como su versión a piano, más pausada, muestran el particular dolor de un corazón al romperse por primera vez. The Way I Loved You sigue estando tan actualizada como en 2008 presentando la eterna disyuntiva entre una relación actual cómoda, tranquila y sencilla, y un desastre del pasado que te sigue haciendo querer gritar bajo la lluvia.

Muchos de sus temas destacaron por sentirse como pequeñas películas, y no han perdido su esencia. The Other Side of the Door o Come In with the Rain recuerdan a la exageración de la adolescencia, en la que todo se podía solucionar pidiendo un deseo a la lluvia o dejándose caer al otro lado de la puerta. O The Best Day, un auténtico asalto emocional al narrar los momentos especiales que compartió creciendo junto a su madre y el resto de su familia, a pesar de que crecer nunca es sencillo. Y por si la letra y la melodía no fueran suficientemente emotivas, las imágenes del lyric video completan el trabajo. Por si fuera poco, añade también Today Was a Fairytale, tema perteneciente a la banda sonora de la película Valentine´s Day (2010).

La bóveda se abre

Probablemente la parte más deseada del disco era The Vault, las seis canciones que no consiguieron entrar en la versión de 2008 pero que ahora sí que formarían parte del disco para el que fueron creadas. Sus títulos fueron anunciados a través de un curioso acertijo en redes. Y para su producción ha contado con los que ahora son sus dos productores estrella, Jack Antonoff y Aaron Dessner. You All Over Me conquistó al público más cercano al country, y las otras cinco han seguido un camino semejante. We Were Happy es un tema tan poco alegre como el resto de sus compañeros de bóveda. Narra la historia de una relación que se desmorona porque, aunque era algo bueno y eran felices juntos, simplemente no funcionaba.

That´s When, dueto con Keith Urban, es probablemente la más esperanzadora de las seis. Sus voces contrastan con suavidad e, intercalándose, cambian perspectivas respecto a una historia sorprendentemente madura para el Fearless de 2008: una pareja que, tras necesitar tomarse un tiempo, dialoga para saber cómo uno puede volver al otro. Don´t You muestra el destino de una relación mucho menos esperanzador, y es que en ella Swift pide a su expareja que no le de falsas esperanzas ahora que ha rehecho su vida y ella no tiene cabida.

Bye Bye Baby, a pesar del particular título, continúa con esta línea de profundidad. En un ejercicio de amor propio, Swift decide dejar atrás una relación en la que había estado dispuesta a apostar todo incluso cuando siente en el proceso que pierde “todo lo que estuvo en mi lado. Pero sin duda de todas las canciones de la bóveda, Mr Perfectly Fine es la más divertida. Es el enfado adolescente en su perfecta representación. La ironía y una actitud pasivo agresiva se dan la mano para criticar al hombre que parecía perfecto pero que acabó demostrando estar muy lejos de esa concepción.

Taylor´s Version: Uno de seis

Sí, por supuesto que 26 canciones son demasiadas. Es incluso imposible hablar de todas ellas, dejando necesariamente de lado temas como Superstar, Change, Untouchable o Jump Then Fall. Serían demasiadas para cualquier álbum, menos para este. Porque a la hora de la verdad, Fearless (Taylor´s Version) no es un auténtico disco. Es algo más. La negativa de Swift a que el control de su música quede en unas manos que no son las suyas. La celebración de un vínculo compartido con sus fans durante tantos años. La nostalgia de los recuerdos que ellos, y que la propia Swift, han creado alrededor de cada canción con el paso del tiempo.

Por eso no importa que los 26 temas estén más allá de lo razonable para cualquier disco que busca un éxito comercial, independientemente de que lo logre. No es simplemente el lanzamiento de un conjunto de viejas canciones remasterizadas. Es una declaración de intenciones para toda la industria musical, un alegato en defensa de los derechos de los artistas. Y no va a ser el último. Fearless (Taylor´s Version) ha sido la primera regrabación. Todavía quedan otras cinco que presumiblemente llegarán a lo largo de este año y del próximo.

En ellas, una Swift más madura volverá a cantar los capítulos de su discografía, tan diferentes entre sí. Y con ellos no buscará demostrar su fuerza en ventas, de sobra probada ya. Recuperará el control de su música y dejará claro que la versión más auténtica de su trabajo siempre será la Taylor´s Version, incluso cuando salga 13 años después de la original. Y si de algo podemos estar seguros es de que, con estas seis regrabaciones, Taylor Swift nos dará su mejor versión. Como ya ha hecho con cada canción de Fearless (Taylor´s Version).

Publicidad

Deja un comentario