Los objetivos de la ONU para el 2030 y cómo colaborar con ellos

0
335
Fuente. Ineco

Qué son el desarrollo sostenible y la Agenda 2030

El desarrollo sostenible garantiza el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social. Es un concepto claro y sencillo que parece estar en boca de todos y en manos de nadie al mismo tiempo. Mucha gente habla y opina sobre cómo el mundo podría llegar a ser un lugar mejor; mucha gente critica a aquellos que tienen poder para cambiar las cosas pero que no mueven un dedo para demostrarlo; muchos otros se dejan llevar por la poesía y la pseudoempatía del siglo XXI; y muchos otros prefieren mirar hacia otro lado escudándose en que nadie puede cambiar nada porque el cambio es algo demasiado grande como para poder ser alcanzado. ¿Es esto último cierto? ¿Se pueden cambiar realmente las cosas o no somos más que meros títeres del idealismo? ¿Podemos favorecer al desarrollo sostenible de alguna forma?

Publicidad

La respuesta es sí. Todos somos personas racionales y emocionales capaces de contribuir al cambio. Solo necesitamos implicarnos en la realidad y concienciarnos con el hecho de que somos elementos dinámicos de un mundo cambiante y, por tanto, protagonistas cruciales de la evolución social, económica y medioambiental de nuestro planeta. Puede sonar idealista, pero ¿no es acaso el idealismo un sendero para derrotistas?

Lo es, y más teniendo en cuenta que organizaciones internacionales como las Naciones Unidas están haciendo lo posible por convertir el idealismo en una realidad. La  ONU ha inspirado a cientos de entidades sin ánimo de lucro mediante la creación de la Agenda 2030. Esta agenda tiene el propósito de ilustrar 17 objetivos que han de cumplirse antes del 2030 con el fin de favorecer a la sostenibilidad, y de los cuales todos podemos ser partícipes.

17 objetivos de Agenda 2030 | Fuente personal

Si queremos ayudar al cambio tenemos que empezar por cambiarnos a nosotros mismos. Y eso no implica cambiar nuestras identidades ni mucho menos. El primer paso es simple: reflexionar sobre lo que nos rodea y tratar de ver qué cosas positivas o negativas aportamos a ese entorno. ¿Te implicas en los demás? ¿Sientes empatía hacia el resto? ¿Sabes escuchar? La mayoría de personas carecemos de estos rasgos porque la sociedad tiende a la individualidad y el egoísmo, ya sea por el reformismo cultural o nuestro inherente egocentrismo humano. Lo cierto es que ese egocentrismo proviene de nuestra sensación de impotencia hacia lo que nos rodea. Y es normal. Habiendo tanta gente poderosa ahí fuera, ¿qué importa lo que un don nadie como yo pueda hacer? ¿A quién le importa que sea buena persona o que tenga empatía si no es a mis seguidores de Instagram o Twitter?

Si te sientes identificado con esto y has llegado a la conclusión de que tanto tú como cualquier persona puede ser crucial para la sostenibilidad, significa que has superado el cambio individual y que estás dispuesto a participar en el colectivismo, fuente de poder en sociedad. Hay decenas de organizaciones con poca voz que cada día luchan por alcanzar esos 17 objetivos de la ONU, y cualquier persona puede sumarse a ellas y alzar esa voz.

Un ejemplo de ello puede ser la ONG Acción 2030, una entidad sin ánimo de lucro que busca la reactivación económica de barrios con déficits económicos mediante la apertura de centros coworking. Con ello promueve el bienestar económico y social de las zonas evitando que ciertas minorías vulnerables caigan víctimas de la exclusión. Por aquí dejo el enlace para los interesados: ONG ACCIÓN 2030 (accion-2030.org) Como esta entidad hay muchas más, y tanto tú como cualquier otra persona puede ayudarlas a cumplir su cometido.

Publicidad

Deja un comentario