Eduardo Sáenz de Cabezón: “Las matemáticas nos aportan un pensamiento crítico para elegir con libertad”

0
1626

Eduardo Sáenz de Cabezón, amante de las matemáticas

Eduardo Sáenz de Cabezón es matemático y profesor en la Universidad de la Rioja. Tiene un canal de Youtube, Derivando, un programa de televisión, Órbita Laika, y da charlas sobre la importancia de las matemáticas y cómo podemos aprender de ellas para tener un pensamiento crítico, ser más felices y actuar con libertad.

P: De niño, ¿te gustaban las matemáticas?

Publicidad

R: No especialmente. A mí me gustaba estudiar, y me gustaban todas las asignaturas. Las matemáticas me gustaban, pero como cualquier otra materia. Mi favorita era gimnasia y matemáticas empezó a gustar fuertemente ya en la carrera.

P: ¿Cuál es el momento en el que decides dedicarte a las matemáticas?

R: Fue en la asignatura de álgebra. Teníamos unos ejercicios que eran muy largos. Yo los estuve haciendo durante un montón de horas y al día siguiente, nuestra profesora nos enseñó los Teoremas de Noether, que resolvían de un plumazo todos esos ejercicios. Ahí vi cual era realmente el poder del pensamiento lógico y del pensamiento abstracto.

P: En tu último vídeo de Derivando dices que estudiaste matemáticas y que lo volverías a hacer una y mil veces. ¿Qué son las matemáticas para ti?

R: Es un consejo que no seguí a uno de mis profesores que nos decía que apuntáramos cuál era nuestra definición de matemáticas cada cinco años, si yo lo hubiera hecho, ahora tendría una bonita evolución sobre cuál es mi idea de las matemáticas. Ahora mismo, para mí es el arte de encontrar patrones, de encontrar regularidades en cosas y saber qué hacer con ellos. Puede ser en objetos matemáticos, como los números, o dentro de la matemática aplicada encontrar esos patrones en la física, la ingeniería, la biología….

P: ¿Qué aprendes de ellas?

R: La parte más importante es ver qué es lo esencial y qué es lo accesorio a la hora de tratar un problema. Buscamos que son las cosas esenciales, y a partir de ahí, describimos y atacamos las partes fundamentales de un problema. Después, entramos en los detalles. La metodología y la forma de atacar problemas es lo más fundamental en las matemáticas.

P: Una persona no tan ligada a las matemáticas, ¿qué puede aprender de ellas?

R: Fundamentalmente a ordenar el pensamiento. En cualquier ámbito de la vida: pararte y analizarlo con calma. Porque un problema, aunque pueda parecer complicado, si lo vamos dividiendo en partes, las analizamos, las resolvemos y vamos integrando sus soluciones, deja de ser tan complejo. Puedes abordar el problema por partes, en vez de verlo de forma global y además, conseguir así, una solución más eficiente. Ese orden a la hora de afrontar los problemas es lo más importante de las matemáticas y puede servir para todo el mundo.

«Las personas aprenden a afrontar sus problemas de forma ordenada gracias a las matemáticas»

P: ¿Cómo te enfrentas, qué aprendes de un problema que tiene una solución difícil?  

R: Incluso aunque no sepas si tiene solución. Cuando afrontamos problemas en investigación, no sabemos ni si tienen solución y si la tienen, si vas a ser capaz de encontrarla. Lo primero es tratar de reducir el problema y entender de qué va. Después, identificar cuáles son sus partes, qué se ha hecho sobre ellas, qué se sabe o cuáles son las técnicas para resolverlas. Por último, usarlas de forma creativa o generando nuevas técnicas. Así, vas enriqueciendo tu caja de herramientas, de técnicas matemáticas y tu cultura matemática, teniendo más ingredientes para afrontar los problemas.

P: Dentro de esos problemas, ¿qué importancia tiene el error?

R: Los errores tienen la importancia de decirnos por donde no ir y por tanto, nos pueden despejar el camino de varias formas. También, nos enseñan cómo es nuestro pensamiento. Me he equivocado muchas veces en problemas de investigación y me daba cuenta de que o estaba relajando demasiado las hipótesis, o que me había equivocado aplicando una técnica. Los errores son guías en el camino. A menudo, los despreciamos, pero cuando tenemos errores, nos tenemos que parar a analizar el porqué.

P: ¿Qué es enseñar para ti?

R: En muchos ámbitos, enseñar es compartir el conocimiento previo que se tiene sobre una materia, tratando de construir a una persona para que aproveche lo que se ha hecho en el pasado, lo que han hecho las generaciones anteriores, para que podamos seguir avanzando. Enseñar también es dar a una persona la independencia suficiente para que pueda seguir aprendiendo cosas por su cuenta. Es decir, compartir la inquietud, generar curiosidad y dar las herramientas necesarias para que las personas puedan seguir aprendiendo. Porque nada se acaba en lo que un maestro te pueda enseñar.

Eduardo en una clase de matemáticas. Fuente: Instagram Eduardo Sáenz de Cabezón

P: Es el principio, el empuje para continuar ¿no?

R: Claro. Normalmente uno está empezando. Cuando uno acaba la carrera está empezando a saber cosas. Todo el tiempo estamos empezando a saber y todo el tiempo estamos abriéndonos direcciones para aprender cosas nuevas.

P: ¿Para qué sirven las matemáticas?

R: En el aspecto profesional, las matemáticas son el lenguaje de la ciencia y de la tecnología. Gran parte de la gente que estudia en el instituto se va a dedicar a la ciencia o a la tecnología, incluso los que hacen ciencias sociales porque en educación, o en psicología, las matemáticas son muy útiles. En el aspecto personal, es la capacidad para analizar problemas y dividirlos en partes y por último, son un entrenamiento para el cerebro.

«Las matemáticas son un entrenamiento para el cerebro»

P: ¿Podrías poner un ejemplo de las matemáticas como entrenamiento para el cerebro?

R: Sí. Igual que un futbolista no se dedica al fútbol para hacer abdominales, pero si no los hace, el que sí los hace va a saltar más que él, va a correr más o va a ganar la disputa de un balón. Ese entrenamiento que no es específico, ni nada relacionado con el balón, da el sentido para luego poder jugar bien. Porque para dirigirnos bien por la vida, muchas veces necesitamos entrenar nuestro cerebro y las matemáticas son un buen entrenamiento.

P: Y una raíz cuadrada o una matriz, que se dan en el instituto, ¿qué importancia tiene aprenderlo?

R: El mismo que el de los abdominales. Nunca voy a tener que levantar la tripa treinta veces, al igual, que nunca voy a tener que hacer una raíz cuadrada o una matriz, la calculadora o el ordenador lo va a hacer por mí. Pero saber seguir el plan de razonamiento tan complicado que tienen o saber comprender objetos tan complicados como las matrices o como la resolución de ecuaciones permite a tu cerebro encadenar proposiciones lógicas, encadenar pensamientos o consecuencias unas tras otras y eso te va a permitir tener una forma de pensar y estar acostumbrado a ejercer el pensamiento.

P: Has dicho alguna vez que las matemáticas son una herramienta para ejercer la ciudadanía de manera crítica, ¿por qué?

R: Porque muchas veces en las noticias vemos informaciones que contienen datos, y si uno no tiene una mínima alfabetización sobre estos datos, se le puede engañar fácilmente y además, al presentártelos, te parece que es una verdad absoluta. El pensamiento crítico te permite, a partir de tu propio conocimiento y tu capacidad de pensamiento, hacer caso o no a las cosas, creértelas o no, pero con una base fundamentada. Nos hace más libres porque una persona que no sabe las opciones que tiene, o no las conoce, no puede elegir. Si no tenemos conocimientos, podremos protestar sin razones o simplemente asumir las cosas.

P: ¿Cuál sería una situación práctica?

R: Por ejemplo, si yo le digo a un niño de tres años que decida entre varias marcas de ordenador para comprárselo, le estoy dando opciones, pero para él son indistinguibles, porque no sabe si una marca es mejor que otra. Eso no es libertad, no tiene información y no tiene la capacidad para elegir. A veces, confundimos libertad con la capacidad de elegir cosas y no es así. La libertad es una capacidad formada de elegir cosas, sabiendo lo que estás eligiendo, sino eres fácilmente manipulable. Por eso, las matemáticas, entre otras cosas, sirven para ejercer la ciudadanía de manera crítica.

Eduardo explicando la libertad que te aportan las matemáticas. Fuente: Canal de Youtube, Derivando

P: Incluso un niño más mayor de 14-15 años, como no tiene esos conocimientos de matemáticas, tampoco puede distinguir entre los tipos de ordenadores.

R: Claro. He puesto el ejemplo del ordenador, pero podríamos decir que cómo sé que estos datos que me está dando el Gobierno están reflejando la situación o no. El sueldo medio en España es un dato irrelevante, no me está dando la medida de nada. Hay que tener en cuenta cuál es la distribución, la moda, la mediana y ahí, podemos ir a los datos y ver si estamos mejorando o no. Puede ser que el sueldo medio en España haya aumentado, pero, que haya más gente por debajo del sueldo medio y eso es un empeoramiento claro. Hay que tener un mínimo de cultura matemática para saber analizar estas cuestiones.

P: Ojalá mucha gente que estuviera estudiando, te escuchara y se diera cuenta de para qué sirven las matemáticas.

R: A mí me gusta pensar que cuando yo digo que las matemáticas sirven para mucho y que están muy bien, no lo hablo en favor de las matemáticas, sino en favor de las personas para que sean conscientes de que adquirir esa herramienta, les ayuda. No es por vender las matemáticas, sino que me interesa que las personas sean más felices y para eso, hay que explicar cuál es el poder de las matemáticas para alcanzar la felicidad.

P: Existe el tópico de que las matemáticas son difíciles ¿es real?

R: En parte sí. Hay partes de las matemáticas que son muy difíciles. Lo que pasa es que cuando se habla de matemáticas, uno habla de la asignatura de matemáticas y en la que hay cosas difíciles, pero como en las demás asignaturas. Hay un complejo adquirido que tenemos entre todos de que las matemáticas son muy difíciles. En ese sentido creo que tenemos más capacidad matemáticas de la creemos.

P: Porque tú dices mucho, que todos tenemos un matemático dentro pero, ¿cómo lo podemos explotar en nuestro día a día?

R: Lo primero teniendo en cuenta que lo tenemos, y así, quitarles drama a las matemáticas y vivir más relajados. Usarlo como una herramienta para disfrutar, porque hay cosas que podemos disfrutar si sabemos más matemáticas. Tener cultura te abre el abanico de cosas que puedes disfrutar y la cultura matemática es una parte de esa cultura. Es difícil de ver en cosas prácticas, pero esa capacidad crítica o de análisis es muy beneficiosa para cualquiera se vaya, o no, a dedicar a las matemáticas.

«Tenemos que usar a nuestro matemático interior como una herramienta para disfrutar»

P: ¿Por qué cosas como las de tu canal de Youtube no se dan en el colegio? ¿Qué cambiarías de la forma de dar matemáticas?

R: No soy profesor de matemáticas ni en primaria ni en secundaria, no tengo mucho que aportar porque no soy especialista en educación, pero sí que me da la sensación de que damos demasiadas cosas en matemáticas. Quizás deberíamos dar menos, pero verlas más intensamente, con más profundidad. Yo tengo mi opinión, como otros la tienen, de que cosas sacaría del currículum y que cosas metería o que metodologías usaría, pero como principio general, creo que un currículum menos extenso y más intenso, beneficiaría mucho.

P: ¿Cómo puede complementar lo que tú explicas en Youtube con lo que se da en el instituto?

R: Dando contexto al trabajo que se hace en la escuela, colocando las cosas en un contexto más amplio que a veces, a los profesores, no les da tiempo a prepararse. También, tratar de alinear a la ciudadanía con el mensaje científico. Es aportar conocimiento y cuál es el valor de ese conocimiento. Es una labor de ayudar a la escuela.

P: También das charlas, matemático y cómico ¿es una buena combinación?

R: Sí. Porque la comedia trata de conectar cosas que parecía que no estaban hechas para ser conectadas y las matemáticas muchas veces también. El humor es un vehículo muy bonito para transmitir conocimientos, porque no solamente te hace pensar, sino que la risa te hace estar con otros, mejora tu capacidad de comprensión contigo mismo y con los demás. 

P: Tienes un programa de televisión que es Órbita Laika ¿qué importancia tiene que aprender sea también divertido y que la televisión lo apoye?

R: Es un derecho que tenemos como ciudadanos, el hacer ciencia, el querer conocer qué es lo que se hace, cuál es el contenido y la forma de hacerlo. Es importante porque para resolver los problemas que tenemos, y los que tengamos en el futuro, va a ser decisivo que los ciudadanos estemos alineados con el mensaje científico. Ahora tenemos un problema que es el cambio climático, y solo lo vamos a poder resolver si la ciudadanía estamos del lado de la ciencia, sino lo vamos a tener muy difícil y vamos a ver los efectos probablemente pronto.

Eduardo Sáenz de Cabezón, presentador de Órbita Laika. Fuente: Instagram Eduardo
Eduardo presentando Órbita Laika. Fuente: Instagram Eduardo Sáenz de Cabezón

P: Claro, pero hay mucha gente que como no les afecta a ellos miran hacia otro lado.

R: Eso es una forma de expresión de la incultura. Ese tipo de razonamiento tiene todos los defectos posibles. Por un lado es ignorancia, porque efectivamente, sí te afecta a ti, y por otro lado, es un egoísmo muy grande, basado precisamente, en esa ignorancia.

P: ¿Cómo puede conseguir un profesor que la gente vaya feliz a su asignatura, y por tanto, a clase?

R: Lo primero, estando el profesor contento, con su trabajo, con estar ahí y con lo bonito que es la enseñanza. También, que tenga muy buena formación para ser capaz de ayudar a los estudiantes en sus errores. Por otro lado, colocar la situación de la clase como una situación de aprendizaje y no como una de estrés. Una situación en la que voy a fallar, voy a pasar vergüenza y por eso, la gente no se atreve a intentarlo por el miedo a equivocarse. Y por último, conocer mucho a los estudiantes, cuáles son sus intereses, qué quieren o dónde fallan para generar un contexto de aprendizaje que sea adecuado y tranquilo.

P: ¿Crees que se podrá conseguir?

R: Yo creo que sí. De hecho, se está mejorando mucho. Hay muchos profesores y profesoras que esto lo tienen muy en cuenta y que van dando pasos. Por supuesto, hay mucha gente, como en todas las profesiones, que quizás no debiera estar ahí, porque a lo mejor, su lugar, o su profesión es otra, o directamente, porque no lo hacen bien. Pero hay muchos otros que sí y cada vez más, la gente es más consciente de esto en la educación.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario