Opel presenta su Manta GSe: un clásico del futuro

0
975
Opel Manta GSe ElektroMOD

En la asociación Cunda Squad siempre decimos aquello de “Nos gustan los clásicos”. Algo que, por lo general, jóvenes y adultos no toman enserio. Hasta que ven a unos chavales de poco más de 20 años aparecer con joyas como un Mitsubishi 3000GT, BMW E30 o E36, Honda Civic EK3 y algún que otro coche de no menos de 25 años, generalmente.

Publicidad

Este grupo, del que un servidor es cofundador, es una enorme excepción a la normal actual. A los jóvenes ya no les gusta ni conducir ni la automoción, y a las marcas lo clásico les pesa (para mal). Ayer comentamos ilusionados algo increíble. Una noticia, cuanto menos, inesperada.

La evolución a lo eléctrico nos guste o no y estemos preparados o no, es algo inevitable y muy de moda. No nos apasionan especialmente los coches eléctricos. El asunto trivial de la ausencia de sonido y “alma” se ve ensombrecido por un problema mayor: diseños modernos generalmente carentes de ningún tipo de personalidad. Lejos queda el Mazda RX-7, el Honda NSX o los Mercedes 300 SL.

De repente, ayer pasó algo que ha dejado enmudecida a la industria del motor y sus amantes. Opel ha presentado su GSe. Y sí, estamos ante el mejor diseño de un coche eléctrico de todos los tiempos.

Opel Manta GSe ElektroMOD

La historia del Opel Manta es la de la creación de un automóvil deportivo con tracción trasera por parte de los alemanes cuando estaban bajo el manto de General Motors (GM). Derivado del Opel Ascona y competidor directo del gran Ford Capri.

Contó con tres generaciones diferentes entre 1970 y 1988, y fue sustituido por el Opel Calibra. El Manta A es el más icónico, y llegó a tener una versión turbo que hacía el 0-100 KM/h en 7,6 segundos. Incorporó también piezas de alto rendimiento, como suspensiones de una novel (y ahora conocida) empresa llamada Bilstein. Asientos Recaro, colaboración con volantes Nardi… Lo mejor de la época, en definitiva.

Con los años, ganó en potencia y en el mercado, aunque para un servidor perdió en diseño. Pero eso se ha arreglado ayer con una presentación internacional de Opel: El Opel GSe.

La base es, precisamente, un Manta del 73 que iba al museo histórico de Opel y al que han decidido dar una vuelta y una segunda vida. Ha sido mostrado con una pintura amarillo brillante con detalles negros por toda la carrocería. En el salpicadero, dos pantallas horizontales a modo de cuadro y sistema de entretenimiento (12” y 10” respectivamente). Telas de alcántara, cueros y un volante deportivo desplazado al estilo de los clásicos Sparco u OMP. En una de las imágenes, además, se muestra un altavoz Marshall. ¿Implicará esto algún tipo de acuerdo sobre el sonido con la empresa londinense? De momento, no lo sabemos, pero combinan realmente bien.

Opel Manta GSe ElektroMOD y Marshall Audio

Su esencia sigue ahí: tracción trasera. Y Opel ha hecho algo inaudito en un eléctrico, como es mantener un cambio manual de 4 velocidades en palanca (aunque no es la primera marca que se aventura a ello). Se comenta que la cuarta velocidad será el modo “automático”, aunque esto está aún por confirmar.

Respecto a motor, 147cv y 255 Nm para llevar al bólido hasta los 150 km/h. Batería de 31 kWh con una autonomía de hasta 200 km, que ya os digo que con el estilo que lleva, será bastante menos. No por temas técnicos, si no porque ir “calmado” con este aparato, va a estar difícil.

Interior digitalizado del Opel Manta GSe ElektroMOD

Llantas en 17” de Ronal, sistema de frenada Wilwood y una suspensión que se ve rebajada a propósito como mandan los cánones.

¿Y lo mejor? Saltaba a los grandes medios que el TÜV alemán lo ha homologado y matriculado. En otras palabras, que al final cabe la posibilidad de verlo comercializado. O puede que solo sea un proyecto de modernización para los miles de Manta que hay, sobre todo, en Alemania. O una base para un próximo coupé eléctrico de la marca.

Opel Manta GSe ElektroMOD

Sea como sea, Opel acaba de dar un golpe en la mesa en cuanto a diseño, restauración y ecologismo. Una verdadera maravilla clásica más futurista que nunca.

Publicidad

Deja un comentario