‘Sex Education’ regresa sin perder su esencia

0
420
Póster Promocional Sex Education | Fuente: @sexeducation (Instagram)

La serie de Netflix estrena nueva temporada

La tercera parte de Sex Education ya ha llegado. Se estrenó el pasado 17 de septiembre y, tras el éxito de las dos anteriores temporadas, todo el mundo estaba pendiente de este día. La serie británica llega cargada de nuevas historias con las que romper la barrera que parece haber respecto a la educación sexual. Y una vez más, intenta hacerlo desde la naturalidad.

Para ello, en esta nueva entrega se plantea una perspectiva diferente. Supone un regreso a las clases, pero al hacerlo no nos encontramos con el Moordale que conocíamos hasta ahora. Se nos presenta una nueva directora cuyo objetivo es reconducir el instituto hacia un nuevo camino. De esta forma, las ideas de lo correcto y el decoro marcan una temporada que no se queda atrás respecto a sus predecesoras.

Publicidad

Innovar sin perder la esencia

Cuando muchas series llegan a su tercera temporada, suelen padecer el mismo problema. Se pierden en su propio éxito, intentando imitar dinámicas que tras dos temporadas no funcionan. O se esfuerzan demasiado por diferenciarse dando lugar a historias forzadas. Por suerte, Sex Education no ha caído en este tipo de errores. Consigue avanzar pero sin provocar confusión en el espectador.

En gran medida, la tercera temporada de Sex Education es lo mismo de siempre. Pero en esa familiaridad radica su éxito. Manteniéndose fiel a lo que ya ha construido consigue incorporar nuevos elementos sin perder al espectador. Con ello logra ofrecer nuevas dinámicas o temas sin provocar que su público se sienta desamparado o perdido. Por ello, dar al play en el primer capítulo es como iniciar un nuevo curso en el instituto de siempre.

Nada será exactamente lo mismo que en los años pasados, pero no importa. No importa porque sabes cómo desenvolverte, qué esperar. El cambio entre la primera y la segunda temporada se sintió más brusco, pero en este caso Sex Education ha conseguido presentarse al espectador como algo conocido pero sin repetir los mismos trucos de siempre. Todo ello a través de la inclusión de nuevos personajes y tramas al mismo tiempo que cuidaba y dejaba espacio a los anteriores.

Grandes incorporaciones

Otra de las claves que han permitido que esta tercera temporada funcione ha sido la introducción de nuevos personajes. Aunque no han sido tantos como en otras ocasiones, sí que resultan suficientes para ampliar los horizontes de la serie. Y no quedan relegados a un papel meramente anecdótico. Su presencia en la serie resulta fundamental para que la trama avance en la dirección correcta.

El primer ejemplo y uno de los más evidentes es Hope, la nueva directora del instituto. Aunque en un primer momento se presentase como cercana y empática con su alumnado, esto cambió rápidamente. Pese a que este giro no resultase precisamente sorprendente, su papel no deja de ser relevante. Es la gran villana, la antagonista de esta temporada. Se posiciona como la encarnación de la tradición. Como el respeto absoluto por las normas y la obsesión por alcanzar los estándares que la sociedad marca como justos y respetables.

Pero Hope no es la única novedad valiosa en esta tercera temporada. Cal, a pesar del reducido protagonismo del que disfruta, es una de las nuevas incorporaciones más interesantes. Se trata de una persona no binaria que busca poder expresar su género con libertad y respeto en un entorno cada vez más opresivo. Muestra cómo no es fácil ser real en un ambiente que no te tolera o que te dice cómo debes comportarte o vestir hasta extremos insospechados.

Presentando nuevas realidades

Las vivencias y temáticas que no encuentran cabida en muchas otras series es el punto central de Sex Education. Lo ha sido desde su inicio. Está en su propia naturaleza. Ir más allá que el resto de contenidos audiovisuales. Mostrar la diversidad que existe en el mundo de una forma absoluta, sin dejar a nadie de lado. Y aunque todavía no ha logrado alcanzar este punto, y le queda todavía mucho por mostrar, esta temporada sí que sigue ampliando su alcance.

Una de estas vivencias que ha añadido en su tercera temporada es la representación de personas no binarias a través de Cal. Es cierto que debería haber profundizado más en los obstáculos que enfrenta el no binarismo. Ya ha sucedido en otras ocasiones, la serie peca de superficial y busca abarcar tanto que no termina haciéndolo de la manera más adecuada. Sin embargo, es importante destacar el paso que supone la inclusión no binaria: una realidad que es constantemente borrada de la ficción.

Otro aspecto muy interesante que muestra esta tercera temporada es el embarazo a edades avanzadas. Jean, madre de Otis, decide tener a su bebé independientemente de su edad. Sin embargo, se enfrenta a problemas por ello. Es incluso juzgada por su propio ginecólogo, lo que sirve para reflejar una vez más en la serie que los comentarios machistas y sexistas están todavía demasiado vivos. Y que se pueden dar en todos los campos y situaciones.

Tomando apuntes

Con todo ello, Sex Education ha conseguido entregar una tercera temporada a la altura de su legado. No es perfecta, pero no es una serie que pretenda serlo. Es divertida, desenfadada, incluso en ocasiones excesiva y casi melodramática. Pero cumple su función. Permite poner sobre la mesa e incluir en millones de hogares temas y cuestiones que probablemente no vayan a llegar a través de la educación tradicional. Porque aunque parezcan situaciones exageradas, muchas de las situaciones que se muestran en la serie suceden día a día en los institutos de todo el mundo.

Y el sistema educativo no parece estar preparado para alcanzar los nuevos tiempos. Ni parece querer estarlo. Por ello es muy importante que en la ficción se siga explorando la diversidad sin tapujos, mostrando todas las caras posibles desde la normalización, al igual que otras series como Love, Victor. En este campo, la tercera temporada de Sex Education ha dado una clase magistral. Ahora, como público, solo queda observar y tomar apuntes.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario