Andrew Garfield, ¿a por el Óscar con ‘Tick, tick… Boom!’?

0
658
tick tick boom
Cartel Tick, Tick... Boom! | Fuente: Netflix

El actor británico-estadounidense protagoniza Tick, Tick… Boom!, la película basada en el musical homónimo semiautobiográfico de Jonathan Larson

Con la Navidad y los premios Óscar a la vuelta de la esquina, las productoras aprovechan estas fechas para sacar todo su arsenal. En el caso de la distribuidora Netflix, el 19 de noviembre estrenó Tick, Tick… Boom!. Este drama-musical está basado en el musical homónimo semiautobiográfico de Jonathan Larson, director de Rent, papel que interpreta Andrew Garfield. Él mismo será el que nos relate y cante la crisis que puede sufrir cualquier persona cuando ve que el tiempo pasa y sus sueños aún no se han cumplido. 

Publicidad

Nos trasladamos a la década de los 90, en la bohemia neoyorquina del Upper West Side. Jonathan Larson es un joven artista que trabaja de camarero en una cafetería por el día y que por la noche sueña con abrirse paso en Broadway como director y compositor. Está a punto de cumplir 30 años y, no solo no ha cumplido ese sueño, si no que aún no ha podido estrenar la obra que lleva ocho años escribiendo, Superbia. Siente que se le acaba el tiempo, sobre todo al compararse con algunos de sus ídolos como Paul McCartney, Stephen Sondheim, o con sus propios padres. Por fin, llega el día en el que Jonathan podrá mostrar su creación a varios productores teatrales para que “pujen por él”, pero también aparecerá otro dilema, ¿seguir adelante con sus sueños o renunciar a ellos y cambiarlos por la seguridad y estabilidad económica como han hecho ya su novia y su mejor amigo? 

Tick, Tick… Boom! nos mostrará ese proceso creativo, la lucha interna y externa de Jonathan, sus inseguridades y bloqueos creativos. Por eso, no es un musical al uso como a los que estamos acostumbrados, si no que encierra mucho más, es un reflejo de una juventud precaria a la que se le acaba el tiempo. Todo alejado del típico Nueva York de rascacielos y lujosos áticos para acercarnos al Nueva York bohemio y al Off Broadway, y tratando temas como lo difícil que es abrirse un hueco en el mundo de los artistas y cumplir un irreal “sueño americano”, la precariedad, madurar, la homosexualidad en los años 90 y el VIH y la preocupación por el SIDA

Un elenco encabezado por Andrew Garfield interpretando a Jonathan Larson

Andrew Garfield (La red social, The Amazing Spider-Man, Hasta el último hombre) protagoniza la película interpretando a Jonathan Larson, conocido sobre todo por su musical Rent. Sin embargo, antes del exitoso musical ganador de varios premios Tony, Larson escribió Tick, Tick… Boom! basándose en sus propias vivencias. Garfield no solo clava el papel de bohemio y soñador en una de sus mejores actuaciones, si no que demuestra su faceta como cantante y bailarín. En una entrevista para The Late Show, Garfield confesó a Stephen Colbert que nunca había cantado antes. Sin embargo, aunque no sea un cantante de naturaleza, bien es sabido que Garfield entrega el 100% de su potencial en cada papel y el resultado es una actuación que llena toda la pantalla.

Estos últimos meses, se ha creado mucha expectación en torno a Andrew Garfield y a su posible aparición junto con Tobey McGuire en Spider-Man: No Way Home, la última película de Marvel sobre el hombre araña de Tom Holland que sigue rompiendo récords. A cada entrevista a la que acudía el actor para promocionar Tick, Tick… Boom!, la pregunta era obligada y Garfield siempre lo negaba, incluso a Jimmy Fallon en The Tonight Show. A veces, la sombra del amigo y vecino más famoso, que Garfield interpretó en las dos películas de The Amazing Spider-Man, parecía quitarle protagonismo a su actuación como Larson. 

Pero Tick, Tick… Boom! no solo cuenta con la actuación de Garfield. El resto del elenco lo componen Alexandra Shipp (Love, Simon, Violet y Finch o X-Men: Fénix Oscura) como Susan, la novia bailarina de Jonathan que trata de pasar página en su época de artista; Robin de Jesús (Rent, In the Heights, Wicked) como Michael, el mejor amigo de Jonathan que renunció a su sueño de ser actor por un trabajo estable en una empresa; y también con Joshua Henry y Vanessa Hudgens (volvemos a escuchar a nuestra querida Gabriella en High School Musical) como amigos de Jonathan que le ayudan en sus números musicales y en la presentación de su obra. 

Todo bajo la dirección de Lin-Manuel Miranda, compositor, actor, cantante, dramaturgo y productor estadounidense. Conocido sobre todo por sus obras In the Heights y Hamilton, Miranda se enfrenta a su primera dirección en la gran pantalla. Él mismo interpretó a Jonathan en el musical de Broadway de 2014. El guion es de Steven Levenson, guionista de otro musical que también se ha adaptado este año como película, Querido Evan Hansen.

La banda sonora, otro de sus platos fuertes  

Pero sin duda, otro de los platos fuertes es su banda sonora. Hay canciones de varios estilos, desde rock hasta baladas e incluso un rap. A través de ellas se cuenta perfectamente la historia y la complementan, desde la crisis de Jonathan y sus amigos por cumplir 30 años, la vida bohemia neoyorquina, una crítica a cómo funciona la industria del espectáculo o las inseguridades y bloqueos creativos. Cada canción viene acompañada de números musicales únicos, desde una piscina y una cafetería hasta uno de los más memorables, una discusión de pareja

Tick, Tick… Boom!, una de las películas de estas navidades

Todos estos ingredientes hacen de Tick, Tick… Boom!, una película que, aunque no a todos gustará o entretendrá, no dejará indiferente a nadie. Ya sea por sentirse identificado con los personajes, por sus canciones y números musicales o por la actuación de Garfield, Tick, Tick… Boom! es una de las películas de estas navidades y de las que más dará de qué hablar en los próximos premios. En general, la película ha sido muy bien recibida tanto por el público como por las críticas especializadas, que han sido generalmente positivas. Sobre todo alaban la dirección, el guion, la banda sonora, los números musicales y la actuación de Garfield. 

Lo que yo destacaría es cómo se cuenta la historia. Jonathan es quien se la relata al espectador en forma de monólogo, como si el propio espectador fuera un personaje más de la película, en este caso, el productor al que Jonathan trata de impresionar y convencer. Y convence. La American Film Institute la ha calificado como “una de las mejores películas de 2021” y está nominada a varios premios para los Globos de Oro y los de la Crítica Cinematográfica, incluyendo los de mejor actor (Andrew Garfield) y mejor película. Mañana, 9 de enero, en la gala de los Globos de Oro, sabremos si finalmente recoge el premio.

El 8 de febrero, cuando se conozcan las nominaciones a los Óscar, sabremos también si opta a la estatuilla el próximo 27 de marzo. El actor ya estuvo nominado en 2017 por su papel en Hasta el último hombre, sin embargo, ese Óscar a mejor actor acabó en las manos de Casey Affleck, hermano de Ben Affleck, por Manchester frente al mar. Fue la edición de La La Land y con todo este revuelo de Spiderman: No Way Home, los fans han rescatado vídeos de la ceremonia en la que se ve a Andrew Garfield entre el público viendo orgulloso cómo Emma Stone, su compañera en The Amazing Spider-Man y ex pareja, recogía su Óscar a mejor actriz por La La Land. ¿Será esta vez Emma Stone quien mire orgullosa cómo Andrew Garfield recoge el Óscar por otro papel en un musical?

No sé hasta qué punto se considera spoiler una historia real, pero por si acaso, alerta spoiler:

Tick, Tick… Boom! es un homenaje a Jonathan Larson, uno de esos artistas soñadores que trágicamente nunca pudo conocer su éxito. Larson falleció a los 35 años por un aneurisma de aorta pocos días antes del estreno de Rent, uno de los mayores éxitos de Broadway. Este incluso tuvo su adaptación cinematográfica de la mano de Chris Columbus en 2005. Tick, Tick… Boom! también muestra como su ídolo Stephen Sondheim, letrista de West Side Story, se convierte en su mentor. Irónicamente, Sondheim falleció el pasado noviembre, a un mes del estreno de la versión cinematográfica de Steven Spielberg de su West Side Story. Tanto esa primera función que Larson nunca pudo disfrutar, como todas las que le siguieron, fueron y siguen dedicadas a Jonathan Larson.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario