10.4 C
Madrid
sábado, 2 diciembre, 2023

Ayuno: ¿qué es y cómo hacerlo?

El ayuno se ha vuelto una práctica...

‘El rey del invierno’: el rey Arturo también tiene pesadillas

Movistar Plus apuesta por una nueva serie...

Leticia G. Domínguez: «La infancia no se acaba, nos la llevamos siempre»

En su debut literario, Papá nos quiere, Leticia...

La F1 cada vez más alejada de Europa

¿Sabías la relación entre Mussolini y la Fórmula 1? ¿O su relación con Hitler? ¿Cómo ha evolucionado la geopolítica de este deporte? Con la llegada del Gran Premio de las Vegas, se empieza a sentir el fin de una temporada que nos ha vuelto a ilusionar y ha dejado grandes momentos en Canadá o Brasil. A lo largo de esta temporada marcada por especulaciones y rumores acerca de los circuitos que habrá en los próximos calendarios se ha podido ver que la Fórmula 1 está apostando cada vez más por los grandes premios fuera de Europa, su origen. ¿Por qué?

El negocio de la Fórmula 1 ha cambiado y seguirá haciéndolo con el transcurso de los años, ahora se apuesta por los circuitos urbanos .El deporte que nos hace agarrarnos al sofá los domingos está muy ligado al desarrollo industrial de Europa. La F1 nace en 1950 como sucesora al campeonato del automóvil durante los años 30, e incluso antes de su llegada, el automovilismo ya había sido un deporte clave para impulsar la construcción de la identidad nacional de los estados europeos.

En aspectos industriales, la primera década del siglo XX conllevó el auge del automovilismo. Gracias al desarrollo de esta industria y el progreso de la técnica, los países decidieron impulsarlo porque podían mostrar su superioridad como país en las carreras, donde las grandes marcas y pilotos de cada país competían por la gloria.

Mussolini y la F1

El automovilismo y el nacionalismo están vinculados. Sin ir más lejos, Enzo Ferrari, fundador de Ferrari, asumió el logo de su escudería del avión de combate de Francesco Baracca, aviador durante la Primera Guerra Mundial.

Francesco Baracca, aviador durante la Primera Guerra Mundial | Fuente: National Geographic

Además, el fundador de la escudería que nos hace sufrir con sus estrategias, estuvo alistado en el Partido Nacional Fascista de Italia, fundado por Mussolini. Ferrari utilizó su fábrica en Módena para producir máquinas al servicio del régimen fascista y de los nazis. Dicho esto, se debe destacar que este mismo fabricó a su vez armas para los rebeldes partisanos.

La industria del automovilismo transmite un proceso de avance tecnológico y modernidad, el cual casaba muy bien con el espíritu fascista de la época. Esta era se encuentra también marcada por una corriente artística que buscaba desgarrar la tradición y exaltaba la velocidad: el futurismo.

Para el dictador italiano el piloto de carreras encarnaba a la perfección su mito sobre el nuevo hombre fascista, lo presenciaba como un gladiador moderno que se jugaba la vida por ganar una copa. Ningún deporte reflejó mejor el valor del fascismo como el automovilismo, combinaba excelencia tecnológica con la velocidad de las máquinas. Añadiendo el carácter heroico y viril con el culto al riesgo de la muerte. Durante esta época, las competiciones tuvieron tanta importancia en Italia que se creó la Mille Miglia (la carrera más importante que iba desde Brescia a Roma), el Autódromo Nacional de Monza y se potenciaron marcas como Alfa Romeo, escudería de referencia en su día.

Las escuderías italianas se convierten en la más dominantes durante el fascismo pero, en los años 30, el nazismo llega a Alemania y Hitler ve la supremacía política y tecnológica de su régimen en el automovilismo.

Hitler y la F1

Cuando Hitler llega al poder, una de sus primeras decisiones es crear un programa de automovilismo financiado por el estado alemán, otorgando subvenciones a Mercedes y Audi, principales marcas del momento, para que desarrollen sus primeros coches de carreras. Porsche diseña también carros de combate durante esta época. En 1934 y 1939, los monoplazas alemanes sólo perdieron tres grandes premios en Europa, naciendo el mito de las flechas plateadas.

Monoplaza de Mercedes-Benz conocido como flecha plateada. Fuente: Motorpasión

Llegada Segunda Guerra Mundial

Con el fin de la Segunda Guerra Mundial se inaugura la Fórmula 1 marcada por la devastación de Europa. La F1 se convierte en un símbolo de orgullo europeo en unas fechas marcadas por la tensión. Europa quiere mejorar su economía y la industria del automóvil comienza a impulsarse, convirtiendo este deporte en el único lugar donde esa Europa en declive se puede mantener a la altura de las grandes potencias, Estados Unidos y la Unión Soviética.

Las dos grandes potencias rechazan la F1 por su carácter europeo. Sin embargo, EE UU sí disponía de grandes premios pero el público estadounidense se decantaba más por el Nascar o el Indy Car. La Unión Soviética descartó este deporte porque lo consideraban entretenimiento de burgueses, aunque con el paso de los años crearon incluso la Fórmula Easter.

Monoplaza de la Formula Easter | Fuente: Grand Prix 247

En los años 80, estalló una batalla entre FISA (nombre que tenía la rama deportiva de la FIA) y FOCA de Bernie Ecclestone, pues veía que el deporte crecía en popularidad y que los ingresos incrementaron.  A partir de 1981, la FIA llevó a cabo el Pacto de la Concordia donde otorgaba a la asociación de constructores el derecho a negociar los contratos de televisión. 2017, Ecclestone vende sus acciones de la F1 a Liberty Media por 8 billones de dólares cediendo el control al completo de la máxima categoría del automovilismo mundial a la empresa estadounidense, alejándola de Europa.

Ecclestone y Vettel posando | Fuente: Motorpasión

El dinero está siendo uno de los principales motivos del abandono progresivo de la F1 en Europa, ya que mantener un premio es muy costoso y cada vez hay menos países europeos que se lo puedan permitir. Además, Europa se muestra continuamente consciente del peligro del cambio climático y aboga por adoptar medidas que puedan frenarlo, pero Aston Martin, por ejemplo, cuenta con Aramco como patrocinador, una petrolera saudí que está desarrollando combustible sintético, lo que demuestra que no se posiciona a favor de las medidas ecológicas estrictas que plantea Europa. ¿Entonces quienes cogerán el relevo a Europa? ¿Significa la eliminación poco a poco de los circuitos europeos?

Actualidad y Noticias

Ponga la publicidad de su empresa aquí. Verá crecer su negocio gracias a nuestra publicidad

+ Noticias de tu interés

Carla Nyman: “No tengo miedo a la cancelación, en la literatura no hay policía”

Entrevista con la autora de Tener la carne, que debuta en el ámbito novelístico con un brutal manuscrito donde se permite la ambigüedad Carla Nyman (Palma de Mallorca, 1996) se ha despedazado en varios poemarios como Elegías para un avión...

“Déjame, soy una pecadora”

Reseña al libro 'Keyle la pelirroja' de Isaac Bashevis Singer Hay libros que te dejan un sabor amargo en la boca difícil de suprimir por muchas novelas que leas. Historias que transportan a tiempos oscuros, dadas de la mano con...

Azerbaiyán y Armenia, la guerra que no cesa

Contexto histórico del odio entre Azerbaiyán y Armenia El 24 de febrero de 2022, la guerra entre Rusia y Ucrania se hizo eco en nuestros medios. Guerra que afectaría a otros conflictos bélicos, aunque no sea de manera directa. A...
A %d blogueros les gusta esto: