España se abstiene en la lucha contra el racismo en las Naciones Unidas

0
865

El pasado 31 de diciembre de 2020 España se abstuvo en la votación de una resolución en la Asamblea General de la ONU a favor de la eliminación del racismo y la xenofobia. La resolución fue aprobada por 124 países con 12 votos en contra y 44 abstenciones.  

Publicidad
Protesta Black Lives Matter en Estados Unidos.
Protesta Black Lives Matter| Fuente: Johnny Silvercloud (R3D)

¿Qué dice el acuerdo?

El acuerdo se titula “Llamamiento mundial para la adopción de medidas concretas para la eliminación total del racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia y para la aplicación y el seguimiento generales de la Declaración y el Programa de Acción de Durban”. Este documento subraya la importancia de hacerle frente al discurso de odio desde las instituciones internacionales y también manifiesta que la lucha antirracista ha de ser una prioridad para la comunidad internacional.

Países como Alemania, Francia, Reino Unido y Estados Unidos votaron en contra de la resolución; Portugal e Italia se abstuvieron.

La resolución señala lo crítica que es la situación a la que se enfrentan las personas racializadas en la actualidad. Especialmente tras las situaciones de “uso excesivo de la fuerza” por parte de los agentes policiales contra manifestantes pacíficos del movimiento Black Lives Matter. Además, el acuerdo muestra el apoyo hacia los migrantes que sufren discriminación racial desde las propias instituciones.

En un momento de crisis social donde se han mediatizado importantes casos de violaciones de derechos humanos hacia personas racializadas en EE. UU., abstenerse te convierte en cómplice de la opresión racial. Esta abstención y el mirar hacia otro lado silencia situaciones de injusticia y fortalece el racismo estructural en España.

Racismo en España

El pasado mes de junio, se remitió un informe a varios organismos de la ONU en el que se denunciaban más de 70 casos de violencia racista institucionalizada en España. En este informe se visibilizaban las violaciones de derechos humanos que tuvieron lugar durante el estado de alarma, desde el 15 de marzo 2020 hasta el 2 de mayo de 2020. El documento fue elaborado por el Equipo de Implementación del Decenio Afrodescendiente en España en colaboración con Rights International Spain (RIS) y denunciaba casos de personas que habían sido objeto de identificación por perfil racial y víctimas de situaciones de brutalidad policial.

En un momento que demanda altura política y responsabilidad social, España muestra su falta de voluntad para abordar el racismo estructural. La abstención en la lucha contra el racismo desde las instituciones convierte a España en cómplice del racismo estructural. «No se puede defender los derechos humanos mientras se defienden las estructuras que sistemáticamente los socavan», afirma el periodista de Eldiario.es, Youssef M. Ouled.

 

Publicidad

Deja un comentario