Se cumplen 73 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

0
338

Se trata de uno de los acuerdos de la ONU más ampliamente aceptados

La Declaración Universal de los Derechos Humanos fue adoptada el 10 de diciembre de 1948, tras la sucesión de dos guerras mundiales que habían afectado de manera devastadora, no solo a los ejércitos y soldados movilizados, si no también a la población civil global. Algunos ejemplos de estos impactos  fueron: los crímenes contra la humanidad, como el holocausto, las bombas atómicas y los bombardeos a ciudades como Guernica y Dresde.

El objetivo en que se fundamentó era el de reglamentar los 30 derechos y libertades redactados en la lista, de modo que estos sirvieran como amparo a todos los seres humanos sin haber distinción de ninguna clase, raza, color, sexo, orientación sexual o identidad de género, idioma, religión, opinión política o de cualquier otro tipo, como origen nacional o social, fortuna, nacimiento y cualquier otra situación. Universal hace referencia a  todas las personas en todos los lugares.

Publicidad

Es en el preámbulo del propio documento donde se notifica y considera que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana.

El origen de la Declaración

Fue redactada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que a su vez estaba conformada por representantes de todas las regiones del mundo con diferentes antecedentes jurídicos y culturales, como un ideal común para todos los pueblos y naciones. 

Las características principales de los derechos es que son universales, indivisibles e interdependientes. Es decir: todos los derechos humanos tienen la misma importancia y todos los gobiernos deben tratarlos de un modo justo y equitativo, en los mismos términos y con el mismo énfasis; por tanto, todos los Estados tienen, con independencia de su sistema político, económico y cultural, la obligación de promover y proteger todos los derechos humanos para todas las personas sin discriminación.

Intuyo que la mayoría de ustedes se preguntarán, ¿Cuál es la pertinencia de la Declaración Universal de Derechos Humanos 73 años después de su adopción?

La aplicación de la Declaración de los Derechos Humanos

Como su propio nombre indica, esta declaración es universal y, por consiguiente, debe ser aplicada en todos y cada uno de los países del mundo. A pesar de no ser legalmente vinculante (no tiene que ser recogida de manera implícita en las leyes o constitución de un estado) muchas naciones la han incorporado en sus Cartas Magnas, así como en marcos jurídicos nacionales.

Respecto a la imagen destacada del presente artículo, cabe destacar que la mujer que mantiene el documento es Eleanor Roosevelt. Fue una escritora, activista y política estadounidense que desempeñó el papel de primera dama de los Estados Unidos durante los cuatro periodos presidenciales de su esposo, Franklin D. Roosevelt. Ejerció como delegada de los Estados Unidos en la Asamblea General de las Naciones Unidas entre 1945 y 1952. El trigésimo tercer presidente de los Estados Unidos, Harry S. Truman,  posteriormente la llamó la «Primera Dama del Mundo» por sus avances en materia de derechos humanos.​

A modo de reflexión, me gustaría concluir preguntándoles a ustedes, los lectores, ¿Cuál creen que es su papel en todo esto?, porque hoy en día es demasiado sencillo y común opinar acerca del papel de las élites políticas y económicas en términos de derechos y libertades, pero permítanme decirles que muchos de los valores que ha de haber presentes en el mundo recaen sobre nosotros. Por ejemplo: enseñando a compartir, a respetar  a alguien de sexo o raza diferente, a escuchar a los que no tienen nuestra ideología… Con esto no pretendo que se sientan culpables, solo pretendo que sean conscientes de que «el agua al molino se lleva desde lejos».

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario