Nadhira: «El Sáhara ha roto con las Naciones Unidas y la MINURSO”

0
26

«Mi vida es por mi país, por mi gente y tengo una misión que es conseguir la libertad de mi pueblo por encima de cualquier cosa«

Nadhira, una joven saharaui nacida en un campo de refugiados, expresa su indignación sobre el interminable conflicto entre el Sáhara Occidental y Marruecos.

En la imagen, soldados del Frente Polisario | Fuente: Javier Otazu (Archivo EFE)

El 13 de noviembre Marruecos quebranta el alto el fuego. El Frente Polisario reabre la guerra con Marruecos. El antiguo territorio español está cansado de la violación de derechos humanos que sufren día tras día. Incrementa la tensión en Guerguerat. Nadhira, cuenta su perspectiva del conflicto al haber vivido en primera persona el sufrimiento del Sáhara Occidental.

Pregunta: ¿Cómo vive un niño que ha nacido en un campo de refugiados? 

Respuesta: Cuando eres pequeño no tienes conciencia, no has visto otra cosa más que eso. Empiezas a crecer y las canciones son canciones revolucionarias, te empiezas a dar cuenta de que estás en un país que no es tuyo, que no tenemos una moneda nuestra… Al final nuestra vida es una vida muy organizada. El Polisario dio gran importancia a la educación para nuestro desarrollo. La infancia, la cultura gira en torno al Frente Polisario. Tienes un referente en casa. Muchos niños han perdido a sus padres en la guerra, sus padres son militares… Creces con ese amor de «mi vida es por mi país, por mi gente y tengo una misión que es conseguir la libertad de mi pueblo por encima de cualquier cosa.» Yo pagaría por volver a tener una infancia en los campamentos. Veo aquí a los niños y no me dan ninguna envidia. 

P: ¿Habéis perdido la esperanza en las Naciones Unidas y el apoyo de Europa?

R: Todo esto que estoy viviendo como saharaui es una impotencia y una vergüenza. Todo lo que está haciendo el Estado español, Naciones Unidas y la MINUSO… No se están pronunciando o si lo hacen lo hacen de forma muy ambigua. No tienen en cuenta que llevamos 45 años de una manera pacifica, un pueblo que nunca ha hecho nada reprochable en contra de una vida. Hemos esperado pacientemente un referéndum, una solución, y nos han vendido otra vez. Hemos perdido la esperanza hace mucho. 

P: ¿Por qué crees que ningún país os apoya? 

R: Lo que pasa en todos los conflictos. El tema económico. Somos números. Tenemos un territorio rico en fuentes naturales. Todo el mundo quiere su cachito, pero nadie va a ceder. 

P: ¿Os sentís personas a ojos del resto del mundo ? 

R: Al final todos los países nos enviaban ayudas para callar al pueblo, pero la gente seguía siendo maltratada por el ejercito marroquí, perseguidos, secuestrados… Esto al final merma la paciencia de todo un pueblo mientras que las Naciones Unidos no hacen nada. La MINURSO esta establecida en un hotel. En ese hotel hay banderas y fotos del rey de Marruecos. Es un insulto, se supone que es algo neutral. No debería haber ninguna bandera, al menos para disimular esa alianza que tienen por debajo de la mesa. 

P: ¿Cómo vivís viendo de ayudas? 

R: La mayoría en la Diáspora, otros en territorios ocupados, otros en Tinduf… Así estamos. Estamos todos separados porque no puedes estar en tu país aprovechándote de las riquezas y de los recursos de tu país para así formar una familia. Los que estamos en campamentos venimos exiliados a España y no de una forma normal, sino con una lucha. Tenemos que estar constantemente recordándosela al país que nos ha vendido. Aún acogiéndote, sufres una indiferencia y un trato que deja mucho que desear. 


P: ¿Es suficiente la ayuda de Argelia? 

R: Más que suficiente. Un país que te deja vivir en su territorio, más de 30 años exiliados ahí, que te da educación gratuita, que deja que en sus aeropuertos aterricen aviones de ayuda humanitaria, que te respalda en todas las decisiones políticas… Más que agradecidos, pero no solo con el Gobierno sino con el pueblo argelino. 

El representante del Frente Polisario para España, Abdulah Arabi, en una entrevista con EFE sobre la escalada de tensión y violencia que, desde la semana pasada, les enfrenta a Marruecos. | Fuente: J.J. Guillén (EFE)

P: ¿Con el Estado Español sentís ese apoyo?

R: El Gobierno español, la monarquía española, está clarísimo del bando en el que están. Lo hicieron en el 75 vendiéndonos, lo hizo Felipe González, lo han vuelto a hacer… no es nada nuevo para nosotros. Pero te tengo que reconocer que me quito el sombrero con el apoyo del pueblo español. Súper orgullosa de estar aquí. Súper orgullosa de los amigos, del apoyo que estamos recibiendo, de la gente que contacta y difunde… La causa del pueblo saharaui es justa, pidiendo nuestro cachito de desierto para conseguir lo que siempre hemos querido. 

«La causa del pueblo saharaui es justa, pidiendo nuestro cachito de desierto para conseguir lo que siempre hemos querido»

P: ¿Crees que el Estado Español se siente presionado por el flujo de migrantes? 

R: El ministro de exteriores ha estado en Rabat, Sánchez viajará a Marruecos en diciembre… Un país como España que pertenece a las Naciones Unidas, que pertenece a la Unión Europea, que se deje chantajear por una monarquía dictatorial… Me parece una vergüenza que los intereses económicos, políticos y geopolíticos vayan por encima de las vidas de las personas. 

P: ¿Qué crees que tiene que pasar para que tu pueblo consiga la autodeterminación? 

R: Ya han hablado, han estado 45 años esperando y Marruecos de una manera descarada viola el alto el fuego y dispara a civiles saharauis. Se acabó. Mis amigos y mis primos han dejado sus trabajos para bajarse a los campamentos a luchar al frente. Nadie les ha obligado. Dime si eso no es amor por un pueblo. 

P: ¿Qué opinas de la retirada de España en 1975?

R: La historia habla. El Sáhara es la última colonia africana, no nos han descolonizado, España sigue siendo la potencia administradora del territorio. No éramos colonia, hemos sido la provincia 53. Mi abuela tenía el DNI español. Es una vergüenza. 

P: Después de tantos años de espera, ¿Qué piensa un joven que no ha podido vivir en su país?

R: Están dando su vida, están todos en el frente. Están deseando acabar con este statu quo, con esta espera. Han nacido en un campo de refugiados, con cero privilegios, con cero posibilidades. Para estudiar te tienes que ir a Cuba 15, 17 años sin ver a tus padres o un año entero a Argelia. Nuestra vida no ha sido fácil. Vivimos bien en comparación con los que viven en territorios ocupados bajo una monarquía y sus asesinos. Lo que han hecho ha sido perseguir a los saharauis en los territorios ocupados. Antes de que les mate un marroquí o morir en una cárcel prefieren morir luchando y liberar nuestro pueblo. 

P: El 13 de noviembre a las 7 de la mañana Marruecos violó el alto al fuego. ¿Cómo viviste la noticia? 

R: Ese día fue horrible, no paraba de temblar. Escribí a mis amigas saharauis, todas estábamos igual, en shock. No paramos de inundar las redes con lo que estaba pasando. Te lo cuento y a día de hoy sigo temblando. Un día antes estaba publicando lo que estaba pasando en Siria, Somalia, Libia y otros conflictos para llegar a la gente y al día siguiente estaba compartiendo fotos de mis primos bajando al campo de batalla. 

Unos hombres ondean una bandera saharaui en uno de los campos de refugiados saharauis en Rabuni, Argelia | Fuente: Javier Martín Rodríguez (EFE)

P: ¿Qué papel juegan los medios de comunicación en esta situación? 

R: Ni un minuto de informativo. Este país nos ha dejado en la estacada y no son capaces de contarle a la gente lo que nos está pasando. 

P: ¿Qué crees que aportaría un futuro Sahara independiente? 

R: Demostraremos que la ONU es una estafa y que unas cuentas tribus que vivían en el desierto han conseguido su libertad pasando por encima de todo ese silencio y de una monarquía que les quería aniquilar. Muchísima paz, cultura y cosas bonitas. Tenemos artistas increíbles y un dialecto precioso. Tenemos mucha historia que contar que la gente desconoce. 

P: Después de la violación el alto al fuego, ¿El Sahara ha roto con las Naciones Unidas? 

R: Sí, con las Naciones Unidas y la MINURSO está claro. El Polisario les ha dicho que tienen que abandonar el territorio, que ya no confían nada en su papel. La MINURSO no ha hecho absolutamente nada, ni si quiera se han pronunciado. 

P: ¿Ves alguna salida en un futuro no muy lejano?

R: Si el Polisario ha iniciado una guerra no se va a echar atrás y el pueblo saharaui tampoco se lo va a permitir. El pueblo saharaui no va a parar hasta conseguir algo. O habrá un desierto con tumbas donde se diga: “aquí hubo un pueblo que luchó por su libertad” o la gente podrá ir al Sahara y decir “por fin lo han conseguido”. 

P: En cuanto a números, el Sáhara tiene todas las de perder…

R: Ahí discrepo. Los saharauis luchamos de una forma incansable. La gente ha dejado todos sus privilegios, nadie les ha obligado. Los marroquíes ni si quiera saben lo que está pasando. Ellos lucharán, pero sin una motivación como la que tenemos nosotros. No hay ese amor, no hay esa determinación. Yo confío mucho en mi gente, somos del desierto y el desierto es nuestro. 

«Somos del desierto y el desierto es nuestro»

P: Si Marruecos permitiese la entrada de observadores internacionales, ¿Crees que cambiaría la situación? 

R: Hay manifestaciones todos los días y todos los días son reprimidos. Las mujeres violadas, los hombres humillados… Claro que no quieren que los medios sepan lo que suceden. Si eso pasa, ¿Por qué siguen haciendo acuerdos económicos con un país así? En ese sentido me parece mal por las dos partes. 

Mujeres armadas con la bandera del Sahara Occidental | Fuente: EFE/EPA/MOHAMED MESSARA

P: ¿Cómo se vive sin tener libertad? 

R: Nosotros nos hemos adaptado. Los saharauis somos resilientes. Hemos vivido siempre separados de nuestras familias, divididos. Hemos sabido vivir con eso sin perder la fe durante los años. Esa identidad es inamovible. 

P: ¿Qué le dirías a la gente que no conoce el conflicto? 

R: Me gustaría que se imaginasen en su casa con sus familias y que de repente entra alguien a patadas, te quita todo lo que tienes y al día siguiente te dice que todo eso es suyo, que te vayas. Curiosamente ninguno de los vecinos se acuerda ni de ti ni de tus hijos, te rechazan. ¿Qué harías tú en esa situación?

Publicidad

Deja un comentario