Entendiendo la división de la sociedad boliviana

0
456
Evo Morales, expresidente de Bolivia. ABI EUROPA PRESS

Bolivia ha quedado dividida entre aquellos que piensan que se produjo un golpe de Estado y los que lo rechazan. Los que están en contra consideran que la detención de Áñez y los jefes militares que en su momento pidieron la renuncia de Morales son ahora “perseguidos políticos”.

Publicidad

Para entender la crisis política y social en la que está sumergida actualmente Bolivia, tenemos que remontarnos al comienzo del siglo XXI, concretamente al año 2005, cuando Eduardo Rodríguez Veltzé, presidente interino debido a la renuncia de Carlos Mesa Gisbert, convoca elecciones generales adelantadas tras una fuerte crisis política.

Sorprendentemente, el izquierdista y líder del Movimiento al Socialismo (MAS), Evo Morales, consigue una arrolladora mayoría absoluta en la primera vuelta convirtiéndose en el primer presidente indígena del Estado Plurinacional de Bolivia. En 2019, 14 años después, el líder cocalero renuncia a la presidencia y se marcha de Bolivia en calidad de exiliado a México y después a Argentina volviendo 11 meses más tarde a su país natal arropado por miles de seguidores. Pero, ¿Quién es Evo Morales? ¿Consiguió mejorar el país? ¿Qué ha pasado en los últimos años Bolivia?

Evo Morales, expresidente de Bolivia. ABI EUROPA PRESS
Evo Morales, expresidente de Bolivia | Fuente: ABI EUROPA PRESS

Evo Morales y MAS

Evo Morales comienza su mandato el 22 de enero de 2006. Pertenece al Movimiento al Socialismo (MAS), un partido fundado en 1997 por Filemón Escobar. Dicho partido se fusionó con el Instrumento de Soberanía Popular y la Confederación de Trabajadores del Trópico Cochabambino, por lo que fue refundado ese mismo año bajo la dirección de Evo Morales. Unos meses después, Morales accede al Parlamento boliviano como diputado respaldado por un 70% de los votos. En 2002, el Movimiento al Socialismo y Morales llevaron a cabo un programa de gobierno que incluía la convocatoria de una asamblea constituyente.

Evo se quedó a apenas 1.6% de proclamarse el candidato más votado en las elecciones. Alcanzó el 20.9% de los votos. En las elecciones presidenciales el Movimiento al Socialismo se estableció como la segunda fuerza parlamentaria tras alcanzar el 11.9% de los votos, introduciendo así 27 diputados y ocho senadores. Morales presentó su candidatura a diputado ganando el escaño con el 81,3 % de los síes.

Evo Morales alcanzó la tan ansiada presidencia en las elecciones presidenciales de 2005. Morales se posicionó como el cuarto presidente en la historia de Bolivia en ser elegido por mayoría absoluta, tras obtener el 53,74 % de los votos, frente al 28,59 % de su principal opositor, Jorge Quiroga.

La presidencia

Unos meses después, en enero de 2006, el recién elegido presidente se encaminó hacia Tiahuanaco, sur de la ciudad de La Paz, ubicado en las riberas del río Tiwanaku (lago Titicaca), en donde asistió a una ceremonia religiosa para ser coronado Apu Mallku, “un título aymara que significa «líder supremo» o «rey». Tras la ceremonia, recibió regalos por parte de los portavoces de los distintos pueblos indígenas de América Latina y del mundo.

Una de las primeras acciones que Evo llevó a cabo como presidente consistió en reducir los salarios del equipo de gobierno, incluyendo el suyo, en un 57%. El producto interior bruto (PIB) de Bolivia aumentó un 5.2% durante los 14 años de mandato del Bolivariano. El año en el que Bolivia registró su mayor crecimiento, fue en 2008, alcanzando en el tercer trimestre del año con 7,1 %, según datos proporcionados por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Entre 2005 y 2013 el PIB se multiplica por dos. Tal fue el crecimiento económico que en 2010 el Banco Mundial eliminó al país latinoamericano de la lista de países de ingresos bajos, colocándolo en el grupo de países de ingresos medios. La situación económica comienza a debilitarse a partir de 2010 a consecuencia de la crisis económica mundial.

Las crisis

En agosto de ese mismo año se llevaron a cabo diferentes manifestaciones en la región de Potosí, cuyo departamento quedó paralizado durante 19 días. Las autoridades potosinas demandaban al gobierno central una serie de peticiones necesarias para el desarrollo de la región. El conflicto se solucionó cuando Morales aceptó a cumplir dichas propuestas.

Tras este evento ocurrieron dos conflictos que sin duda incidieron en la economía del país: la eliminación de los subsidios a los combustibles y una crisis alimentaria.

La primera medida concluyó en una subida del 80% en el precio de los combustibles, disparando así la inflación, lo que desembocó en diferentes protestas por todo el país. La crisis alimentaria se produjo cuando empezaron a escasear varios productos tales como el azúcar. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) culpó directamente al que era el presidente de Bolivia, Evo Morales.

Reforma constitucional

Morales llevó a cabo una reforma constitucional, celebrada por referéndum el 2 de julio de 2006. En dicha reforma se eligieron a los 255 miembros de la Asamblea Constituyente que serían los encargados de redactar la nueva constitución y resolver la concepción de autonomías. Está constitución sería aceptada y aprobada orgánicamente en diciembre de 2007.

Dos años después, en enero, se celebró un referendo para reafirmar la constitución. Llegó a participar el 90.26% de la población que estaba inscrita en participar en él. La Carta Magna fue aprobada con 2 064 397 votos (61,43 %). El «no» alcanzó 1 296 175 sufragios (38,57 %). Por su parte, los votos en blanco sumaron 1,7 % y los nulos, un 2.91 %. El 10 de agosto de 2008, Morales fue sometido a un referéndum revocatorio junto con ocho prefectos estatales y ratificado en su cargo al obtener el 67 % de los votos.

La constitución fue sancionada en 2009, estableciendo así dos períodos marcados en la presidencia y cargo de Morales. Lo que provocó que el mandato de Morales en principio finalizaría en enero de 2015, a pesar de esto, en la primavera de 2013 la Corte Suprema dictó que el primer período del presidente Evo Morales no contaba bajo los límites de períodos constitucionales ya que la Carta Magna había sido reformada. Autorizando de nuevo su presidencia en octubre de 2013.

Fraude electoral

Durante el mes de noviembre de 2019 hubo continuas protestas en Bolivia contra el presidente Evo Morales por un presunto fraude electoral. Una gran parte de la población acusaba al presidente de haber manipulado los votos en las elecciones generales de octubre de ese mismo año. También protestaban por la participación de Morales en las elecciones, en contra de lo que eligió el pueblo en un referéndum.

Una manifestación en las afueras de Cochabamba (Bolivia) | Fuente: MITRA TAJ REUTERS

Evo Morales participó en las elecciones de octubre de 2019, teniendo como objetivo ser presidente por cuarta vez consecutiva. Los opositores cuestionaron la decisión desde el principio, señalando que la Constitución y el referéndum de 2016 bloquearon la decisión, además de que la mayoría de los votantes se opuso a esta posibilidad.

La Organización de los Estados Americanos (OEA), una organización internacional panamericanista, denunció los incumplimientos del proceso electoral. A pesar de ello, cabe destacar que meses más tarde, la Universidad de Michigan, El Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica, investigadores del MIT y otras organizaciones internacionales, expresaron su disconformidad con el informe de la OEA y dieron por válidos los resultados electorales.

Nuevas elecciones

El 10 de noviembre de 2019, Evo Morales renunció como presidente y llamó a la población a unas nuevas elecciones. Morales recibió amenazas y presiones por parte de las Fuerzas Armadas de Bolivia, la Policía Boliviana y la Central Obrera Boliviana. Algunos países definieron este hecho como un Golpe de Estado.

Durante el 10 y el 12 de noviembre, dimitieron: Álvaro García Linera (vicepresidente de Bolivia), Adriana Salvatierra (presidente de la Cámara de Senadores), Rubén Medinaceli (Primer Vicepresidente de la Cámara de Senadores) y Víctor Borda (Presidente de la Cámara de Diputados). Según la Constitución boliviana, por la línea de sucesión constitucional, podían asumir la presidencia.

Jeanine Áñez, nueva presidenta

Entre el 10 y el 12 de noviembre, se realizó también una reunión de la Asamblea Legislativa para aceptar o rechazar la elección de Morales. Debido a la falta del Movimiento al Socialismo, miembros que garantizan el cumplimiento de la asamblea, el Tribunal Constitucional Plurinacional intervino y aprobó a Áñez como presidenta mediante una decisión constitucional.

El 12 de noviembre de 2019, Jeanine Áñez, se convirtió en la presidenta en funciones del país. El gobierno de transición de Áñez fue nombrado por sucesión constitucional con motivo de la preservación del Estado Constitucional de derecho tal y como expresa la Sentencia Constitucional 0003/01 del 31 de julio de 2021 y los artículos 169 y 170 I de la Constitución Política del Estado de 2009 que dicen así:

Artículo 169 : “El periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de cinco años, y pueden ser reelectas o reelectos de manera continua por una sola vez.”

Artículo 170 I:” En caso de impedimento o ausencia definitiva de la presidenta o del Presidente del Estado, será reemplazada o reemplazado en el cargo por la Vicepresidenta o el Vicepresidente y, a falta de ésta o éste, por la Presidenta o el Presidente de la Cámara de Diputados. En este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días. II. En caso de ausencia temporal, asumirá la Presidencia del Estado quien ejerza la Vicepresidencia, por un periodo que no podrá exceder los noventa días.”

El gobierno de transición fue nombrado con el fin de convocar unas nuevas elecciones en el siguiente año, 2020. De los 20 ministros que acompañaron a Áñez, solo siete eran políticos profesionales como ella. Entre ellos se encontraban: Arturo Murillo, Yerko, Núñez, Eliane Capobianco, Víctor Hugo Zamora, María Elva Pinckert, Oscar Mercado y Víctor Hugo Cárdenas, los 13 ministros restantes son solo técnicos.

El 13 de noviembre de 2019, Áñez nombró al General Sergio Carlos Orellana Centras como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, sucediendo al General Williams Kaliman, quien aconsejó a Evo Morales que debía renunciar para encontrar una solución a la protesta. Ese mismo día, el gobierno de Janine Añez nombró a los comandantes en jefe del Ejército, Fuerza Aérea y Marina.

El 27 de diciembre de 2019, la presidenta Jeanine Áñez Chávez expulsó a dos altos diplomáticos españoles de Bolivia con el argumento de que diplomáticos españoles intentaron entrar «en secreto» a la Embajada de México para facilitar al exministro Juan Ramón Quintana que era un ministro saliente de la Oficina Presidencial, refugiado en la Sede de Relaciones Exteriores. A su vez, España expulsó a tres diplomáticos bolivianos en respuesta a la postura hostil del Gobierno Provisional de Bolivia.

Nuevo presidente Luis Arce

El mandato de Jeanine Áñez acabó el 8 de noviembre de 2020 con la toma de posesión del nuevo presidente del país:Luis Arce, del partido Movimiento por el Socialismo (MAS) de Morales.

Jeanine Áñez | Fuente: IzquierdaDiario.es

Arrestos

El 13 de marzo de 2021, la policía boliviana detuvo a la expresidenta en funciones de Bolivia, Jeanine Áñez, por cargos de “sedición y terrorismo”, hechos que resultaron en la renuncia anticipada de Evo Morales y en su exilio a México en noviembre de 2019. La Justicia de Bolivia decidió que la expresidenta debía cumplir cuatro meses de prisión preventiva ya que la Fiscalía lo solicitó por riesgo de fuga.

El pasado 21 de marzo de 2021, la sala penal del Tribunal Departamental de Justicia de Bolivia condenó a Áñez a dos meses más de prisión a pesar de la sentencia de la jueza Regina Santa Cruz. La orden alcanzó también a cinco exministros del gobierno en funciones de Áñez. En ese momento el mandato fue transmitido a los miembros de su gabinete y a los líderes de las Fuerzas Armadas. A pedido de los fiscales, los arrestos se aceleraron y los fiscales presentaron cargos contra todos los jefes militares y policiales que pidieron públicamente la renuncia de Morales. El MAS ha decidido restaurar el estilo de dictadura.

Kaliman, quien aconsejó a Evo Morales que renunciase a su mandato, es también acusado de “terrorismo, sedición y conspiración”. La teoría golpista que defiende el oficialismo boliviano ha sido rechazada por la oposición que expresa que en 2019 se produjo un alzamiento social provocado por el llamado fraude electoral cuando Morales pretendía gobernar por cuarta vez consecutiva.

La situación hoy

El pasado 16 de marzo de 2021, la oposición en Bolivia se manifestó en seis ciudades del país en contra de la detención de Áñez. La expresidenta del gobierno de transición de Bolivia aseguró que seguirá resistiendo los abusos del gobierno de Luis Arce y criticó al actual presidente por priorizar la “persecución” política y no centrarse en temas más importantes como la pandemia de la COVID-19.

Carta de la expresidenta |Fuente: @JeanineAnez en Twitter

Jeanine Áñez, envió un comunicado al pueblo boliviano el 14 de abril de 2021 desde la cárcel, donde asegura estar “a manos de la dictadura”. Dijo que: «En este mes he aprendido algo, voy a resistir porque la causa es más grande que mi pena y voy a resistir porque no estoy sola. Mucha gente dentro y fuera de Bolivia ha entendido que esto no es sobre Jeanine Áñez, esto es sobre la libertad, la democracia y Bolivia«.

Bolivia ha quedado dividida entre aquellos que piensan que se produjo un golpe de Estado y los que lo rechazan. Los que están en contra consideran que la detención de Áñez y los jefes militares que en su momento pidieron la renuncia de Morales son ahora “perseguidos políticos”.

Publicidad

Deja un comentario