‘Odio’, el monólogo de Dani Rovira que se ha convertido en un éxito

0
309
'Odio', Dani Rovira

En este especial de comedia sin filtros, el actor reflexiona en Málaga sobre lo absurdo del ser humano

 

Netflix estrenó el 12 de febrero Odio, el especial de comedia de Dani Rovira en forma de monólogo. Una obra de casi hora y media de duración en la que el cómico juega con la facilidad que todos tenemos para odiar. La grabación del documental se rodó en el teatro Soho de Málaga, su ciudad natal, donde también se celebraron los Premios Goya 2021.

Fuera spoilers. Para nada será comparable verlo interpretado por el actor. Como cualquier espectáculo de humor, Odio pretende divertir, pero también comprende un trasfondo crítico bastante grande.

Dani Rovira comienza su espectáculo lanzando un mensaje “a los que se ofenden por todo” repasando cómo ha sido su último año, donde hace alusión al cáncer que logró superar, tratando los efectos de la quimio y la radio. Desde el principio, el cómico asegura que la obra trataría de humor, sin ofender a nadie, y lo hace directamente, sin pelos en la lengua y sin dejarse nada en el tintero y, por supuesto, sin dejar de hacer reír al público del teatro ni a los espectadores de Netflix.

El cómico menciona en su monólogo la importancia de reírse de uno mismo. Rovira se burla de su propio físico, comparándolo con el famoso Hugh Jackman, considerado uno de los hombres más sexys del mundo. Además, él tampoco dudó en mostrar fotos suyas “infraganti” de paparazzis.

Todos sabemos la pasión de Dani Rovira por los animales y no podía faltar una mención de su fuerte defensa por ellos en su monólogo. Por si fuera poco, en el documental podemos disfrutar de fotos de sus perros. Odio puede verse a través de Netflix por muchos países del mundo. Aún así, el actor no duda en referirse a su ciudad, Málaga, y a la ciudad donde vive, Madrid, en distintas ocasiones.

 

El final de Odio

El monólogo termina con una parte crítica, que es la finalidad de este documental, además de divertir a la gente. Para despedirse, Dani Rovira concluye, con Eso que tú me das de Jarabe de Palo, con esta última “pildorita” para los espectadores “para que les sirva de por vida”:

“Amigos y amigas, salgan a la calle y busquen el azúcar y la dulzura por los rincones. Y no se amarguen, que la vida es muy bonita”.

 

 

 

Publicidad

Deja un comentario