Librerías en momentos de crisis

0
316
Librería | Fuente: Pixabay

Las librerías demuestran ser uno de los negocios culturales más estables tras la pandemia

Con la aparición de los libros digitales y la paralización del sector de las librerías durante meses podría parecer que las librerías están avocadas a desaparecer. Pero muy al contrario de lo que parece, estas se mantienen estables y fieles a su clientela.

Publicidad

Aunque estos últimos tiempos hayan parecido nefastos para las librerías físicas, sin duda, la mayor crisis que afrontó el sector fue la del 2008. En esta crisis que se alargó hasta 2009, el 50% de los libreros tuvieron que abandonar su puesto, la facturación cayó en picado y la diferencia entre librerías cerradas e inauguradas aumentó notablemente (teniendo en cuenta que este sector suele ser bastante estable y ambas cifras tienden a ser muy similares).

Situación de las librerías durante el confinamiento

Todo el mundo pensaba al principio del confinamiento que el año 2020 sería aún peor para las librerías de lo que fue 12 años antes. Así lo comenta Julio, propietario de la librería El Mirador en Colmenar Viejo: “Es una situación de miedo, de mucho miedo. Tú no estás facturando y no sabes si va a durar una semana, dos semanas, un mes, etc. Sabes que tienes un colchón, pero no sabes hasta cuándo va a durar. Es decir, si todo continua así puede que tengas que cerrar”.

Según la CNN la facturación de libros físicos durante los meses de confinamiento cayó un 90%. Ante situaciones similares en países como Francia, ofrecieron ayudas específicas para el sector literario, pero esta idea en España acabó quedando como un proyecto abandonado. El librero entrevistado nos cuenta: “Era todo muy confuso, la mayoría de nosotros las únicas ayudas que recibimos fueron las de la Comunidad de Madrid, los dos meses de pago de autónomo. Las ayudas para librerías al final no salieron. Por lo único que nos podían dar algo era por cese de actividad, pero casi nadie está dispuesto a cerrar su negocio del todo por una ayuda”.

Aunque también añade: “Es verdad que, por ejemplo, todos los pagos de la campaña de Navidad los tenemos para febrero o marzo, todo lo que hemos ido vendiendo los meses de noviembre diciembre, el Día de Reyes y todo eso son facturas muy muy fuertes y la mayoría de las editoriales nos prorrogaron ellas mismas los pagos. Sabían que estábamos cerrados y nos pasaron las facturas para julio, agosto y septiembre, margen que ayudó mucho”

Librería sin gente | Fuente: Pixabay

Las estrategias de una multinacional

Durante este periodo, Amazon realizó una estrategia de ventas que consistió en rebajar el precio de los libros entre un 40 y un 80%, cuando el descuento máximo legal en libros en España es del 5%. Esta estrategia solo la pueden aplicar las grandes multinacionales para las que tener pérdidas durante par de meses en un país concreto no supone un gran problema, pero hace que sus competidores pierdan consumidores, en algunos casos llegando a arruinarles. Esto es ilegal en España ya que, anteriormente, otras grandes compañías lo habían puesto en práctica. Pero Amazon, gracias a la naturaleza de su funcionamiento, en el que las compras de un país no se realizan en el propio país, ha podido realizarlo y aprovecharse de la gran necesidad de libros que surgió durante la cuarentena.

Libro de Sadie al 45% | Fuente: Ig Josu Diamond (Instagram)
The hate u give al 63% | Fuente: Josu Diamond (Instagram)
Colección Throne of Glass al 44% | Fuente: Ig Josu Diamond (Instagram)

 

                                                  Librerías tras el confinamiento

“Las librerías fuimos de los primeros negocios en abrir, por suerte. En mayo, cuando abrimos, se abrió con muchísima fuerza, muy muy fuerte porque la gente quería salir, comprar… y se retomó muy bien. Lo que es cerrar el año 2020 se ha cerrado más o menos igual. A pesar de todo, de estar cerrados casi dos meses, el año fue prácticamente igual que el 2019 para casi todas las librerías de Madrid”. Y así es, después de volver a subir las persianas de los negocios y las puertas de los centros culturales, las librerías sufrieron un 50% menos los efectos de la pandemia en comparación con el resto de sectores culturales.

Asimismo, gracias a este repunte de la venta de libros, los emprendedores jóvenes han decidido apostar por las librerías para iniciar su carrera comercial. Este hecho se ha notado en todas las comunidades autónomas, y en especial en Cataluña, donde han abierto una veintena de librerías nuevas y solamente se ha visto un cierre (por jubilación).

Puesto de libros en la calle | Fuente: Pixabay

«Es sobre todo el trato personalizado, el conocer al cliente. Eres su librero de confianza y esto acaba creando una clientela fiel». Así empezaba Julio la explicación de por qué las librerías pequeñas han resistido a la crisis pese a que durante el confinamiento las únicas tiendas a las que se tuviera acceso fueran las grandes librerías como La casa del libro. El poder ir a ver los libros físicamente de nuevo antes de adquirirlos y el volver a estar en un espacio de máximo confort para comprar libros es lo que ha hecho que muchos amantes de la lectura, antiguos y nuevos, hayan conseguido con sus ansias literarias que las librerías hayan resistido al momento incluso con el aforo al 50% e incluso al 30%.

Día del libro 2021

Libros y rosas, combinación tradicional del Día del libro | Fuente: Pixabay

Hace apenas hace una semana, el 23 de abril, se celebraba en toda España el Día del libro. Este día se celebra especialmente en la comunidad catalana, donde toma el nombre de Saint Jordi (o San Jorge en español). En dicha jornada en Cataluña se vendió un 40% más que en 2019, es decir, alrededor de medio millón de libros más. Y no solo eso, pues se vendieron además un total de cuatro millones de rosas. El libro más vendido de ficción fue Sira de la autora María Dueñas, mientras que el de no ficción fue El humor de mi vida de Paz Padilla.

En otras comunidades el apoyo al Día del libro se ha notado más en el aumento de actividades, como podrían ser los certámenes literarios, aprovechando las nuevas herramientas tecnológicas a las que el distanciamiento social ha hecho que el país se acostumbre.

 

Publicidad

Deja un comentario