‘Si los bebés cambian de color’ de Ana Torres

0
495
Portada de Si los bebés cambian de color de Ana Torres
Cubierta libro | Fuente: web Ediciones en el mar
Publicidad

La editorial Ediciones en el mar añade a su catálogo de 2022 la publicación de esta historia que conjuga con maestría la maternidad, el miedo, el racismo y el suspense

Contar historias forma parte de la naturaleza humana. La literatura es un espejo para entendernos mejor a nosotros mismos y, sobre todo, para comprender las historias de los pueblos del presente y del pasado. La principal pregunta que buscamos responder en los libros es saber quiénes somos, y la literatura hispanoamericana tiene una magia única para navegar los mares de su propia idiosincrasia.

La injusticia, la pobreza, la violencia y el miedo son elementos que distinguen las obras hispanoamericanas de otras historias. La escritora argentina Mariana Enriquez decía recientemente que la literatura latinoamericana no puede encargarse de abordar otros asuntos porque no sería fiel a la realidad.

Publicidad

La obra de Ana Torres

Todas estas piezas son clave en Si los bebés cambian de color, una novela que vuelve a remarcar la importancia de la autoficción en nuestras vidas. Su autora, la escritora Ana Torres, soñaba desde niña con poder contar lo que imaginaba. Ella solía denominarse como escritora o poeta, incluso cuando el destino la llevó a estudiar Turismo y a abrir más tarde su negocio. El artista Antonio López señalaba en una entrevista que «el que es pintor lo es siempre, pinte o no». Ana Torres siempre ha sido escritora, escribiera o no.

Cubierta ‘Si los bebés cambian de color’ / Fuente: Alba Pastor

Esta primera novela fue un reto para demostrarse a sí misma que podía escribir algo más largo que un cuento. «La única expectativa que yo tenía con el libro era la de escribir y aprender». Leer a Fernanda Melchor y a Jazmina Barrera fue revelador para darse cuenta de que ella quería hacer lo mismo. Rescató de su memoria un antiguo caso de dos mujeres que habían sufrido el intercambio de sus hijos y aplicó un poco de su propia experiencia como madre. Torres no tiene miedo a exponer los tabúes que la cultura judeocristiana ha escondido bajo el velo de la madre santa. Aun así, la narración consigue estar llena de una ternura que te envuelve y te abraza hasta el final.

La historia de dos madres mexicanas que se enfrentan a la soledad, el abandono, la incomprensión, el miedo y los prejuicios es una realidad que necesita ser contada y que cobra más sentido que nunca en Si los bebés cambian de color.

 

 

 

 

Publicidad | Advertisement