Pasapalabra: un éxito incombustible que vive su mejor momento

0
12

Permitidme comenzar este artículo remontándonos al ya muy lejano 24 de julio del 2000 (el que se dispone a escribir estas líneas aún no había llegado al mundo por aquel entonces). Otra época televisiva. El 20% de cuota que todas las cadenas desearían alcanzar con algún programa en la actualidad, en aquel momento era la línea roja de lo que se consideraría un FRACASO (sí, con mayúsculas). Muchas cosas han cambiado: una enorme fragmentación con la aparición de multitud de canales temáticos, nuevas formas de seguir nuestros espacios favoritos, etc. Sin embargo, hay algo que se mantiene intacto desde aquel día, cerca de 5.000 tardes en antena: Pasapalabra.

El formato, estrenado en Antena 3, fue presentado por Silvia Jato hasta marzo de 2006 (incluyendo una brevísima aparición del maestro ya fallecido Constantino Romero), cuando Jaime Cantizano cogió el testigo durante tres meses hasta su cancelación el 9 de junio. Un año después, Pasapalabra volvería a la parrilla televisiva en el canal rival, Telecinco, de la mano de Christian Gálvez. El concurso se convirtió en una pieza fundamental para la programación de la de Fuencarral, obteniendo enormes índices de audiencia durante 12 años, exactamente hasta el 1 de octubre de 2019, cuando el programa, en un momento de enormes éxitos (otro de tantos), desapareció de nuestras pantallas de la noche a la mañana.

¿Qué ocurrió con Pasapalabra? Seguramente se hicieron esta pregunta los más de dos millones de espectadores que seguían en aquel momento el icónico concurso. Al igual que desaparecieron Los Simpson a la hora de comer (continúa su emisión en Neox y FOX), ahora decíamos adiós al programa con el que todos cenamos alguna vez. Era como una religión pulsar el botón 5 a las 20.00 horas. «El Rosco», nuestro postre.

En este caso, era un asunto judicial la causa de su fulminante cancelación. El Tribunal Supremo ordenó el cese inmediato de sus emisiones después de que una sentencia dictaminara que Telecinco no poseía los derechos del formato. Ya desde 2010, la cadena se encontraba envuelta en una batalla legal con la productora ITV por los derechos de emisión, que finalmente resultó desfavorable para el principal canal de Mediaset España. Se condenó al grupo a pagar a la productora 14,8 millones de euros por los derechos, y la solución desde la cadena fue alargar Sálvame con su edición «Banana» (en la actualidad «Tomate»), en la que se incluyó un breve concurso presentado por el propio Gálvez: El tirón. Este no haría honor a su nombre, no logrando enganchar como su predecesor y retirándose finalmente el 10 de marzo de 2020.

Todo parecía indicar que Pasapalabra, a pesar de ser un programa con una salud envidiable, se había despedido para siempre de nuestros televisores. Sin embargo, el 19 de diciembre, apenas dos meses y medio después de su cancelación en Telecinco, el grupo Atresmedia comunicaba la adquisición del programa, volviendo así a la cadena que lo vio nacer: Antena 3. Una de las dudas que envolvía al regreso de Pasapalabra era quién ocuparía el puesto de presentador, ya que Christian mantenía su contrato con Mediaset; y finalmente, en mitad del confinamiento, cuando el reestreno del programa parecía estar más lejos que nunca, se anunció a Roberto Leal como fichaje estelar del grupo audiovisual y presentador de su nueva apuesta para las tardes.

Llegó mayo, y con él la desescalada y el regreso de Pasapalabra tras más de 7 meses fuera de nuestra parrilla: estreno estelar en Prime Time el miércoles 13, consiguiendo un espectacular 19,6% de share y 3.158.000 espectadores (el mérito era aún mayor si tenemos en cuenta que se enfrentó al titán Supervivientes, que aglutinó aquella noche a más de cuatro millones de fieles en Telecinco). No obstante, la verdadera prueba de fuego comenzó el lunes 18 de mayo, cuando aterrizó en las remodeladas tardes de Antena 3 (tras el final de la longeva serie El secreto de Puente Viejo). De nuevo, aprobó con nota, al cosechar un fantástico 18,1% y 2.042.000 espectadores.

Aun así, la competencia no se lo iba a poner fácil. Y es que en Telecinco Sálvame Tomate se encontraba más asentado que nunca, rondando el 20% de share a diario y sin dar opción a Pasapalabra de poder liderar su franja como hacía en la cadena de Fuencarral hasta el año anterior. Tras un inicio bueno, aunque tibio, en verano comenzaron a cambiar las tornas. El programa de Antena 3 abandonaba el 15% y, como si de la atracción de un imán se tratase, comenzó a acercarse a valores más cercanos al 20, liderando por primera vez su franja en agosto (y hasta ahora).

¿Qué estaba pasando con Pasapalabra? Bien, comencemos hablando del presentador. Roberto Leal desde el principio supo ganarse al espectador con su desparpajo, la cámara le quiere, ya lo vimos años antes en Espejo Público, España Directo y Operación Triunfo, entre otros. Desde la tensa prueba de «La silla azul» hasta el famosísimo «Rosco», pasando por «Una de cuatro», «La pista musical»(deleitándonos con sus bailes), «Sopa de Letras» y «¿Dónde están?». Leal hizo honor a su apellido, y no nos falló, superó con creces el reto haciendo suyo el concurso. Enhorabuena, Roberto.

Además, el programa dio también con la tecla adecuada en cuanto a sus concursantes. Durante todo el verano asistimos a unos programas trepidantes entre Nacho Mangut y Pablo Díaz, ambos rostros conocidos que ya habían participado en el programa en la era Telecinco. El primero estrenó el concurso en Antena 3, mientras que el segundo se incorporó en el programa número 31… y después de superar el centenar, ahí sigue. El pico de audiencia se alcanzó el 4 de septiembre, tras la eliminación de Nacho después de 80 programas, consiguiendo un increíble 20,4% de share. Una marca difícil de superar… ¿o no?

Con la llegada del otoño, el mal tiempo y, por desgracia, la segunda ola del coronavirus que nos ha hecho pasar más tiempo en casa, el consumo televisivo ha vuelto a subir con fuerza… y con él, el concurso que hoy nos ocupa. El público de Pasapalabra ha preferido siempre (las audiencias lo han demostrado) duelos duraderos entre dos concursantes. Caras conocidas que empatizan y traspasan la pantalla durante semanas, como ocurrió con Pablo y Nacho hasta la eliminación de este último. El 24 de septiembre, apenas tres semanas después de su marcha y tras el paso de varios concursantes, llegó Luis de Lama, otro rostro conocido para los seguidores del programa y que acumula ya 45 duelos contra Pablo Díaz.

Luis de Lama y Pablo Díaz | Fuente: Atresmedia

Pasapalabra viviendo su mejor momento

Cierto es que Pasapalabra atraviesa una de sus mejores etapas (si no la mejor) tanto en audiencias como en crítica.

Desde que comenzara el duelo a finales de septiembre entre Pablo y Luis, la curva no para de crecer, llegando a marcar semana a semana un nuevo récord, y tocando techo el pasado jueves 19 con un brutal 21,4% de cuota y 3.108.000 fieles (superando prácticamente el dato en espectadores de su estreno en Prime Time, cuando cosechó 3.158.000). En noviembre está promediando su mejor marca con más de 2,8 millones de espectadores y un 19,6%, y acumula en lo que va de mes 14 de los 18 «minutos de oro» posibles (rozando al final de «El Rosco» los 4,5 millones de televidentes día tras día). El dato es una locura, pero tiene aún más mérito si vemos su evolución desde su vuelta en mayo:

MAYO 1.812.000 y 16,7%

JUNIO 1.619.000 y 15,6%

JULIO 1.487.000 y 16,4%

AGOSTO 1.663.000 y 18,1%

SEPTIEMBRE 1.918.000 y 18,3%

OCTUBRE 2.335.000 y 18,3%

NOVIEMBRE 2.859.000 y 19,6%*

*Media mensual hasta el 25 de noviembre

Eso no es todo. El éxito de Pasapalabra va más allá. El público sigue el programa, pero además lo valora de forma muy positiva. Según la encuesta Informe Imagen 2020 publicada por Personality Media a finales de septiembre, el concurso se ha convertido en el contenido televisivo con mayor calidad de todas las cadenas. Si lo comparamos con el mismo sondeo realizado años atrás, podemos ver que Pasapalabra siempre ha rondado las posiciones más altas, pero es la primera ocasión en la que se alza con el liderazgo de esta prestigiosa tabla.

Informe de Imagen 2020 | Fuente: Personality Media

En resumidas cuentas, Pasapalabra es uno de los programas más míticos de la televisión y, a pesar de cargar ya con dos décadas a sus espaldas, mantiene una salud de hierro en cuanto a números y opinión pública se refiere. Larga vida a los concursos que nos hacen reír, a sus maravillosos concursantes y famosos que los acompañan, y, por supuesto, a nuestro querido Roberto Leal. Por 5.000 tardes más.

Deja un comentario