Drive to Survive: Espectáculo antes que realidad

0
277
Drive to Survive
Cartel promocional de Drive to Survive | Netflix

Netflix estrenó la tercera temporada de su documental sobre la Fórmula 1, Drive to Survive que dejó algunas dudas sobre su manera de producirlo

Como cada año, Netflix estrenó la nueva temporada de Drive to Survive al finalizar la temporada de Fórmula 1, coincidiendo con el inicio de la siguiente. En esta serie documental, se narra en diez capítulos diferentes la sesión de los equipos que conforman la parrilla.

Publicidad

Este año, los numerosos acontecimientos que marcaron el 2020, destacando sobre todo la pandemia, han hecho que los aficionados estuvieran expectantes al estreno. Sin embargo, ha dejado a muchos con un sabor agridulce.

La creación de Drive to Survive ha supuesto un gran aliciente estas últimas temporadas para la Fórmula 1 y muchos espectadores de Netflix han comenzado a seguir este deporte o se han reenganchado gracias a la serie. La obra audiovisual de la compañía norteamericana es indudable y creó un ambiente de espectáculo mayor al que la propia Fórmula 1 crea, y eso era difícil.

Espectáculo y sensacionalismo

El momento más emotivo es el recuerdo del accidente de Romain Grosjean en el gran premio de Bahréin. El piloto francés se estrelló contra la barrera de protección, su coche se partió por la mitad y se incendió con el piloto todavía en su interior. Después de más de dos minutos consiguió salir con vida, y el recuerdo del accidente protagoniza uno de los episodios más especiales de toda la serie.

Drive to Survive
Romain Grosjean sale de las llamas. | Motosport Images

Pero esta tercera temporada ha venido marcada por un capítulo que no ha gustado a gran parte de los aficionados, en particular, al sector español. El episodio en cuestión es el de McLaren, equipo donde se encontraba el único piloto español de la parrilla el año pasado, Carlos Sainz. En la serie se observa como Sainz y su compañero Lando Norris tienen una rivalidad profesional y se comenta que su amistad se ha enfriado, algo que todos los aficionados negaron rotundamente después de haber seguido la temporada de Fórmula 1 y seguir a ambos pilotos en sus redes sociales.

Además, Drive to Survive ya había sido atacado por uno de los pilotos de la parrilla, Max Verstappen. El holandés del equipo Red Bull no apareció en la tercera temporada por iniciativa propia y catalogó la serie de sensacionalista, llegando a decir que se sacaban de contexto las declaraciones de los pilotos.

Está claro que los aficionados de la Fórmula 1 ven Drive to Survive por entretenimiento y no por conocer los resultados de la temporada o saber más acerca del deporte. No obstante, el sensacionalismo que Netflix ha creado en la serie puede ser un hecho que tire atrás a muchos espectadores.

Drive to Survive
Lando Norris (izquierda) y Carlos Sainz (derecha) | McLaren F1
Publicidad

Deja un comentario