El trabajo invisible de las mujeres

0
324
dibujo de una mujer haciendo muchas tareas de la casa a la vez
Es un dibujo de una mujer que esta haciendo tareas domesticas. | Fuente: La Mente es Maravillosa
Publicidad

Las empleadas del hogar tendrán la oportunidad de cobrar el paro si son despedidas de su empleo. Este sector laboral totalmente precarizado y compuesto en su mayoría por mujeres podrán cobrar su cotización por desempleo. El Gobierno, además, reconoce y elimina la figura del “despido libre”.

Un retroceso social

Aunque a día de hoy podamos hablar de una “victoria” entorno a las mujeres; no podemos olvidar lo mucho que se ha luchado para conseguir una ley digna que proteja a todas esas trabajadoras

Publicidad

Durante siglos, se consideraba que el lugar natural de la mujer en la sociedad era la esfera privada, o el hogar. Se creía que necesitaban mantenerse al margen de los asuntos públicos porque sus responsabilidades eran cuidar de sus familias y ser esposa o ama de casa. Sin embargo, recientemente se ha descubierto que las mujeres tienen un papel increíblemente valioso dentro de la sociedad.

Durante décadas, las mujeres han exigido las mismas oportunidades en todos los sectores, al igual que los hombres. Su objetivo era demostrar que tienen la misma capacidad que los hombres para realizar muchas tareas. Esta fue una de las principales razones por las que la liberación de la mujer reclamaba igualdad en el acceso al trabajo. También se centró en el poder político, social y económico.

Una mujer como trabajadora domestica
Una mujer haciendo las tareas del hogar.| Fuente: El Diario

El trabajo no reconocido

La labor que se considera realizado por las mujeres en el hogar han sido ignoradas por el mundo como trabajo real. Además, de no ser reconocido por quienes ejercen en puestos económicamente superiores. Hasta hace poco, las “amas de casa” dedicaban tiempo y actividades no remuneradas a su casa y casa ajenas. Actualmente, sigue siendo un trabajo no reconocido por la sociedad global. Trabajar de empleada del hogar ha sido invisible, intencionalmente olvidado y no reconocido.

Los trabajos domésticos y de los hogares ajenos se han convertido en los trabajos más demandados por las mujeres por culpa de la crisis financiera de nuestro país. Pero el problema no es solo la gran demanda de millones de mujeres españolas que pasan sus días de casa en casa limpiando y cuidando personas de tercera edad. El gran problema está en las condiciones que tienen que hacerlo para poder salir adelante con su familia. Y a todo ello sumarle que no ha sido nunca considerado como un trabajo, como si de un hobby se tratase.

Un avance en España

Según un estudio de la Organización Internacional del Trabajo reconoce a España como el quinto país de toda la Unión Europea con mayor porcentaje de mujeres desempleadas y no dadas de alta en la Seguridad Social debido a los cuidados y tareas domésticas. Así lo reafirman más del 25% de las mujeres inactivas en España, contra el 19 % de la media en la UE.

Una investigación demuestra que 8 de cada 10 mujeres trabajadoras del hogar no disponen de un contrato y tampoco están dadas en la Seguridad Social, lo que supone un peligro para su salud.

Hasta hace unos días, España excluía a las empleadas domésticas del paro y, además, permitía el despido libre sin motivo, entre muchas otras cosas respecto el resto de empleados y de sectores laborales.

Un tipo de parlamento o espacio de reuniones para las leyes más importantes
El parlamento. | Fuente: Pixabay

El reconocimiento del derecho a paro para todas las empleadas del hogar aprobado por el Gobierno ha supuesto un gran avance para muchos colectivos de trabajadoras que llevan muchas décadas luchando contra la legislación. Una ley que se tomó en serio después de que la justicia europea concluyó que el sistema laboral español era significativamente discriminatorio.

Este decreto ley aprobado por el Consejo de Ministros aprueba las prestaciones por desempleo para las empleadas de hogar, que empezarán a cotizar a partir del 1 de octubre. Esta ley afectará a más de 373.121 personas trabajadoras domésticas inscritas a la Seguridad Social.

Una decisión muy importante que la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz ha considerado como un “gran triunfo del feminismo”. Un gran avance social dentro de una comunidad con mucha desigualdad.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario